De pu­ra cepa y con sa­bor a Li­to­ral

Con el co­mien­zo de la ven­di­mia en el país, la zo­na de Vic­to­ria, en En­tre Ríos, se reha­ce co­mo re­gión de vi­ñe­dos y bodegas. Allí, un gru­po de pro­duc­to­res cuen­ta so­bre la pa­sión de pro­du­cir vino.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Pri­me­ro, sor­pren­de. Cuan­do se des­cu­bre que, al via­jar des­de Gua­le­guay hacia Vic­to­ria, en En­tre Ríos, en­tre las fa­mo­sas “cu­chi­llas” -pro­nun­cia­dos subes y ba­jas del pai­sa­je- hay vi­ñe­dos. Lue­go, en­tu­sias­ma, al arri­bar a Vic­to­ria y des­cu­brir que son más pro­duc­to­res los que es­tán re­vi­vien­do la cul­tu­ra vi­ti­vi­ní­co­la de la zo­na. Fi­nal­men­te, al co­no­cer­los, su actitud y su pa­sión, con­ta­gia.

Sa­lien­do de la ciu­dad de Gua­le­guay es­tá el vi­ñe­do y bo­de­ga Bor­de Río. Por allí pa­só Cla­rín Ru­ral.

Los fun­da­do­res de es­te es­ta­ble­ci­mien­to son la pa­re­ja de Ve­ró­ni­ca Ira­zo­qui y Gui­ller­mo Tor­na­to­re. Ellos, des­de ha­ce mu­chos años, so­ña­ban con su pro­pio es­ta­ble­ci­mien­to vi­ti­vi­ní­co­la. En el mien­tras tan­to, re­co­rrie­ron bodegas y vi­ñe­dos de to­do el país pa­ra co­no­cer a fon­do de qué se tra­ta es­ta pro­duc­ción.

Al fi­nal lle­gó el día en que se lan­za­ron con su pro­pio es­ta­ble­ci­mien­to cuan­do des­cu­brie­ron que muy cer­ca de don­de vi­ven exis­tie­ron vi­ñe­dos. Era cru­zan­do el char­co... el del Río Pa­ra­ná.

Ira­zo­qui y Tor­na­to­re son ro­sa­ri­nos y allí tie­nen una em­pre­sa vin­cu­la­da a la tec­no­lo­gía. Ella dia­lo­ga con Cla­rín

Ru­ral y cuen­ta su his­to­ria pro­duc­ti­va. Es­tá en­tu­sias­ma­da por lo que se vie­ne ya que ade­lan­ta que es­tán a so­lo días de su ter­ce­ra ven­di­mia.

“En Bor­de Río hay dos pro­pues­tas fuer­tes: una es la pro­duc­ción de vino de ca­li­dad, con ven­ta en bo­ca de bo­de­ga y al­go en la ciu­dad de Ro­sa­rio. Ade­más, te­ne­mos mi­ras de ex­por­tar. Por aho­ra, ana­li­za­mos al­gu­nas po­si­bi­li­da­des de ha­cer­lo a Mé­xi­co, Ale­ma­nia e Ita­lia. Por otra par­te, la otra pro­pues­ta fuer­te es el enotu­ris­mo, así co­mo lo ha­cen las zo­nas re­fe­ren­tes en es­te tema”, di­ce la pro­duc­to­ra.

Ira­zo­qui co­no­ce bien la his­to­ria del su­r­oes­te en­tre­rriano, re­gión a la cual, afir­ma, la lla­ma­ban “la pe­que­ña Bur­deos”, por sus si­mi­li­tu­des con la fa­mo­sa zo­na vi­ti­vi­ní­co­la fran­ce­sa.

Ella cuen­ta que su­po ser un área de­di­ca­da a la pro­duc­ción de vino has­ta ha­ce unos ochen­ta años, pe­ro una ley enun­ció la prohi­bi­ción de la ac­ti­vi­dad en to­do el país, a ex­cep­ción de la re­gión de Cu­yo.

“Por es­to, nues­tra pri­me­ra eti­que­ta, co­rres­pon­dien­te a la ven­di­mia 2016 se lla­ma ‘In­jus­to’, de­bi­do a es­ta in­jus­ta nor­ma­ti­va y por­que el pre­si­den­te que la im­ple­men­tó en aquel en­ton­ces fue Agus­tín Jus­to quien, pa­ra­dó­ji­ca­men­te pa­ra los pro­duc­to­res de es­ta zo­na, era en­tre­rriano”, re­me­mo­ra.

La fin­ca Bor­de Río tie­ne 365 hec­tá­reas, de las cua­les 18 co­rres­pon­den a la plan­ta­ción de vi­des de dis­tin­tos va­rie­ta­les de uva tin­ta y blanca. Ade­más, hay una su­per­fi­cie con 7.000 oli­vos. Una par­te de los oli­va­res los tra­je­ron de una plan­ta­ción que se sa­có en la pro­vin­cia de San Juan.

Pro­duc­ti­va­men­te, la pa­re­ja se en­car­gó de for­mar un gru­po de téc­ni­cos in­ter­dis­ci­pli­na­rio pa­ra con­se­guir un buen vino.

Ira­zo­qui ex­pli­ca que con su ma­ri­do no tie­nen ro­les de­fi­ni­dos den­tro del tra­ba­jo de la fin­ca, aun­que re­co­no­ce que ella tra­ba­ja más ac­ti­va­men­te con el enó­lo­go pa­ra lo­grar la ca­li­dad de vi­nos que desean. “Nues­tro ob­je­ti­vo es bus­car el me­jor vino de es­ta zo­na, con ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas”, afir­ma.

Por su par­te, la bo­de­ga tie­ne 1.800 me­tros cua­dra­dos, don­de tec­no­ló­gi­ca­men­te tie­ne equi­pos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, En es­ta zo­na su­r­oes­te de En­tre Ríos se pro­du­cen tan­to uvas blan­cas co­mo tin­tas con una ca­va sub­te­rrá­nea has­ta los seis me­tros de pro­fun­di­dad.

La pro­duc­to­ra ex­pli­ca que to­do es­te desa­rro­llo, de va­rios años, co­rres­pon­de a una pri­me­ra eta­pa del pro­yec­to y que aun hay mu­chos desafíos por de­lan­te. En­tre ellos, la em­pre­sa fa­mi­liar pla­nea se­guir am­plian­do su su­per­fi­cie con vi­ñe­dos, a la vez de prac­ti­car al­go de agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, siem­pre con una fir­me pre­mi­sa: cui­dan­do el pai­sa­je y el eco­sis­te­ma au­tóc­tono.

En las afue­ras de la ciu­dad de Vic­to­ria y en pue­blos más chi­cos de la zo­na, la vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra tam­bién se arrai­ga. Con una me­nor es­ca­la en las ex­plo­ta­cio­nes res­pec­to a Bor­de Río, un con­jun­to de nue­ve pro­duc­to­res for­ma­ron un gru­po de Cam­bio Ru­ral, quie­nes re­ci­ben la ex­ten­sión téc­ni­ca del INTA Vic­to­ria. En es­te ca­so, Sa­bri­na Im­bert, es la téc­ni­ca de la agen­cia de ex­ten­sión que los coor­di­na y tra­ba­jo con ellos des­de el 2014.

Uno de los re­fe­ren­tes de es­te gru­po y con más años en el desa­rro­llo de su vi­ñe­do es Ru­bén Teal­di.

El cuen­ta su his­to­ria pro­duc­ti­va. Es cor­do­bés, de Brick­mann. Se desa­rro­lló pro­fe­sio­nal­men­te co­mo pu­bli­cis­ta en Ro­sa­rio has­ta que se re­ti­ró. Así, con el sue­ño de ad­qui­rir una cha­cra que le re­cor­da­se a su pue­blo, com­pró su quin­ta de ocho hec­tá­reas en Vic­to­ria, en 2001. Sin em­bar­go, re­cién en el 2006 em­pe­zó a so­ñar con el vi­ñe­do. En­ton­ces, plan­tó sus pri­me­ras tres lí­neas de vid. Cuan­do co­no­ció que ya exis­tía to­da una his­to­ria vi­ti­vi­ní­co­la en la zo­na, Teal­di di­ce, “ahí qui­se em­pe­zar a ha­cer­lo más en se­rio”.

Al año si­guien­te, en 2007, plan­tó 300 plan­tas: 100 de mal­bec, 100 mer­lot y 100 de tan­nat. Lue­go, en 2008, com­ple­tó la siem­bra de una hec­tá­rea y cuar­to con es­tos va­rie­ta­les más la va­rie­dad ca­ber­net sau­vig­non (son 2.500 plan­tas en to­tal). En 2010 hi­zo su pri­me­ra ven­di­mia y, en el 2013, cons­tru­yó la bo­de­ga.

“El cli­ma de es­ta zo­na nos es­tá per­mi­tien­do lo­grar vi­nos más sua­ves, fru­ta­dos, que es la ten­den­cia de con­su­mo de es­te mo­men­to”, re­co­no­ce Teal­di. El tam­bién sa­be que una gran pa­ta pa­ra su ne­go­cio, en es­te mo­men­to, es el enotu­ris­mo.

“Que más gen­te re­co­noz­ca a es­ta re­gión co­mo vi­ti­vi­ní­co­la es otra for­ma de que nues­tra pro­duc­ción sea sus­ten­ta­ble. A otros en­tu­sias­tas y em­pren­de­do­res de la vid en es­ta zo­na, y que lo ha­cen con pe­que­ña es­ca­la, les di­go que ini­cial­men­te vean su vi­ña co­mo be­llos jar­di­nes, don­de se ha­ce un buen vino”, ma­ni­fies­ta.

Pa­san­do a lo pro­duc­ti­vo, el vi­ña­te­ro co­men­ta que la hu­me­dad de la zo­na pre­sen­ta el desafío de es­tar muy aten­to al ma­ne­jo sa­ni­ta­rio. “Hay que pre­ve­nir más, so­bre to­do, en el con­trol de los hon­gos. En el año 2014, per­di­mos una im­por­tan­te pro­duc­ción por el im­pac­to del mil­diu. Por el mo­men­to, a las pla­gas y las ma­le­zas po­de­mos con­tro­lar­las sa­tis­fac­to­ria­men­te”, di­ce.

En otro sen­ti­do se re­fie­re a su pro­duc­ción. La es­ti­ma de acuer­do a la can­ti­dad de bo­te­llas de vino que pro­du­ce. En 2016 fue­ron unas 3.500 y cal­cu­la que el po­ten­cial de su plan­ta­ción, en un año muy bueno, es­ta­ría en­tre las 5.000 a 6.000 bo­te­llas.

Co­mo cual­quier pro­duc­tor se re­fie­re a las me­tas al­can­za­das y los desafíos. El se sien­te rea­li­za­do al con­tar que jun­to con los pro­duc­to­res de la zo­na, el INTA y el Ins­ti­tu­to de Vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra hi­cie­ron el pe­di­do for­mal al Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción pro­vin­cial pa­ra que se crea­se la téc­ni­ca­tu­ra de eno­lo­gía y fru­ti­cul­tu­ra en es­cue­la téc­ni­ca de Vic­to­ria.

“Ne­ce­si­ta­mos más expertos lo­ca­les que nos ayu­den a me­jo­rar la ca­li­dad de nues­tro vino”, di­ce y, en es­ta idea, es­tá otro de las me­tas por de­lan­te pa­ra él. Tam­bién, y de­bi­do a que su es­ta­ble­ci­mien­to no es­tá pró­xi­mo a la ru­ta, es­pe­ra que se me­jo­re la ac­ce­si­bi­li­dad por los ca­mi­nos ru­ra­les. Co­mo pa­ra to­dos los pro­duc­to­res, és­ta es una im­por­tan­te ne­ce­si­dad.

En el vi­ñe­do de Teal­di, el INTA es­tá pro­ban­do adap­tar una va­rie­dad de uva: el Mar­se­lan, un hí­bri­do en­tre ca­ber­net sau­vig­non y gar­na­cha (gre­na­che, en fran­cés).

Im­bert cuen­ta que es­ta uva tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de te­ner bue­na con­cen­tra­ción de azú­ca­res y de ser más tem­pra­na pa­ra su re­co­lec­ción. “Es­to de­ter­mi­na que es­té lis­ta a fi­na­les de enero y no de­cai­gan los azú­ca­res de la uva por la ab­sor­ción de agua de llu­via, un as­pec­to po­co fa­vo­ra­ble en la vi­ni­fi­ca­ción”, ex­pli­ca. La téc­ni­ca ade­lan­ta que en los pró­xi­mos días co­men­za­rán con la ven­di­mia, lo ha­rán pri­me­ro con la uva blanca y, pa­ra es­te acon­te­si­mien­to, es­pe­ran la vi­si­ta de un enó­lo­go san­jua­nino que les apor­ta­rá con­se­jos pa­ra la ela­bo­ra­ción de vino.

Es­tos pro­duc­to­res son un re­fle­jo del efec­to con­ta­gio de la pro­duc­ción vi­ti­vi­ní­co­la en Ar­gen­ti­na, que cre­ce en di­ver­sas re­gio­nes y ya no es ex­clu­si­va de Cu­yo.

Vi­ña. Una vis­ta pa­no­rá­mi­ca del vi­ñe­do de la fir­ma Bor­deRío, en­tre las lo­ca­li­da­des de Gua­le­guay y Vic­to­ria. Hay 18 hec­tá­reas de vid y la pró­xi­ma se­ma­na co­men­za­rá la re­co­lec­ción.

Con al­ta es­ca­la. Gui­ller­mo Tor­na­to­re y Ve­ró­ni­ca Ira­zo­qui son los fun­da­do­res de Bor­deRío, un vi­ñe­do de 18 hec­tá­reas y her­mo­so pa­seo eno­tu­rís­ti­co.

Bo­de­ga. Tie­ne 1.800 me­tros cua­dra­dos y una ca­va pa­ra es­ta­cio­nar el vino has­ta los 6 me­tros de pro­fun­di­dad.

Em­pren­de­dor. Ru­bén Teal­di plan­tó sus pri­me­ras vi­des en 2007. De­trás el cas­co de su quin­ta y la bo­de­ga.

Ase­so­ra. Im­bert, de INTA Vic­to­ria, coor­di­na a un gru­po de vi­ña­te­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.