La Pa­ta­go­nia, con va­lor agre­ga­do

En Ge­ne­ral Ro­ca, Río Ne­gro, la fa­mi­lia Pi­li adop­tó el ma­ne­jo de los pro­ce­sos y la tec­no­lo­gía pa­ra po­ten­ciar los ári­dos am­bien­tes pa­ta­gó­ni­cos. Agri­cul­tu­ra, ga­na­de­ría y rie­go, los ejes del cam­bio.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

“Hoy lo­gra­mos que el ter­ne­ro que na­ce en la pro­vin­cia ter­mi­ne en un res­tau­rant o en la car­ni­ce­ría y lue­go al pla­to de una fa­mi­lia de la pro­vin­cia con gran por­cen­ta­je de in­su­mos ge­ne­ra­dos tam­bién en Río Ne­gro”, des­ta­có el pro­duc­tor de Ge­ne­ral Ro­ca, Fran­cis­co Pi­li, a Cla­rín Ru­ral pa­ra gra­fi­car el cre­ci­mien­to que ha te­ni­do la re­gión del Al­to Va­lle y el va­lor que hoy agre­gan con or­gu­llo, a la pro­duc­ción de gra­nos.

El rit­mo pro­duc­ti­vo de la re­gión lo mar­ca el Río Ne­gro. En el va­lle que se for­ma allí, por in­fluen­cia del Río Li­may y el Neu­quén, que­dan cam­pos pro­duc­ti­vos de in­te­rés pa­ra la pro­duc­ción fru­tí­co­la (en cha­cras) pe­ro tam­bién, a par­tir del rie­go, pa­ra la pro­duc­ción de fo­rra­jes y maíz (que tam­bién ter­mi­na­rá he­cho car­ne). El río Li­may tie­ne su ori­gen en el La­go Nahuel Hua­pi y al con­fluir con el río Neu­quén da lu­gar al na­ci­mien­to del río Ne­gro.

“Es una zo­na de­sér­ti­ca con pre­ci­pi­ta­cio­nes anua­les de 120 a 160 mi­lí­me­tros, que no son com­pa­ti­bles con la pro­duc­ción, la de­pen­den­cia del rie­go es to­tal”, ex­pli­có Pi­li.

El pro­duc­tor tam­bién con­tó que las úl­ti­mas dos o tres cam­pa­ñas, la me­dia de pre­ci­pi­ta­cio­nes as­cen­dió a 300 mi­lí­me­tros. Ade­más del agua, hay que cui­dar­se del vien­to, que com­pli­ca al­gu­nas pro­duc­cio­nes. Pa­ra eso la me­jor de­fen­sa son las “cor­ti­nas” de ala­me­das.

La his­to­ria de los Pi­li no es­tá li­ga­da a la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria pe­ro, des­de hace ya ocho años, cuan­do Fran­cis­co Pi­li se su­mó a las em­pre­sas de la fa­mi­lia que em­pe­za­ron a ex­plo­rar la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va.

Hoy tie­nen unas 200 hec­tá­reas en el Al­to Vallle de Río Ne­gro, y es­tán pron­tos a ad­qui­rir unas 100 hec­tá­reas más. Una he­rra­mien­ta es­tra­té­gi­ca, co­mo el rie­go por man­to, tie­ne un aliado cla­ve que es la ni­ve­la­ción lá­ser. Es­to es es fun­da­men­tal pa­ra lo- grar me­jor efi­cien­cia en el uso del agua porque me­jo­ra la dis­tri­bu­ción y con­su­mo pa­ra los cul­ti­vos, a la vez efi­cien­ti­za la fer­ti­li­za­ción y re­du­ce la ero­sión.

En lo que res­pec­ta a las ro­ta­cio­nes, pa­ra Pi­li lo me­jor es ha­cer un ver­deo de in­vierno o de ve­rano an­te­ce­sor a una al­fal­fa y lue­go de los tres cua­tro años de es­ta úl­ti­ma sem­brar dos años de maíz, “que per­mi­te lo­grar muy bue­nos ren­di­mien­tos con 12 o 13 to­ne­la­das por hec­tá­rea”.

En cuan­to a las fe­chas de siem­bra, la al­fal­fa apun­ta al fi­nal del ve­rano y co­mien­zo del oto­ño, fi­nes de fe­bre­ro a los pri­me­ros días de abril. Mien­tras que en lo que res­pec­ta maí­ces, al­gu­nos siembran las pri­me­ras se­ma­nas de oc­tu­bre y otros (co­mo los Pi­li), siembran la úl­ti­ma se­ma­na de oc­tu­bre y la pri­me­ra de no­viem­bre. “Hay que es­ca­par­le a al­gu­nas he­la­das que pue­den apa­re­cer los úl­ti­mos días de oc­tu­bre, no obs­tan­te, al­gu­nos apues­tan a la fe­cha tem­pra­na y, se­gún el año, sa­le bien”, ex­pli­có Pi­li.

Pa­ra la co­se­cha, de­bi­do a que no hay ni plan­tas de aco­pio ni de se­ca­do, el maíz in­de­fec­ti­ble­men­te hay que es­pe­rar­lo que ma­du­re y co­se­char con hu­me­dad de 14 por cien­to.

“Por eso bus­ca­mos hí­bri­dos con buen po­ten­cial de ren­di­mien­to pe­ro tam­bién, co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca desea­da, que ten­gan se­ca­do rá­pi­do”, di­jo el pro­duc­tor.

To­do lo que pro­du­cen los Pi­li va pa­ra el mi­xer. Así y to­do, hoy en­tre un

60 y 70 por cien­to del maíz que con­su­men los ani­ma­les se com­pra en La Pam­pa.

Por año apun­tan a en­ce­rrar dos ci­clos de 400 ani­ma­les. Con la cha­cra que es­tán a pun­to de ad­qui­rir po­drían pro­du­cir más ali­men­to y agran­dar un po­co el plan­teo de la re­cría con más ali­men­to pro­pio.

En 140-160 días, de­pen­dien­do del ki­la­je con el que in­gre­só el ter­ne­ro, se bus­can ga­nan­cias de pe­so pro­me­dio dia­rias de 1,100-1,200 ki­los y lle­var el ani­mal a los 400 ki­los.

“Se tra­ta de com­prar ani­ma­les to­do el año pa­ra te­ner ocu­pa­ción más ple­na de los co­rra­les y es­qui­var­le a la caí­da de pre­cios es­ta­cio­nal del gor­do, co­mo ocu­rre en es­ta épo­ca, a fi­nes de año, que ca­yó 3 pe­sos el ki­lo vi­vo del ani­mal gor­do”, con­tó Pi­li.

Por otro la­do, fin de año tam­bién es la épo­ca que lle­ga mu­cha ha­cien­da ter­mi­na­da a pas­to, con otro cos­to y pre­cio fi­nal, des­de Carmen de Pa­ta­go­nes, “y ba­ja los pre­cios”.

Pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción los Pi­li ha­cen usu­fruc­to de los ser­vi­cios del ma­ta­de­ro de la Coo­pe­ra­ti­va de Tra­ba­jo Gó­mez (ex Fri­ca­der) a 20 ki­ló­me­tros del cam­po. “Nos fae­nan ahí y des­pués nos en­car­ga­mos de la ven­ta a car­ni­ce­rías, an­tes lo ha­cía­mos no­so­tros mis­mos pe­ro hoy nos hace el tra­ba­jo un co­mi­sio­nis­ta”, con­tó Pi­li.

“De las cin­co cla­ves en la pro­duc­ción de car­ne, es­to es, la cría, la re­cría y ter­mi­na­ción, la co­mer­cia­li­za­ción, la fae­na y la dis­tri­bu­ción, es­ta­ría bueno ma­ne­jar al me­nos tres”, di­jo. La ad­qui­si­ción de más hec­tá­reas pa­ra po­der pro­du­cir más ali­men­to es una de las cla­ves en la bús­que­da de in­de­pen­di­zar­se de la com­pra de ali­men­to fue­ra de la pro­vin­cia. El ob­je­ti­vo es du­pli­car la pro­duc­ción de maíz pro­pio, pa­san­do del 40% al 80%. “Más allá del cos­to, te­ner re­ser­vas pro­pios te da es­ta­bi­li­dad”, re­co­no­ció.

Ana­li­zan­do lo que vie­ne, Fran­cis­co Pi­li se en­tu­sias­ma, “los pro­duc­to­res de la zo­na es­ta­mos más in­for­ma­dos res­pec­to del uso de ge­né­ti­ca en se­mi­lla y en ani­ma­les, bus­ca­mos es­tra­te­gias di­fe­ren­tes de fer­ti­li­za­ción, tam­bién se es­tá in­vir­tien­do en ma­qui­na­ria y rie­go”.

Sin du­das, la ni­ve­la­ción lá­ser es fun­da­men­tal pa­ra re­fun­dar al­gu­nas cha­cras pen­san­do en me­jo­rar la efi­cien­cia pro­duc­ti­va. “So­mos un po­lo pro­duc­ti­vo chi­co, pe­ro que cre­ció ex­po­nen­cial­men­te los úl­ti­mos cua­tro años y con po­lí­ti­cas de apo­yo pro­vin­cial po­dría cre­cer mu­cho más”, opi­nó Pi­li.

Fran­cis­co Pi­li ma­ne­ja el cam­po fa­mi­liar en el nor­te rio­ne­grino. En 200 hec­tá­reas ha­cen agri­cul­tu­ra ba­jo rie­go y re­crían y en­gor­dan 400 ca­be­zas que traen de La Pam­pa.

Fran­cis­co Pi­li re­vi­sa un lo­te de maíz que lue­go se­rá ali­men­to pa­ra la ga­na­de­ría. Ellos con­su­men el 70 por cien­to del maíz con ani­ma­les que com­prar en La Pam­pa.

De­bi­do a que en es­ta re­gión no hay aco­pios, el ce­real de­be co­se­char­se con la hu­me­dad jus­ta.

Es cla­ve en una re­gión en la que llue­ven 300 mi­lí­me­tros por año.

La fo­res­ta­ción con ála­mos es otra pro­duc­ción de los Pi­li.

Es­te año se ar­mó el gru­po de pro­duc­to­res Pa­ta­go­nia Nor­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.