Re­to­man­do, pe­ro el te­cho es­tá le­jos

Clarin - Rural - - NEWS - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Las con­di­cio­nes cam­bia­ron y la res­pues­ta del agro fue acor­de a lo que to­dos es­pe­ra­ban: se re­to­mó el sen­de­ro del cre­ci­mien­to, y va­mos a una co­se­cha ré­cord. Po­si­ble­men­te en el ran­go de las 120 mi­llo­nes de to­ne­la­das, si se cum­plen los pro­nós­ti­cos cli­má­ti­cos y te­ne­mos una Na­vi­dad bien re­ga­da con agua.

In­ver­tir la ten­den­cia es im­por­tan­te. Pe­ro sea­mos sin­ce­ros: es­ta­mos muy le­jos del po­ten­cial. Una co­se­cha de tri­go de 12,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das, co­mo cal­cu­la la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res, con un rin­de pro­me­dio de me­nos de 30 quin­ta­les por hec­tá­rea, es un re­sul­ta­do muy magro. Y más to­da­vía cuan­do se con­si­de­ra que el cli­ma acom­pa­ñó muy bien en la ma­yor par­te del ma­pa tri­gue­ro, sal­vo el re­ma­te de la cam­pa­ña en el sud­es­te. Las llu­vias del fin de se­ma­na pa­sa­do en la Re­gión IV lle­ga­ron de­ma­sia­do tar­de.

Pe­ro lo más sin­to­má­ti­co es lo que re­sul­ta de los aná­li­sis de ca­li­dad, en par­ti­cu­lar el con­te­ni­do de pro­teí­na. La pri­ma­ve­ra be­nig­na ge­ne­ró con­di­cio­nes pa­ra que se ex­pre­sa­ra bien el po­ten­cial de los nue­vos cul­ti­va­res, que han in­cor­po­ra­do ger­mo­plas­ma eu­ro­peo en los úl­ti­mos años. Lo que aho­ra se ad­vier­te es la re­la­ción in­ver­sa en­tre ren­di­mien­to y con­te­ni­do de pro­teí­na. Los téc­ni­cos tie­nen bien cla­ro que es­to es con­se­cuen­cia de la fal­ta de ni­tró­geno dis­po­ni­ble.

Es cier­to que el uso de fer­ti­li­zan­tes tam­bién re­vir­tió la ten­den­cia de caí­da de las úl­ti­mas dos cam­pa­ñas. La fer­ti­li­za­ción ha­bía arran­ca­do a me­dia­dos de los 90, cuan­do la re­la­ción in­su­mo/pro­duc­to me­jo­ró sus­tan­cial­men­te. El “uno a uno” (un so­lo dó­lar pa­ra to­da la eco­no­mía) obli­gó a un ex­tra­or­di­na­rio es­fuer­zo de adap­ta­ción, y mu­chos que­da­ron en el ca­mino. Pe­ro sig­ni­fi­có el aba­ra­ta­mien­to de la tec­no­lo­gía. Se ini­ció una es­pi­ral vir­tuo­sa, don­de la po­si­bi­li­dad de nu­trir bien a los cul­ti­vos, y man­te­ner­los sa­nos con el apo­yo de pro­duc­tos de pro­tec­ción, se en­con­tra­ba con una nue­va ge­né­ti­ca de ca­rác­ter “ofen­si­vo”, que iba a sus­ti­tuir al rús­ti­co sis­te­ma “de­fen­si­vo” del mo­de­lo an­te­rior. Pro­du­cía­mos (po­co) a ba­se de sue­lo y suerte. Ex­por­tá­ba­mos pam­pa.

En­tre 1995 y el 2002, el con­su­mo de fer­ti­li­zan­tes se mul­ti­pli­ca por cin­co. Tri­go y maíz son el prin­ci­pal des­ti­na­ta­rio. El rin­de del maíz se du­pli­ca. El del tri­go no, porque to­da­vía se dis­cu­tían mu­cho las va­rie­da­des fran­ce­sas. Cuan­do el mer­ca­do se con­ven­ce, al des­pun­tar el si­glo XXI, vuel­ven las re­ten­cio­nes. Y con ello se en­ca­re­ce la tec­no­lo­gía. Aho­ra ha­cían fal­ta más ki­los de tri­go pa­ra pa­gar uno de fer­ti­li­zan­te.

Pe­ro los pro­duc­to­res ya ha­bían apren­di­do que los cul­ti­vos bien nu­tri­dos pa­ga­ban con más rin­de. Por iner­cia, el uso de abo­nos si­guió cre­cien­do has­ta el 2008, cuan­do el kirch­ne­ris­mo pu­so de­fi­ni­ti­va­men­te el pie en la puer­ta gi­ra­to­ria. Lle­gó el es­tan­ca­mien­to, en pro­duc­ción y en apli­ca­ción de tec­no­lo­gía, has­ta la de­ba­cle de las dos úl­ti­mas cam­pa­ñas de la era K, cuan­do in­clu­so hu­bo que im­por­tar tri­go. Du­ran­te unas se­ma­nas a me­dia­dos de 2014, en Ar­gen­ti­na tu­vi­mos el tri­go más caro del mun­do.

Cam­bia­mos. En el mer­ca­do re­co­no­cen que es­te año el tri­go usó 40% más de fer­ti­li­zan­te que en la cam­pa­ña an­te­rior. No al­can­za. Hay una enor­me dis­pa­ri­dad de rin­des, con pro­duc­to­res que al­can­zan ni­ve­les eu­ro­peos (100 qq/ha). Pe­ro la me­dia na­cio­nal es me­nos de la ter­ce­ra par­te. Es­ta­mos usan­do, vir­tual­men­te, do­sis ho­meo­pá­ti­cas. Na­die hace la cuen­ta del lu­cro ce­san­te por los quin­ta­les que no se pro­du­cen. Y la fal­ta de pro­teí­na li­mi­ta las po­si­bi­li­da­des co­mer­cia­les, tan­to pa­ra el mer­ca­do in­terno co­mo pa­ra la ex­por­ta­ción.

El peor le­ga­do de la dé­ca­da per­di­da es el atra­so tec­no­ló­gi­co. Y el re­gre­so al te­mor a la in­ten­si­fi­ca­ción. Hay que re­to­mar el im­pul­so de me­dia­dos de los 90, cuan­do se des­en­ca­de­nó la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. El va­so, sim­ple­men­te, es­tá me­dio lleno. Que­da mu­cho es­pa­cio has­ta el te­cho...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.