En­tre las sie­rras, se ins­ta­la­rá un tam­bo ro­bo­ti­za­do

En Bal­car­ce, Die­go Bau­drix in­ver­ti­rá en un sistema au­to­ma­ti­za­do de or­de­ñe.

Clarin - Rural - - LECHERIA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

“La gen­te tie­ne que vi­vir más contenta con la ac­ti­vi­dad por­que es muy de­man­dan­te y es­tre­san­te. Es­to per­mi­ti­rá dis­fru­tar más. Es una lás­ti­ma que des­apa­rez­can los tam­bos. No so­lo por el pre­cio, sino que ya na­die quie­re es­tar den­tro de la fo­sa. No es sus­ten­ta­ble que es­tén or­de­ñan­do dos ve­ces por día en esas con­di­cio­nes“.

Es­ta des­crip­ción de lo que su­ce­de en la le­che­ría co­rres­pon­de a Die­go Bau­drix, pro­duc­tor del sud­es­te bo­nae­ren­se, que con el ob­je­ti­vo de cam­biar es­te pa­ra­dig­ma, se in­tro­du­jo de lleno en la ro­bo­ti­za­ción y au­to­ma­ti­za­rá a mediados del 2017 su sistema de pro­duc­ción de or­de­ñe en su es­ta­ble­ci­mien­to “El ran­cho”, si­tua­do en Bal­car­ce, don­de pro­du­ce ac­tual­men­te por día 18.500 li­tros de le­che con 750 va­cas de la ra­za Mont­be­liar­de. “Yo me es­toy re­ti­ran­do y quie­ro de­jar­le a mi hi­ja un tam­bo más sim­ple, no co­mo és­te que ge­ne­ra mu­cho es­trés y tra­ba­jo”, de­ta­lló.

La his­to­ria de Die­go en la le­che­ría da­ta de mu­cho tiem­po atrás. Si hay al­guien que co­no­ce a fon­do el tam­bo, es él. Ha­ce 52 años que tra- baja en la ac­ti­vi­dad. Co­men­zó los 19 años cuan­do su pa­dre le ce­dió 52 hec­tá­reas. Así in­cur­sio­nó en el tam­bo or­de­ñan­do a mano. Tiem­po des­pués, le cons­tru­yó un tam­bo me­cá­ni­co a su pa­dre y pos­te­rior­men­te, 5 años más tar­de, co­men­zó con su pro­pio pro­yec­to. Vivió la in­tro­duc­ción de to­das las tec­no­lo­gías que se han desa­rro­lla­do pa­ra el tam­bo. Des­de el cre­cien­te nú­me­ro de ex­trac­to­res de pe­zo­ne­ras, ca­ños más grue­sos, bom­bas de va­cíos su­pe­rio­res has­ta aho­ra, que co­no­ció los ro­bots. “Ha­ce 25 años que es­tá la mis­ma tecnología en el or­de­ñe, más allá de las in­cor­po­ra­cio­nes que se fue­ron ha­cien­do a lo lar­go del tiem­po”, in­sis­tió.

Pre­ci­sa­men­te, in­quie­to, via­jó por Eu­ro­pa y Aus­tra­lia en bus­ca de una me­jor ge­né­ti­ca, y en uno de esos via­jes, lo­ca­li­zó es­te sistema de au­to­ma­ti­za­ción. En­ton­ces, co­men­zó a bus­car in­for­ma­ción y da­tos so­bre es­te desa­rro­llo. “Hay pro­ble­mas con los pre­cios, con la mano de obra y la irre­gu­la­ri­dad del sistema. El ro­bot trae­rá so­lu­cio­nes a es­tos pro­ble­mas. No va a qui­tar mano de obra, sino va a ca­li­fi­car­la. Ha­rá que el hi­jo del tam­be­ro se que­de en el tam­bo”, de­fi­nió el pro­duc­tor quien es­tá or­ga­ni­zan­do el pro­yec­to jun­to con la em­pre­sa ho­lan­de­sa Lely.

El plan del pro­duc­tor es co­lo­car 4 ro­bots pa­ra 270 va­cas y con­ti­nuar con el otro tam­bo con 500 va­cas. “La va­ca va so­la a or­de­ñar­se, sin em­pu­jar­la ni apre­tar­la. No lo po­de­mos creer. Es­to lo com­pa­ro con la siem­bra directa. Pa­re­cía una lo­cu­ra que no se are más la tie­rra”, ob­ser­vó.

A su vez, pro­yec­ta en 2018 invertir en dos ro­bots más pa­ra or­de­ñar en to­tal 430 va­cas. “Des­pués ana­li­za­ré qué ha­ría con el otro tam­bo. Creo que lo ce­rra­ría”, sos­tu­vo ya ana­li­zan­do de lleno el fu­tu­ro.

Con es­ta idea, Bau­drix pla­nea que a pe­sar de per­der ani­ma­les, ga­na­rá más efi­cien­cia y se­rá más ren­ta­ble que con 750 va­cas. “Se eco­no­mi­za en luz y agua y la ra­ción de ali­men­tos”, ex­pli­có.

Así, bus­ca que el tam­bo ro­bo­ti­za­do sea un 50% pas­to­ril pa­ra sim­pli­fi­car el ma­ne­jo. En la ac­tua­li­dad, el plan­teo se ba­sa en un 40% de pas­to­reo, 32% ba­lan­cea­do y un 28% de silos y ro­llos. “Hoy es­toy con una car­ga al­ta, con 2,7 E/V (va­cas por hec­tá­rea). Es exa­ge­ra­do la can­ti­dad de ani­ma­les por las ins­ta­la­cio­nes que ten­go”, gra­fi­có.

Otro de los pun­tos que ha in­cur­sio­na­do el tam­be­ro es en la ge­né­ti­ca del ro­deo en el 2010. “Es­ta­ba can­sa­do de re­ga­lar los ma­chos Hols­tein (Ho­lan­do ar­gen­tino). La mi­tad del ro­deo la re­ga­la­ba por lo que que­ría en­con­trar­le al­gu­na so­lu­ción”. Por ello, bus­có una ra­za que le die­ra la po­si­bi­li­dad de pro­du­cir los ma­chos. Así, co­men­zó a pro­du­cir en 2010 la ra­za Mont­be­liar­de, una ra­za fran­ce­sa con cru­za de Ho­lan­do pu­ra. “Los ma­chos son más rús­ti­cos, cue­llos mas cor­tos, cuar­tos más fuer­tes, con ma­yor ca­pa­ci­dad de en­gor­de”, des­cri­bió.

Y en cuan­to a las va­cas, el ín­di­ce re­pro­duc­ti­vo su­pe­ran en un 20% a las Hols­tein, se pre­ñan más y más rá­pi­do por­que no pier­den su es­ta­do cor­po­ral.

Aten­to. El tam­be­ro Bau­drix, en su es­ta­ble­ci­mien­to “El ran­cho”. Atrás, va­cas de la ra­za Mont­be­liar­de pas­to­rean­do. El plan­tel es de 750 ani­ma­les.

El sistema au­to­ma­ti­za­do quie­re que sea 50% a ba­se de pas­to. Pas­to­ril.

Ro­bot. Las va­cas se or­de­ñan so­lo, en un tam­bo de Ho­lan­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.