Pa­ra mues­tra, bas­ta un bo­tón

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Ha­ce quin­ce días, cuan­do edi­to­ria­li­za­mos so­bre las po­si­bles con­se­cuen­cias del triun­fo de Do­nald Trump en las elecciones de los EEUU pa­ra el agro ar­gen­tino, re­mar­ca­mos que la cues­tión cla­ve se cen­tra­ría en su ac­ti­tud res­pec­to a los bio­com­bus­ti­bles. Bueno, ya em­pe­za­mos.

El miér­co­les, lle­gó la pri­me­ra mues­tra. La co­ti­za­ción del acei­te de so­ja en Chica­go pe­gó un sal­to del 7%, el más fuer­te del que ten­go me­mo­ria, arras­tran­do por su­pues­to al po­ro­to. Si bien el con­te­ni­do de acei­te en la so­ja es del 18%, co­mo su pre­cio por ki­lo es 2,5 ve­ces el de la ha­ri­na (el otro de­ri­va­do), fi­nal­men­te ex­pli­ca en­tre el 40 y el 50% del pre­cio del grano. Así, la so­ja ga­nó un 4% y de­jó a to­dos ja­dean­do. Ayer si­guió su­bien­do.

¿Qué fue lo que pa­só?

La Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal de los EEUU (EPA) anun­ció el mis­mo jue­ves un fuer­te au­men­to del stan­dard de bio­die­sel pa­ra los pró­xi­mos tres años. En otras pa­la­bras, ma­yor de­man­da y con­su­mo. La EPA ha­bía si­do va­pu­lea­da por Trump du­ran­te la campaña. Uno de sus ca­ba­lli­tos de ba­ta­lla fue ata­car la cues­tión del cam­bio cli­má­ti­co, an­ti­ci­pan­do una mar­cha atrás en las po­lí­ti­cas de im­pul­so a las ener­gías re­no­va­bles que se vie­nen desa­rro­llan­do des­de ha­ce más de una dé­ca­da.

Es de­cir, des­de cuan­do los re­pu­bli­ca­nos es­ta­ban en el go­bierno. Oba­ma sim­ple­men­te con­ti­nuó la sa­ga ini­cia­da por Geor­ge Bush, aun­que con ob­je­ti­vos dis­tin­tos.

Pa­ra Bush, la cues­tión era za­far de la de­pen­den­cia del pe­tró­leo im­por­ta­do. “So­mos adic­tos a la naf­ta”, sen­ten­ció. Y pro­mo­vió el uso del “pe­tró­leo na­cio­nal”, que era el maíz. El eta­nol en­tró en ebu­lli­ción. En diez años, se pa­só de can­ti­da­des in­sig­ni­fi­can­tes, a un 10%. Un ter­cio de la co­se­cha de maíz nor­te­ame­ri­ca­na se destinó a eta­nol com­bus­ti­ble. 130 mi­llo­nes de to­ne­la­das, cin­co co­se­chas ar­gen­ti­nas, el se­gun­do ex­por­ta­dor mun­dial.

Pa­ra su su­ce­sor de­mó­cra­ta, la cues­tión no era tan­to la es­ca­sez, sino la ne­ce­si­dad de ali­near­se con la mo­vi­da glo­bal ha­cia un mundo más ver­de. La EPA fue el bra­zo ar­ma­do pa­ra ejecutar es­ta po­lí­ti­ca. Por eso se con­vir­tió en el blan­co de la ira de Trump. Los ana­lis­tas le­ye­ron es­ta reac­ción de la EPA co­mo una cla­ra ven­gan­za, ya que de­ja a Trump an­te la de­ci­sión de ve­tar­la. Es­to le pro­vo­ca­ría un conflicto con la fuer­te ba­se re­pu­bli­ca­na de las zo­nas agrí­co­las, cla­ra­men­te be­ne­fi­cia­das por el nue­vo stan­dard.

El acei­te de so­ja es la ma­te­ria prima uti­li­za­da pa­ra pro­du­cir el bio­die­sel, un bio­com­bus­ti­ble que sus­ti­tu­ye al ga­soil, de­ri­va­do del pe­tró­leo. La “hue­lla de car­bono” del bio­die­sel es muy fa­vo­ra­ble, ya que la plan­ta de so­ja cap­tu­ra CO2 del ai­re y lo con­vier­te en acei­te.

El mer­ca­do del acei­te de so­ja es­tá de­pri­mi­do, co­mo con­se­cuen­cia de una su­ce­sión de bue­nas co­se­chas en los tres gran­des pro­duc­to­res: EEUU, Bra­sil y Ar­gen­ti­na. El jue­ves se si­tua­ron en los va­lo­res más al­tos en un año. La EPA no to­có na­da res­pec­to al eta­nol de maíz con­ven­cio­nal (a par­tir del grano), ra­zón por la que el “fo­rra­je­ro” no se mo­vió.

La Ar­gen­ti­na ex­por­ta anual­men­te unas 5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de acei­te, por un va­lor de 3.500 mi­llo­nes de dó­la­res, li­de­ran­do có­mo­da­men­te el mer­ca­do mun­dial. También es el nú­me­ro uno en bio­die­sel, con em­bar­ques por 1.500 mi­llo­nes de dó­la­res, la ma­yor par­te rum­bo a los EEUU. En el sec­tor se teme que con la asun­ción de Trump es­te flu­jo pue­da in­te­rrum­pir­se. Aho­ra se su­man in­te­rro­gan­tes: aún en el ca­so de que el nue­vo go­bierno di­gie­ra el man­da­to de la EPA y au­men­te el uso del bio­com­bus­ti­ble, ¿se­gui­rán im­por­tan­do bio­die­sel ar­gen­tino?

Lo úni­co con­cre­to, por el mo­men­to, es que el acei­te subió, arras­tran­do a la ha­ri­na y a la ma­te­ria prima de am­bos, el po­ro­to de so­ja.

Pa­ra mues­tra, bas­ta un bo­tón.

Es­ta­dos Uni­dos au­men­tó el stan­dard de bio­dié­sel y el pre­cio del acei­te de so­ja au­men­tó un 7 por cien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.