Po­cas ideas, pe­ro fi­jas

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhue­go@cla­rin.com

El lector con­se­cuen­te ha­brá con­ta­bi­li­za­do el pro­fu­so es­pa­cio que es­ta co­lum­na le asig­nó a los bio­com­bus­ti­bles en el úl­ti­mo cuar­to de si­glo. Arran­ca­mos con aquél “Pon­ga un cho­clo en su tan­que”, la pri­me­ra no­ta (en 1991) so­bre eta­nol de maíz que por en­ton­ces ha­cía sus pi­ni­nos en los EEUU.

Un tiem­po des­pués pro­po­nía­mos el bio­die­sel (“pon­ga un po­ro­to en su tan­que”), con­tan­do có­mo se abría paso el Dies­ter (B30) en Fran­cia. La so­ja era la cuar­ta par­te de lo que es hoy, pe­ro se veía un alu­vión en el ho­ri­zon­te. Eran años en los que se acu­mu­la­ban gran­des ex­ce­den­tes agrí­co­las, fru­to del avan­ce tec­no­ló­gi­co mo­to­ri­za­do por los enor­mes sub­si­dios que re­ci­bían los pro­duc­to­res de los paí­ses desa­rro­lla­dos. Ha­bía más ven­de­do­res que com­pra­do­res. Su­fría­mos. La es­pe­ran­za es­ta­ba en la apa­ri­ción de nue­va de­man­da.

La ima­gi­ná­ba­mos en los bio­com­bus­ti­bles. Más allá de pro­po­ner una opor­tu­ni­dad de ne­go­cios pa­ra los “first mo­vers” (los pio­ne­ros, que son los que siem­pre ha­cen la di­fe­ren­cia), nos se­du­cía la po­si­bi­li­dad de que el mun­do com­pren­die­ra los be­ne­fi­cios am­bien­ta­les de sus­ti­tuir ener­gía fó­sil por re­no­va­ble. Era du­ro, por­que el pe­tró­leo va­lía ape­nas 12 dó­la­res el ba­rril. Re­cuer­do que en 1994, cuan­do me to­mé un sa­bá­ti­co pa­ra acep­tar la pre­si­den­cia del INTA, in­ten­té con­ven­cer al Con­se­jo Di­rec­ti­vo (in­te­gra­do por las en­ti­da­des del cam­po y las uni­ver­si­da­des) de acep­tar la do­na­ción de una plan­ta pi­lo­to de bio­die­sel. No tu­ve éxi­to.

Vol­ví a Cla­rín Ru­ral y se­guí con la sa­ga. A prin­ci­pios del si­glo XXI, el pe­tró­leo se fue a 100 dó­la­res. Es­ta­dos Uni­dos im­pu­so el cor­te de la naf­ta al 10%. Hoy, un ter­cio de la co­se­cha de maíz, que no pa­ra de cre­cer, se des­ti­na a eta­nol. El pe­tró­leo ba­jó a 50 dó­la- res, pe­ro las plan­tas de eta­nol si­guen a pleno. En la UE se avan­zó con el bio­die­sel, que di­gie­re el 20% de la pro­duc­ción mun­dial de acei­te. No qui­sie­ra ima­gi­nar el vo­lu­men de los ex­ce­den­tes agrí­co­las si es­to no hu­bie­ra ocu­rri­do.

La Ar­gen­ti­na aga­rró pron­to la on­da. Co­mo prin­ci­pal pro­duc­tor mun­dial de acei­te, es­ta­ba can­ta­do que con­ve­nía sa­car acei­te del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, pa­ra de­fen­der su pre­cio. Ade­más del cor­te obli­ga­to­rio, es­ta­ble­ci­do por la ley 26.093, los gran­des ac­to­res del com­ple­jo so­ja in­vir­tie­ron en plan­tas de bio­die­sel.

Un pro­ce­so que rom­pe la mo­lé­cu­la del acei­te por me­dio de un ca­ta­li­za­dor (me­tó­xi­do) que pron­to se em­pe­zó a pro­du­cir en el país. El sub­pro­duc­to de la ela­bo­ra­ción de bio es la gli­ce­ri­na de so­ja, que hoy sustituye a la tra­di­cio­nal de­ri­va­da del pe­tró­leo. Las gi­gan­tes­cas plan­tas de crus­hing se con­vir­tie­ron en ver­da­de­ros par­ques in­dus­tria­les, don­de la pro­duc­ción de bio­ener­gía se in­te­gra con la re­fi­na­ción de bio­mo­lé­cu­las de ex­tra­or­di­na­rio in­te­rés. Hoy la Ar­gen­ti­na si­gue sien­do el prin­ci­pal ex­por­ta­dor mun­dial de acei­te, pe­ro tam­bién de bio­die­sel y de gli­ce­ri­na.

Tomás Hin­rich­sen, un re­co­no­ci­do bro­ker del mer­ca­do agroin­dus­trial, sos­tie­ne que el bio­die­sel lo­cal sig­ni­fi­có en los úl­ti­mos años un “pre­mio” del 3% pa­ra el pre­cio de la so­ja en la Ar­gen­ti­na. Por su ofi­ci­na pa­só es­ta se­ma­na Mi­chael Whit­ney, Ge­ren­te Ge­ne­ral de Mus­ket, una com­pa­ñía de Houston (Te­xas) que com­pra más de la mi­tad del bio­die­sel que la Ar­gen­ti­na ex­por­ta a los EEUU. El to­tal que se em­bar­ca a ese des­tino en 2016 to­ta­li­za­rá 1.500.000 to­ne­la­das, por un va­lor cer­cano a los 1.500 mi­llo­nes de dó­la­res. Y es hoy por le­jos el prin­ci­pal mer­ca­do. Mus­ket tie­ne una ex­ten­sa red de es­ta­cio­nes de ser­vi­cio que abas­te­ce fun­da­men­tal­men­te a flo­tas de ca­mio­nes.

En los úl­ti­mos días, el pre­cio del acei­te en Chica­go se dis­pa­ró, for­ta­le­cien­do a to­do el com­ple­jo. Fue por­que la EPA (agen­cia am­bien­tal de los EE.UU.) in­cre­men­tó el stan­dard de uso de bio­die­sel. Por suer­te, la sa­ga con­ti­núa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.