El ries­go del “apa­gón tec­no­ló­gi­co”

La fal­ta de avan­ces en el re­co­no­ci­mien­to de in­no­va­cio­nes pue­de agra­var los pro­ble­mas agro­nó­mi­cos ac­tua­les.

Clarin - Rural - - AGRICULTURA - Gas­tón Fer­nán­dez Pal­ma Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Ama­ne­ce, que no es po­co. En la lo­ca­li­dad de Ener­gía, en el sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y a 55 ki­ló­me­tros de Ne­co­chea, co­men­za­mos a lim­piar las co­se­cha­do­ras del con­tra­tis­ta de años pa­ra arran­car con la tri­lla de ce­ba­da cer­ve­ce­ra. Juan­ci­to, el ma­qui­nis­ta, mi­ra es­cép­ti­co y di­ce: “Vie­jo, aflo­já, don­de tri­lla­mos ese yu­yo no es­tá”. Di­fí­cil ex­pli­car que es­te pro­to­co­lo fue ela­bo­ra­do por mi ami­go su­per ca­po del INTA Man­fre­di, Ma­rio Bra­ga­chi­ni y que la má­qui­na de Juan­ci­to, que ve­nía de Arre­ci­fes, al no­roes­te bo­nae­ren­se, sem­bró la ca­be­ce­ra de los lo­tes con Ama­rant­hus hi­bri­dus -yu­yo co­lo­ra­do-.

Co­mo gallego to­zu­do que soy, uso un ar­se­nal de her­bi­ci­das pa­ra en­fren­tar es­te pro­ble­mi­ta que se agre­ga al rai­grás re­sis­ten­te y a las cru­cí­fe­ras re­sis­ten­tes. Juan­ci­to aun mi­ra y dis­pa­ra: “Pe­ro, ¿no eras vos pre­si­den­te de Aa­pre­sid cuan­do lar­ga­ron REM (la Red en Co­no­ci­mien­to en Ma­le­zas Re­sis­ten­tes)? Le res­pon­do con una mi­ra­da po­co ami­ga­ble. ¿Có­mo ex­pli­co los ítems co­no­ci­dos: mo­no­cul­tu­ra, ce­ro ro­ta­ción de prin­ci­pios, arren­da­mien­tos de re­ma­te y tar­díos y pre­sión de se­lec­ción, es de­cir, cau­sas y cul­pas com­par­ti­das?

El pro­ble­ma his­tó­ri­co de la pro­duc­ción Ar­gen­ti­na son las ma­le­zas. Te­ne­mos uno de los me­jo­res am­bien­tes agrí­co­las del mun­do, pe­ro así co­mo es­tán ben­de­ci­dos los cul­ti­vos, es­tán ben­de­ci­das las ma­le­zas. ¿Sa­ben lo que es, pa­ra un pro­duc­tor, ver ca­si el 90 por cien­to de un lo­te per­di­do por ma­le­zas co­mo el yu­yo co­lo­ra­do? Por­que, se­gún cual sea la ma­le­za, las pér­di­das de rin­de van des­de un 35 por cien­to has­ta más de un 90 por cien­to del lo­te.

Ya no hay có­mo con­tro­lar las ma­le­zas sin tec­no­lo­gía. Los pa­que­tes quí­mi­cos que es­ta­mos usan­do no só­lo no es­tán sien­do efi­cien­tes, sino que son ca­ros y nos sa­can de to­da com­pe­ti­ti­vi­dad, sin men­cio­nar que se­ría in­via­ble por el cos­to de los com­bus­ti­bles y la per­sis­ten­cia de las ma­las prác­ti­cas agrí­co­las. La ma­la pra­xis que le di­cen.

En los úl­ti­mos ocho años las ma­le­zas se cua­dru­pli­ca­ron: ac­tual­men­te hay más de 24 bio­ti­pos de ma­le­zas re­sis­ten­tes en nues­tro país. La crea­ción del pro­gra­ma REM es la res­pues­ta que he­mos da­do des­de la pro­duc­ción.

Las pér­di­das en rin­des por ma­le­zas re­sis­ten­tes re­pre­sen­tan 7.000 mi­llo­nes de dó­la­res por año, los cos­tos en her­bi­ci­das ron­dan en pro­me­dio los 150 dó­la­res por hec­tá­rea y los tra­ta­mien­tos re­quie­ren, ade­más, el uso de ma­yor can­ti­dad de pro­duc­tos. Ca­da año, los pro­duc­to­res en­tie­rran más de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res en com­ba­tir ma­le­zas, al­gu­nos pa­que­tes quí­mi­cos cu­yos orí­ge­nes se re­mon­tan a los años 40, sin re­sol­ver el pro­ble­ma.

Co­mo pro­duc­tor, ¡no en­tien­do có­mo lle­ga­mos a es­to! Es­ta pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad ya tie­ne pre­cio: 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res por año.

Si el pro­ble­ma es que al­gu­nos re­pre­sen­tan­tes le­gis­la­ti­vos es­tán preo­cu­pa­dos por una su­pues­ta ex­ce­si­va ren­ta­bi­li­dad de las em­pre­sas se­mi­lle­ras, de­be­rían co­lo­car en la ba­lan­za los be­ne­fi­cios que los even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos pue­den ge­ne­rar a la eco­no­mía del país, co­men­zan­do con el aho­rro de par­te de los 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res. De­be­mos re­cal­cu­lar có­mo es­ta­mos eva­luan­do los cos­tos y los be­ne­fi­cios, y qué va­lor ocu­pa el pre­cio de la tec­no­lo­gía.

No es­ta­mos al­can­zan­do el ni­vel po­ten­cial de pro­duc­ción y es­ta­mos per­dien­do com­pe­ti­ti­vi­dad fren­te a nues­tros ve­ci­nos co­mo Pa­ra­guay, cu­yas ex­por­ta­cio­nes agrí­co­las au­men­ta­ron tre­ce ve­ces, o las de Bra­sil, que cre­cie­ron ocho ve­ces, mien­tras la Ar­gen­ti­na no acom­pa­ñó es­tos crecimientos.

Lle­va­mos años de­ba­tien­do mo­di­fi­ca­cio­nes a la Ley de se­mi­llas, lo que nos con­du­jo a un es­tan­ca­mien­to tec­no­ló­gi­co. Ya los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos no cuen­tan con las mis­mas opor­tu­ni­da­des que los ve­ci­nos, por­que ya no lle­gan las se­mi­llas que tie­nen los pro­duc­to­res nor­te­ame­ri­ca­nos ni las que ten­drán Pa­ra­guay y Bra­sil. En sín­te­sis, el tan te­mi­do apa­gón tec­no­ló­gi­co ya se es­tá dan­do.

Es­toy preo­cu­pa­do an­te la can­ce­la­ción del lan­za­mien­to de una nue­va tec­no­lo­gía, XTend de Mon­san­to, ba­sa­do en re­sis­ten­cia de los cul­ti­vos al her­bi­ci­da Di­cam­ba. Y por el he­cho de que otra com­pa­ñía, Dow, te­nien­do una tec­no­lo­gía -En­list- ya apro­ba­da no la vuel­que al mer­ca­do. Son las tec­no­lo­gías que per­mi­ti­rían ayu­dar a con­tro­lar es­tas ma­le­zas que hoy son un pro­ble­ma. Ni que de­cir de una em­pre­sa ar­gen­ti­na co­mo Bio­ce­res, que jun­to con el Co­ni­cet desa­rro­lla­ron el gen de la to­le­ran­cia al es­trés hí­dri­co, al que po­si­ble­men­te ac­ce­dan pri­me­ro los pro­duc­to­res ame­ri­ca­nos, pa­ra­gua­yos, bra­si­le­ños, uru­gua­yos, an­tes que los ar­gen­ti­nos.

So­mos mu­chos los pro­duc­to­res en la Ar­gen­ti­na que que­re­mos ac­ce­der a las nue­vas tec­no­lo­gías y es­ta­mos dis­pues­tos a pa­gar por su uso pa­ra con­ti­nuar con una agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble de al­ta pro­duc­ción.

Cuan­do hay que pa­gar 150 dó­la­res por hec­tá­rea pa­ra com­ba­tir ma­le­zas, la dis­cu­sión por el uso pro­pio es in­con­du­cen­te. Se de­be le­gis­lar pa­ra to­dos, no per­da­mos al­ter­na­ti­vas y op­cio­nes reales que for­man par­te de un pa­que­te de bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las. Con­fie­mos en el buen cri­te­rio del pro­duc­tor: si la tec­no­lo­gía no le cie­rra en los nú­me­ros y en la efi­cien­cia de la mis­ma, no la va a usar.

Co­mo re­pre­sen­tan­te de pro­duc­to­res preo­cu­pa­dos en pro­gre­sar, la bio­tec­no­lo­gía nos va a per­mi­tir cum­plir con el ob­je­ti­vo co­mún de ge­ne­rar pro­duc­ción con va­lor agre­ga­do: no fre­nen la tec­no­lo­gía, el fu­tu­ro es hoy.

No ten­go in­tere­ses crea­dos en la in­dus­tria se­mi­lle­ra, no jue­go po­lí­ti­ca­men­te en es­te par­ti­do, no soy de­pen­dien­te de mul­ti­na­cio­na­les ni re­ci­bo pre­ben­da al­gu­na y mis com­pras de se­mi­lla tie­nen pla­zo fi­jo en el pa­go. Na­die re­ga­la na­da.

Prac­ti­qué en la lle­ga­da de la bio­tec­no­lo­gía a la Ar­gen­ti­na, en una épo­ca en que mu­chos la ca­li­fi­ca­ban de sal­va­vi­das de plo­mo, ne­ga­ban a la siem­bra di­rec­ta y apos­ta­ban a nues­tro fra­ca­so. Hoy dis­fru­tan del au­men­to de la pro­duc­ción en sus pro­pios cam­pos. Co­sas ve­re­des, San­cho.

No­ta de la re­dac­ción: El au­tor es pro­duc­tor agro­pe­cua­rio en el sud­es­te bo­nae­ren­se y ex­pre­si­den­te de Aa­pre­sid.

Com­pe­ti­ti­vi­dad. No adop­tar nue­vas tec­no­lo­gías im­pli­ca per­der 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res por año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.