La tec­no­lo­gía po­ten­cia al si­la­je de maíz

El si­lo del ce­real pro­vo­có una re­vo­lu­ción en la ba­se fo­rra­je­ra de la ga­na­de­ría lo­cal. Pe­ro los cambios si­guen y en el mun­do avan­za el uso del en­si­la­do de su es­pi­ga. Y Ar­gen­ti­na no pue­de que­dar atrás.

Clarin - Rural - - TAPA - Héctor Huer­go hhuer­go­cla­rin.com

Uno de los hi­tos fun­da­men­ta­les de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas fue la irrup­ción del si­lo de maíz. No hay plan­teo ga­na­de­ro, ya sea de cría, re­cría, en­gor­de, ci­clo com­ple­to o tam­bo que no pi­vo­tee so­bre es­te re­cur­so. Po­cos ima­gi­na­ban se­me­jan­te ex­pan­sión 35 años atrás, cuan­do es­ta téc­ni­ca se abría pa­so a gol­pes de ma­che- te en las pam­pas co­lo­ni­za­das por la ley del pu­ño. Con dos pu­ños de pas­to, en­tran las va­cas. Cuan­do que­da uno, sa­len. Así pro­du­cía­mos car­ne y le­che.

El pro­ble­ma era cuan­do no ha­bía pas­to. El si­lo de maíz en­tró, pri­me­ro, pa­ra cu­brir los pe­río­dos de ca­ren­cia. Con el tiem­po se fue con­vir­tien­do en ba­se fo­rra­je­ra. Se in­vir­tió la car­ga de la prue­ba: hoy se co­me si­lo ca­si to­do el año, y se apro­ve­cha el pas­to cuan­do es­tá. Con mi­xer, con au­to­con­su­mo, si­lo tor­ta, bun­ker o em­bol­sa­do, co­mo se va im­po­nien­do. Una le­gión de so­fis­ti­ca­dos y po­ten­tes con­tra­tis­tas, des­plie­gan las me­jo­res en­si­la­do­ras del mun­do des­de Sal­ta has­ta el Al­to Va­lle, pi­can­do ya un mi­llón de hec­tá­reas de maíz. Via­jan por el mun­do, ha­cen sus con­gre­sos, van ma­si­va­men­te a las “Ex­pe­rien­cia Fo­rra­je­ra” de Rey­nal­do Pos­tac­chi­ni (CEO de Claas en Ar­gen­ti­na) y has­ta se dan el lu­jo de po­ner­se al fren­te de la tec­no­lo­gía a ni­vel mun­dial.

Con­se­cuen­cia ma­cro: la agricultura le ro­bó 10 mi­llo­nes de hec­tá­reas a la ga­na­de­ría. Sin em­bar­go, se man­tu­vo la pro­duc­ción de car­ne y le­che. Y se hu­bie­ra se­gui­do ex­pan­dien­do si no me­dia­ba la tor­pe­za de “la me­sa de los ar­gen­ti­nos”. Se ter­mi­nó con la es­cla­vi­tud del pas­to de ca­da día, es­ta­bi­li­zan­do la pro­duc­ción, al­go fun­da­men­tal en par­ti­cu­lar en los plan­teos de tam­bo. Dio pie a la eta­pa que ya se in­si­núa: la es­ta­bu­la­ción, con to­dos los atri­bu­tos de una ali­men­ta­ción de pre­ci­sión en un en­torno de bie­nes­tar ani­mal.

To­do eso se lo de­be­mos al si­lo de maíz. Pe­ro, qui­zá, se­me­jan­te epo­pe­ya nos ha he­cho ol­vi­dar que el si­lo es, sim­ple­men­te, una for­ma de co­se­char el maíz. Hay otras. Acla­ro por las du­das que no es “una u otra”, sino una “y” otra. Su­me­mos.

El maíz es el grano fo­rra­je­ro por ex­ce­len­cia. La for­ma tra­di­cio­nal y ma­si­va de apro­ve­char­lo fue con la tri­lla con­ven­cio­nal, que nos en­tre­ga el grano en­te­ro. Así lo hi­ci­mos des­de que lle­gó la cor­ta y tri­lla. El pro­ble­ma era la hu­me­dad. Cuan­do se co­se­cha­ba pa­ra en­tre­gar y ven­der, el te­ma lo re­sol­vía el aco­pio, que se­ca­ba, co­bra­ba el ser­vi­cio, ha­cía la mer­ma y li­qui­da­ba. Cuan­do el pro­duc­tor que­ría su pro­pio maíz, te­nía que con­tar con su pro­pia plan­ta. O acor­dar me­ca­nis­mos de can­je con el ce­rea­lis­ta, pa­ra que lo abas­te­cie­ra de maíz se­co a lo lar­go del año.

A prin­ci­pios de los 90 lle­gó el si­lo de grano hú­me­do (HMC, High Mois­tu­re Corn). El pri­me­ro que lo im­ple­men­tó en el país fue el dr. Fran­cis­co Prea, en su in­ci­pien­te co­rral de en­gor­de en Bal­car­ce. Con­sis­tía en co­se­char el maíz con 30% de hu­me­dad, mo­ler­lo y pi­sar­lo en un bun­ker. Es­ta co­se­cha an­ti­ci­pa­da re­du­ce las pér­di­das y el ries­go de que el cul­ti­vo que­de más tiem­po a la in­tem­pe­rie. La irrup­ción de los even­tos de con­trol de in­sec­tos re­du­je­ron el ries­go de vuel­co, pe­ro siem­pre es me­jor pá­ja­ro en mano.

Al po­co tiem­po, la ima­gi­na­ción de Car­los Martínez (M&S de Tan­dil) iba a ge­ne­rar una ex­traor­di­na­ria no­ve­dad: la mo­le­do­ra-em­bol­sa­do­ra, una de las gran­des pa­ten­tes de la épo­ca. Po­cos re­cuer­dan que es­ta má­qui­na fue la pre­cur­so­ra del em­bol­sa­do de gra­nos en la Ar­gen­ti­na, y en con­se­cuen­cia, en el mun­do.

Los mu­cha­chos de M&S im­pul­sa­ron la idea con un equi­po pro­pio, de gran ca­pa­ci­dad, que da­ba ser­vi­cios de con­tra­tis­ta. Nun­ca en­ten­dí por qué no lo sa­ca­ban a la ven­ta. Pre­fe­rían ven­der más uni­da­des pe­que­ñas. El sis­te­ma se di­fun­dió ve­loz­men­te, apa­re­cie­ron otros fa­bri­can­tes, se ex­por­ta a to­do el mun­do y he­mos vis­to co­pias en Agri­tech­ni­ca de Han­no­ver, la Ei­ma de Bo­log­na y el Farm.

Otra for­ma de co­se­char el maíz, to­da­vía muy po­co ex­plo­ra­da en el país, pe­ro que se ga­nó un es­pa­cio en los EEUU y aho­ra en la UE, es el si­lo de es­pi­ga de maíz con al­ta hu­me­dad (ear­la­ge o HMEC, high mois­tu­re ear corn). Es un in­ter­me­dio en­tre el si­lo de plan­ta en­te­ra y el si­lo de grano hú­me­do. Al­fre­do di Cos­tan­zo, in­ves­ti­ga­dor en nu­tri­ción de la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, y due­ño de su pro­pio feed­lot, sos­tie­ne: “Es­toy más que con­ven­ci­do que el ear­la­ge -bien al­ma­ce­na­do co­mo es el ca­so pa­ra cual­quier ali­men­to fer­men­ta­do- es me­jor que el maíz pro­ce­sa­do o en­te­ro. Mis da­tos de en­gor­de prue­ban que el re­sul­ta­do con maíz que­bra­do o ear­la­ge no di­fie­ren”, sos­tie­ne.

La ven­ta­ja prin­ci­pal del ear­la­ge es que se co­se­cha un 20% más de ma­te­ria se­ca que cuan­do se re­co­ge so­lo el grano. Ade­más, si bien se pier­de al­go de den­si­dad ener­gé­ti­ca (por­que el mar­lo tie­ne me­nos ca­lo­rías por kg que el maíz), la fi­bra que se apor­ta me­jo­ra la di­ges­tión de la mez­cla. Es un lu­gar co­mún en­tre los in­ves­ti­ga-

do­res y nu­tri­cio­nis­tas que “el mar­lo mez­cla­do con el grano tie­ne el va­lor del grano". Es de­cir, una to­ne­la­da de ma­te­ria se­ca de HMEC tie­ne el mis­mo va­lor nu­tri­ti­vo que una to­ne­la­da de ma­te­ria se­ca del HMC.

El ear­la­ge pa­re­ce es­pe­cial­men­te apro­pia­do pa­ra feed­lots que cuen­tan con sus pro­pios cul­ti­vos de maíz. So­bre to­do, si se en­cuen­tran cer­ca de plan­tas de eta­nol o mo­lien­da hú­me­da. La mez­cla con bur­lan­da hú­me­da pue­de ser una muy bue­na com­bi­na­ción. Tam­bién pue­de ser una gran al­ter­na­ti­va cuan­do por pro­ble­mas cli­má­ti­cos no se pue­de ha­cer a tiem­po el si­lo de plan­ta en­te­ra. A los con­tra­tis­tas les per­mi­ti­ría pro­lon­gar la cam­pa­ña de pi­ca­do. Hay va­rios que ya lo es­tán ha­cien­do.

En la sa­ga del si­lo, hay va­rios hi­tos que im­pre­sio­nan. Re­cuer­do cuan­do John Dee­re in­tro­du­jo en su pi­ca­do­ra un ana­li­za­dor NIRS que per­mi­tía “leer” la ca­li­dad del fo­rra­je mien­tras pa­sa­ba por el tu­bo de des­car­ga. La pri­me­ra que ven­die­ron fue pa­ra un con­tra­tis­ta ar­gen­tino, Raúl Acot­to. Los téc­ni­cos de John Dee­re se sor­pren­die­ron cuan­do le lle­ga­ron las pri­me­ras con­sul­tas pa­ra po­ner­lo a pun­to: en los EE.UU. la usa­ban so­lo las uni­ver­si­da­des. Ha­ce tres años, dí una char­la en el con­gre­so anual de los en­si­la­do­res. Ha­blé de la no­ve­dad del año, el pro­ce­sa­dor de gra­nos “sh­red­la­ge” que ha­bía pa­ten­ta­do Ro­ger Ol­son, un in­ves­ti­ga­dor de la uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan con quien me ha­bía pues­to en con­tac­to. En lu­gar del par de ro­di­llos es­tria­dos clá­si­co, su di­se­ño per­mi­tía una mo­lien­da del grano mu­cho más agre­si­va, mien­tras de­ja­ba pa­sar la fi­bra pi­ca­da más gran­de, des­hi­la­chán­do­la. Efec­to fi­bra más efec­to grano fi­na­men­te mo­li­do, una com­bi­na­ción que bus­ca­ban los nu­tri­cio­nis­tas. Los usua­rios de má­qui­nas Claas se em­ba­la­ron y los ale­ma­nes le com­pra­ron la pa­ten­te a Ol­son. Hoy lo tie­nen pa­ra to­do el mun­do.

Pi­ca­do. Con el au­men­to de las hec­tá­reas en­si­la­das, en 35 años, la agricultura ga­nó 10 mi­llo­nes de hec­tá­reas ga­na­de­ras. Sin em­bar­go, la pro­duc­ción de car­ne y le­che se man­tu­vo.

Mon­ta­ña. La con­fec­ción y ma­ne­jo del si­lo son par­te del know-how es­pe­cia­li­za­do que dis­tin­gue a los con­tra­tis­tas ar­gen­ti­nos en to­do el mun­do.

Ear­la­ge. Otra for­ma de co­se­char maíz, muy po­co ex­plo­ra­da en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.