La do­ble pro­duc­ti­va que siem­pre rin­de

In­te­gra­ción. El tre­sa­rro­yen­se Se­bas­tián Lan­ce, jun­to con su pa­dre, tie­ne un cam­po mix­to en el sur bo­nae­ren­se. Los pro­duc­to­res agre­gan va­lor a sus gra­nos, y se ha­cen de “es­pal­da” eco­nó­mi­ca, en­gor­dan­do ha­cien­da.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­ti­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La com­ple­men­ta­ción agrí­co­la-ga­na­de­ra da múl­ti­ple fru­tos. Sea en em­pre­sas gran­des co­mo en es­ta­ble­ci­mien­tos fa­mi­lia­res de me­nor es­ca­la.

Es el ca­so de los Lan­ce, pa­dre e hi­jo, Raúl y Se­bas­tián, que en Tres Arro­yos apro­ve­chan el maíz que pro­du­cen pa­ra en­gor­dar los no­vi­llos que com­pran y te­ner una “ca­ja” ex­tra de in­gre­sos.

“El se­cre­to pa­ra no­so­tros es ir di­ver­si­fi­can­do to­do lo que se pue­de den­tro de lo que van per­mi­tien­do los ne­go­cios”, con­tó a Cla­rín Ru­ral Se­bas­tián Lan­ce, quien re­cuer­da que su pa­dre es­tá en el cam­po des­de los 15 años de edad y ha­ce vein­te años que ya tra­ba­jan jun­tos.

Los cam­pos tre­sa­rro­yen­ses tie­nen sus par­ti­cu­la­ri­da­des. Una de ellas es la pre­sen­cia con tos­ca a unos 40-50 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad.

“Por eso no se pue­de apos­tar a cul­ti­vos con al­tas den­si­da­des de siem­bra, por­que la fal­ta de agua, co­mo la que es­ta­mos pa­de­cien­do aho­ra, y el vien­to, pue­den com­pli­car la evo­lu­ción nor­mal de los cul­ti­vos”, des­cri­bió Lan­ce.

Los pro­duc­to­res tra­ba­jan una su- per­fi­cie de mil hec­tá­reas (só­lo un 10 por cien­to es pro­pia) pa­ra agri­cul­tu­ra y pa­ra ga­na­de­ría des­ti­nan los ba­jos, só­lo unas 60 hec­tá­reas.

“En los ba­jos se ha­ce una pe­que­ña re­cría, no ha­ce­mos cría, y des­pués to­do se ter­mi­na en el co­rral”, ex­pli­có el pro­duc­tor.

En un co­mien­zo, el es­que­ma bá­si­co de los Lan­ce era con mu­chas gra­mí­neas y al­go de so­ja de se­gun­da; so­ja de pri­me­ra y tam­bién gi­ra­sol, sin maíz. Y en in­vierno ce­ba­da, ave­na y tri­go can­deal.

“Ha­ce cua­tro cam­pa­ñas em­pe­za­mos a ro­tar con el maíz con la idea de em­pe­zar a pro­du­cir el ali­men­to de los no­vi­llos que te­ne­mos en en­gor­de. Al maíz le da­mos des­tino co­mo grano o si­lo de plan­ta en­te­ra que guar­da­mos pa­ra el in­vierno”, con­tó.

La idea es ha­cer dos años de gra­mí­neas con cul­ti­vos de fi­na y se­gun­da y des­pués un cul­ti­vo de grue­sa. Así, lo­gra una dis­tri­bu­ción de 50% de cul­ti­vos in­ver­na­les (es­ta cam­pa­ña, mi­tad tri­go, mi­tad ce­ba­da) y 50% de su­per­fi­cie pa­ra cul­ti­vos es­ti­va­les (so­ja y maíz).

La cam­pa­ña pa­sa­da, con vis­tas a que iba a ha­ber al­gún cam­bio po­lí­ti­co en los de­re­chos de ex­por­ta­ción, ya ha­bían au­men­ta­do la su­per­fi­cie de maíz y es­te año man­tu­vo ese in­cre­men­to. Así, el 35 por cien­to de la su­per­fi­cie de grue­sa es­tá sem­bra­da con maíz, el res­to es so­ja.

Pen­san­do en “con­te­ner” la hu­me­dad, au­men­tar el por­cen­ta­je de gra­mí­neas no só­lo es un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co (que en el ca­so del maíz lue­go se trans­for­ma en car­ne), sino tam­bién, jun­to con el tri­go y la ce­ba­da, ayu­dan a lo­grar un me­jor ba­lan­ce hí­dri­co y re­du­ce las ero­sio­nes.

Em­pal­ma­da con una co­se­cha 2015/16 de bue­nos ren­di­mien­tos pe­ro di­fí­cil pa­ra tri­llar por los ex­ce­sos hí­dri­cos, la siem­bra de la cam­pa­ña 2016/17 fue com­pli­ca­da en la zo­na de Tres Arro­yos.

De to­dos mo­dos, en ge­ne­ral au­men­tó la pre­sen­cia de cul­ti­vos de fi­na en las ro­ta­cio­nes, y den­tro de ese in­cre­men­to, el tri­go sa­có pe­cho. Has­ta la cam­pa­ña pa­sa­da, los Lan­ce apos­ta­ban a esa di­ver­si­fi­ca­ción, so­bre to­do cuan­do ven­der el tri­go era com­pli­ca­do.

“Man­tu­vi­mos el vo­lu­men de fi­na pe­ro an­tes lo ha­cía­mos más di­ver­si­fi­ca­do con tri­go can­deal, tri­go de ca­li­dad, ave­na, ar­ve­ja, mos­ta­za y co­rian­dro, pe­ro es­te año to­do se fo­ca­li­zó en tri­go de ca­li­dad y al­go de ce­ba­da”, re­co­no­ció Lan­ce.

Una di­fí­cil de­ci­sión por­que, agro­nó­mi­ca­men­te, el co­rian­dro les de­ja­ba muy bien ino­cu­la­do el sue­lo pa­ra la so­ja de se­gun­da, ya que tie­ne una raíz profunda que mue­ve mu­cho el sue­lo, de­ja un buen ras­tro­jo y era un cul­ti­vo al­ter­na­ti­vo que su­ma­ba en la ecua­ción. Aun­que re­co­no­ció que “es di­fí­cil co­mer­cia­li­zar esas es­pe­cia­li­da­des y en­ci­ma se pin­cha­ron los pre­cios in­ter­na­cio­na­les”.

En cuan­to a los ren­di­mien­tos a los que as­pi­ran, el ne­go­cio de ce­ba­da an­da bien cuan­do se ob­tie­nen al­re­de­dor de 5.000 ki­los por hec­tá­rea, el tri­go os­ci­la en­tre 4.000 y 4.500 ki­los, en so­ja hay que bus­car los 2.800 kg/ha y en maíz re­sul­tan unos 6.000 kg/ha.

En el ca­pí­tu­lo de nu­tri­ción de los cul­ti­vos, “los úl­ti­mos años los nú­me­ros em­pe­za­ron a ser ca­da vez más ajus­ta­dos y aho­ra se fer­ti­li­za ca­da cul-

El se­cre­to pa­ra no­so­tros es ir di­ver­si­fi­can­do to­do lo que se pue­de den­tro de lo que van per­mi­tien­do los ne­go­cios Se­bas­tián Lan­ce Pro­duc­tor

Pa­ra po­ten­ciar la agri­cul­tu­ra, los pro­duc­to­res pla­nean in­ver­tir en rie­go

ti­vo con aná­li­sis de sue­lo y el cul­ti­vo de se­gun­da no lo es­ta­mos fer­ti­li­zan­do”, re­co­no­ció Lan­ce.

Es­ta cam­pa­ña sem­bra­ron unas 120 hec­tá­reas de maíz de las cua­les, unas 20 o 30 son pa­ra pi­ca­do de plan­ta en­te­ra sem­bra­do a ba­jas den­si­da­des a me­dia­dos de no­viem­bre pa­ra ser en­si­la­do a prin­ci­pios de mar­zo.

En la nu­tri­ción de maíz es­tán tra­ba­jan­do con una mez­cla de só­li­dos a la siem­bra y una re­fer­ti­li­za­ción con un pro­duc­to lí­qui­do ni­tro­ge­na­do en un es­ta­dío más avan­za­do del cul­ti­vo.

“Apor­ta­mos en­tre 100 y 130 ki­los de só­li­do a la siem­bra y en­tre 150-200 li­tros de ni­tró­geno lí­qui­do al ma­co­lla­je”, con­tó Lan­ce.

Es­ta zo­na, por más ale­ja­da que es­té del fo­co del pro­ble­ma, no es­ca­pa a la cre­cien­te pre­sión que es­tán dan­do las ma­le­zas re­sis­ten­tes.

Pri­me­ro fue la ra­ma ne­gra, que aho­ra es­tán con­tro­lan­do a fuer­za de ma­yor in­ver­sión en nue­vos pro­duc­tos, “una ecua­ción más ca­ra pe­ro fun­cio­na”. Sin em­bar­go, hoy el rai­grás re­sis­ten­te los es­tá com­pli­can­do y al­gu­nos bar­be­chos ya hay que ha­cer­los con gra­mi­ni­ci­das.

En lo que res­pec­ta al plan­teo de in­ver­na­da, to­do em­pie­za con la com­pra de un ter­ne­ro li­viano , con 150 y 170 ki­los de pe­so, ne­gro o “ca­re­ta”.

El ob­je­ti­vo es ter­mi­nar­lo a los 400, 420 ki­los con una ga­nan­cia de 1,3 ki­los por día. Pri­me­ro van a las áreas ba­jas del cam­po y des­pués al co­rral, don­de co­men si­lo de au­to­con­su­mo de plan­ta en­te­ra de ave­na o ce­ba­da y des­pués tie­nen una ho­ra por día de grano de maíz mez­cla­do con afre­chi­llo en pol­vo.

“Lo que me­jor per­mi­te una con­ver­sión de ali­men­to en car­ne es la plan­ta en­te­ra ver­de he­cha a fin de no­viem­bre con grano pas­to­so que nos que­da el lo­te li­bre pa­ra sem­brar grue­sa en fe­cha”, es­pe­ci­fi­có Lan­ce.

El in­gre­so de im­por­tan­te de la in­ver­na­da es en mar­zo y en sep­tiem­bre-oc­tu­bre; pe­ro tam­bién com­pran ro­deos más chi­cos du­ran­te el res­to del año. Bus­can man­te­ner en­tre 200 y 300 ani­ma­les, mi­tad en el co­rral mi­tad en los ba­jos.

Con un fri­go­rí­fi­co de Tres Arro­yos, la co­mer­cia­li­za­ción se sim­pli- fi­ca y la ecua­ción es bue­na.

“Pa­ra no­so­tros, es­ta com­ple­men­ta­ción en­tre car­ne y agri­cul­tu­ra es un in­gre­so más y nos per­mi­te, no só­lo apro­ve­char los ba­jos, des­de el pun­to de vis­ta pro­duc­ti­vo, sino lo­grar una ma­yor es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, es­pe­rar los gra­nos pa­ra no ven­der en co­se­cha”, re­la­tó Lan­ce.

En un fu­tu­ro, que por aho­ra pa­re­ce le­jano, co­mo desafío, es­tá el de­seo de in­cor­po­rar el rie­go.

-“Ne­ce­si­ta­mos te­ner más su­per­fi­cie pro­pia, por­que ha­cer una in­ver­sión de es­ta en­ver­ga­du­ra en un cam­po al­qui­la­do no tie­ne sen­ti­do”, opi­nó Lan­ce.

Mai­ce­ro. Se­bas­tián Lan­ce en un lo­te de maíz, un cul­ti­vo que in­cor­po­ró ha­ce po­cos años a la ro­ta­ción. Es­ta de­ci­sión fue un gran paso pa­ra in­te­grar agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría y po­ten­ciar­se.

En so­ja. Se­bas­tián Lan­ce co­men­ta que la so­ja de se­gun­da era un cul­ti­vo cla­ve ya que se sem­bra­ba ma­yor­men­te de­trás de to­dos los in­ver­na­les.

Co­rian­dro. El ras­tro­jo que de­ja el cul­ti­vo, más su raíz profunda, un im­por­tan­te be­ne­fi­cio pa­ra la ro­ta­ción.

En el co­rral. Los no­vi­llos con­su­mien­do si­lo de au­to­con­su­mo. Es­tas ca­be­zas se ter­mi­na­rán con 400 ki­los.

Em­bol­sa­do. Una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra pa­sar el in­vierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.