Del mo­de­lo de­fen­si­vo, al ofen­si­vo

Clarin - Rural - - ACTUALIDAD/GANADERIA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El sá­ba­do pa­sa­do di­ji­mos que en tri­go es­tá­ba­mos le­jos del te­cho, tan­to en rin­de co­mo en ca­li­dad. En la no­ta no hi­ce men­ción a mi ex­pe­rien­cia de mi pri­mer via­je a Fran­cia, en 1981, cuan­do acu­dí a la Se­ma­na In­ter­na­cio­nal de la Agricultura. Fui con­ven­ci­do de que en es­tas pam­pas el tri­go era im­ba­ti­ble.

Es­tá­ba­mos en el apo­geo del ger­mo­plas­ma me­ji­cano, desa­rro­lla­dos por Nor­man Bor­laug (pre­mio Nó­bel de la Paz por su con­tri­bu­ción a re­sol­ver el ham­bre en el mun­do). Es­tos ma­te­ria­les se ca­rac­te­ri­za­ban por un po­ten­cial de ren­di­mien­to ma­yor que los tra­di­cio­na­les, eran de ci­clo más cor­to, más pe­ti­sos y bue­na ca­pa­ci­dad de res­pues­ta en los am­bien­tes de ma­yor fer­ti­li­dad.

Has­ta en­ton­ces, la “re­vo­lu­ción ver­de” no ha­bía lle­ga­do a la agricultura ar­gen­ti­na. El ren­di­mien­to na­cio­nal era de 18 quin­ta­les por hec­tá­rea. Con el Mar­cos Juá­rez INTA, crea­do por el inol­vi­da­ble Ro­ge­lio Fo­gan­te ba­jo la tu­te­la de Bor­laug, se inau­gu­ró una nue­va ge­ne­ra­ción. Los cria­de­ros tra­di­cio­na­les, Buck y Klein, tam­bién in­cor­po­ra­ron la san­gre me­ji­ca­na.

El po­ten­cial de ren­di­mien­to pe­gó un sal­to. De aque­llas “30 bol­sas” (18 qq/ha) de los años 70 se pa­só a las 50 (30 qq/ha), con al­gu­nos pi­cos de 80 (50 qq/ha). En eso es­tá­ba­mos cuan­do ate­rri­zo en Pa­rís. Lle­go al par­que de ex­po­si­cio­nes, por en­ton­ces en la Puer­ta de Ver­sa­lles, y lo pri­me­ro que encuentro son afi­ches de ICI ha­blan­do del “Club de los 100 Quin­ta­les”. Pen­sé que ha­bla­ban de maíz, don­de en es­tas pam­pas ya asom­bra­ba Johnny Ave­lla­ne­da con sus maí­ces de 100 quin­ta­les.

¡Sor­pre­sa! Eran de tri­go. En­se­gui­da ima­gi­né la res­pues­ta que iba a re­ci­bir cuan­do lo con­ta­ra: “ellos sub­si­dian”. Era cier­to. Pe­ro tam­bién pen­sé mi pro­pia res­pues­ta: “OK, ellos sub­si­dian. Pe­ro si te doy to­dos los in­su­mos, des­de la ge­né­ti­ca has­ta los fer­ti­li­zan­tes, fun­gui­ci­das, in­sec­ti­ci­das, re­tar­da­do­res de cre­ci­mien­to, ¿a cuán­to lle­gás? Pe­ro el en­torno no es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra la in­ten­si­fi­ca­ción. Só­lo al­gu­nos pio­ne­ros, y no les iba muy bien. El mo­de­lo “de­fen­si­vo” pre­do­mi­na­ba. Pe­ro ha­bía que pa­sar a la ofen­si­va.

Quien pri­me­ro lo vio fue Fran­cis­co Fir­po, en Ni­de­ra, quien jun­to con Eduar­do Leguizamón ya ha­bían re­vo­lu­cio­na­do la ge­né­ti­ca de maíz con los hí­bri­dos sim­ples de ori­gen nor­te­ame­ri­cano, a prin­ci­pios de los 90. Diez años des­pués lle­ga­ban los Ba­guet­te. Al­go dis­cu­ti­dos al prin­ci­pio, en­se­gui­da to­dos se die­ron cuen­ta que es­tá­ba­mos fren­te a una nue­va era. La tor­pe­za kirch­ne­ris­ta tra­bó el pro­ce­so na­tu­ral, pe­ro la pe­sa­di­lla ter­mi­nó y aho­ra se pue­de vol­ver a mi­rar pa­ra arri­ba.

Al­gu­nos lo es­tán ha­cien­do. Por ejem­plo, Mauro Cas­te­lluc­ci, un in­ge­nie­ro agró­no­mo que ase­so­ra a pro­duc­to­res de pun­ta en 9 de Julio. Nos en­vió va­rias fotos del mo­ni­tor de ren­di­mien­to de la co­se­cha­do­ra. Mar­ca pi­cos de más de 120 qq/ha. Nos es­cri­be: “lo­gra­mos igua­lar el rin­de del cam­po pro­pio, 9 de Julio (69.7 qq/ht), con el de cam­pos al­qui­la­dos en Car­los Ca­sa­res (70 qq/ht) y Pehua­jo (68 qq/ht). Es­to en par­te es gra­cias al cli­ma, pe­ro no al­can­za so­lo con eso. Es re­sul­ta­do de las ro­ta­cio­nes que cum­pli­mos si o si en ca­da cam­po (tri­go-so­ja de se­gun­da, maíz y so­ja). To­dos los cul­ti­vos son fer­ti­li­za­dos a la siem­bra, al tri­go se le apli­ca 120 kg/ht de fos­fa­to mo­no­amó­ni­co, la pró­xi­ma cam­pa­ña es­to se ha­rá va­ria­ble por am­bien­tes. Las do­sis de se­mi­llas y urea son va­ria­bles, da­do que te­ne­mos los cam­pos ma­pea­dos. La do­sis de urea se de­fi­ne post aná­li­sis de sue­lo usan­do el mo­de­lo 180-X, apli­ca­da en pre y post ma­co­lla­je an­tes de en­ca­ña­zón. Es­te año en los lo­tes que no eran pa­ra se­mi­lla se apli­có fer­ti­li­zan­te fo­liar en es­pi­ga­zón pa­ra lo­grar ca­li­dad, ob­te­nien­do muy bue­nos re­sul­ta­dos: 11.5% de pro­teí­na y 28 a 30 de glu­ten”.

Ren­di­mien­to y ca­li­dad. Hoy, se pue­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.