El ru­men es la ba­se de la fá­bri­ca

El es­ta­dou­ni­den­se Ja­mes Qui­gley apor­tó da­tos pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de las va­cas le­che­ras.

Clarin - Rural - - LECHERIA -

La in­dus­tria le­che­ra vi­ve en una ca­rre­ra eter­na pa­ra ba­jar sus cos­tos y au­men­tar la efi­cien­cia. Con ese ob­je­ti­vo, La Se­re­ní­si­ma reali­zó es­ta se­ma­na en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na, en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, un sim­po­sio fo­ca­li­za­do en la re­cría y re­pro­duc­ción de los ru­mian­tes le­che­ros.

“En el des­te­te, el ru­men de los ter­ne­ros cam­bia dra­má­ti­ca­men­te, hay un au­men­to de la ac­ti­vi­dad ru­mi­nal y las en­zi­mas he­pá­ti­cas que el ter­ne­ro usa pa­ra di­ge­rir una nue­va die­ta de­ben ser desa­rro­lla­das”, ex­pli­có el es­ta­dou­ni­den­se Ja­mes Qui­gley, di­rec­tor téc­ni­co y de in­ves­ti­ga­ción de la fir­ma Pro­vi­mi Amé­ri- ca del Nor­te, en el co­mien­zo de su pre­sen­ta­ción an­te un auditorio re­ple­to. Pro­vi­mi es una fa­bri­can­te de pro­duc­tos nu­tri­cio­na­les pa­ra bo­vi­nos, y lo que Qui­gley hi­zo en su di­ser­ta­ción fue mos­trar los be­ne­fi­cios de es­te ti­po de pro­duc­tos en el desa­rro­llo del ru­men de los ter­ne­ros y su pos­te­rior pro­duc­ti­vi­dad le­che­ra.

Se­gún ex­pli­có de en­tra­da, el con­su­mo de ca­los­tro pue­de in­fluir en el desa­rro­llo del ru­men, ya que si el ter­ne­ro re­ci­be ca­los­tro por sie­te días su ru­men se desa­rro­lla más que si lo re­ci­be por tres días, y eso lo ha­ce ca­paz de ab­sor­ber más nu­trien­tes. “Las bac­te­rias pre­sen­tes en el ru­men des­de ca­si el mo­men­to del na­ci­mien­to tam­bién cum­plen un rol im­por­tan­te en la di­ges­tión de di­fe­ren­tes ali­men­tos -agre­gó-. El agua es esen­cial ya que las bac­te­rias vi­ven en agua, por eso es fun­da­men­tal dar­les agua lim­pia a los ter­ne­ros”.

Y lue­go re­mar­có que “la cla­ve pa­ra el desa­rro­llo del ru­men de los ter­ne­ros es­tá en el con­su­mo de ali­men­tos se­cos”. Den­tro de la ali­men­ta­ción se­ca, Qui­gley dis­tin­guió en­tre gra­nos y si­la­je y des­ta­có que pa­ra el desa­rro­llo ini­cial son pre­fe­ri­bles los car­bohi­dra­tos apor­ta­dos por los gra­nos, pe­ro ad­vir­tió so­bre la ne­ce­si­dad de ma­ne­jar el gra­do de fer­men­ta­ción pa­ra evi­tar en­fer­me­da­des co­mo la aci­do­sis. “Gra­nos muy pro­ce­sa­dos pue­den fer­men­tar de­ma­sia­do rá­pi­do y afec­tar el desa­rro­llo del ru­men”, ad­vir­tió, y de­ta­lló que el al­mi­dón dis­po­ni­ble de­pen­de del ti­po de pro­ce­sa­mien­to del ali­men­to. “Los tex­tu­ri­za­dos apor­tan un 35/40 por cien­to de al­mi­dón, son más ca­ros pe­ro son re­co­men­da­bles”, di­jo.

Res­pec­to del mo­men­to óp­ti­mo pa­ra el des­te­te, Qui­gley di­jo que no so­lo de­pen­de de la edad o el pe­so, sino tam­bién de la cantidad de le­che o ali­men­to se­co que el ani­mal ha­ya con­su­mi­do, de la sa­lud del ter­ne­ro o de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les. Ade­más re­co­men­dó in­cluír una

El agua es esen­cial, hay que dar­les agua de ca­li­dad a los ter­ne­ros ya que las bac­te­rias del ru­men vi­ven en el agua” Ja­mes Qui­gley PRO­VI­MI AMé­RI­CA DEL NOR­TE

pe­que­ña cantidad de fo­rra­je en la die­ta de los ter­ne­ros des­te­ta­dos, ya que pro­du­ce sa­li­va y me­jo­ra el ph. “Una in­ges­ta re­co­men­da­ble se­ría del 3-5 por cien­to de fo­rra­je en las pri­me­ras do­ce se­ma­nas”, de­ta­lló.

A con­ti­nua­ción, se en­fo­có en có­mo me­jo­rar la efi­cien­cia de las va­qui­llo­nas y mos­tró da­tos de en­sa­yos tan­to de EE. UU. co­mo de Co­rea que afir­man que la pri­me­ra lac­tan­cia y la pro­duc­ción de le­che de por vi­da se op­ti­mi­zan cuan­do el pri­mer par­to de la va­ca es en­tre los 22 y 24 me­ses de edad. Pe­ro la ma­yo­ría de los paí­ses tie­nen pro­me­dios de edad del pri­mer par­to de en­tre 25 y 30 me­ses. En Ar­gen­ti­na, es de 29 me­ses. Al res­pec­to, Qui­gley di­jo: “Ba­jar la edad no de­pen­de so­lo de la bio­lo­gía del ani­mal sino de la ges­tión, cuan­to más in­ten­si­vo el ma­ne­jo más po­si­bi­li­da­des hay”. Y aña­dió: “Pe­ro el pe­so es más im­por­tan­te que la edad. Re­co­mien­do que se ali­men­te a los ani­ma­les con 900 gra­mos de ali­men­to se­co por día des­de el des­te­te has­ta el pri­mer par­to y man­te­ner un equi­li­brio en­tre ener­gía y pro­teí­na, bus­car ga­nan­cias de pe­so me­no­res a un ki­lo por día pa­ra evi­tar el en­gor­de en la ubre”.

Gua­cho. El con­su­mo de ali­men­to só­li­do ace­le­ra el desa­rro­llo del ru­men de los ter­ne­ros. El agua es cla­ve.

Ma­dres. La edad ideal pa­ra el pri­mer par­to es a los 22-24 me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.