Ga­na­de­ría con luz ama­ri­lla

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Es­ta se­ma­na, el Ros­gan ini­ció la tem­po­ra­da de re­ma­tes de in­ver­na­da por la pan­ta­lla de Ca­nal Ru­ral. Se ven­die­ron ca­si 18.000 ter­ne­ros con un pre­cio pro­me­dio de 35 pe­sos, un 20% por en­ci­ma del ni­vel de un año atrás. Es­to re­fle­ja el in­te­rés de la de­man­da, en­tre otras co­sas por la ex­pec­ta­ti­va de que se abra el mer­ca­do de los EEUU. Pe­ro hay una luz ama­ri­lla.

Uno de los te­mas más me­nea­dos en las re­des so­cia­les en los úl­ti­mos días fue el es­tre­cha­mien­to de la re­la­ción de pre­cios en­tre el no­vi­llo y el maíz. Hoy el ki­lo vi­vo de un ani­mal ter­mi­na­do equi­va­le a 11 kg de maíz, un ni­vel que ha­ce años no se al­can­za­ba. En­tre el 2012 y el 2015 la re­la­ción se man­tu­vo en­tre los 12 y los 15kg, ge­ne­ran­do un mar­gen re­la­ti­va­men­te hol­ga­do pa­ra la ope­ra­ción de en­gor­de a co­rral, in­du­da­ble­men­te el cam­bio tec­no­ló­gi­co y organizacional más im­por­tan­te des­de los tiem­pos de la con­quis­ta te­rri­to­rial de las pam­pas.

La nue­va reali­dad fue con­se­cuen­cia del sin­ce­ra­mien­to de las gran­des va­ria­bles eco­nó­mi­cas, a par­tir del ci­clo po­lí­ti­co ini­cia­do en di­ciem­bre de 2015. La in­me­dia­ta aper­tu­ra co­mer­cial –tras los años de res­tric­cio­nes--, la uni­fi­ca­ción cam­bia­ria y la eli­mi­na­ción de los de­re­chos de ex­por­ta­ción, lle­va­ron a equi­pa­rar el pre­cio in­terno con el in­ter­na­cio­nal. Lo mis­mo su­ce­dió con el tri­go, lo que re­no­vó el in­te­rés por el cul­ti­vo de ce­rea­les. Es­to ge­ne­ró una ex­pec­ta­ti­va muy fa­vo­ra­ble pa­ra equi­li­brar la ca­nas­ta de pro­duc­tos, muy ses­ga­da hacia la so­ja.

Pe­ro to­das las pro­duc­cio­nes “maíz de­pen­dien­tes” su­frie­ron el stress del en­ca­re­ci­mien­to de su prin­ci­pal in­su­mo. El tam­bo y la cría de cer­dos fue­ron los que levantaron más de­ci­be­les, ca­da uno con sus pro­pios agra­van­tes. En el ca­so de la le­che­ría, por la caí­da del pre­cio in­ter­na­cio­nal de la le­che en pol­vo y la pre­via acu­mu­la­ción de ex­ce­den­tes. A lo que se su­mó el dra­ma de las inun­da­cio­nes y anega­mien­tos. En los cer­dos, por el in­gre­so de pe­que­ñas can­ti­da­des de pro­duc­to bra­si­le­ño o da­nés.

El feed­lot tam­bién se las vio feas. Ade­más del en­ca­re­ci­mien­to del ali­men­to, se to­pó con el “pro­ble­ma” del al­to va­lor del ter­ne­ro de re­po­si­ción. La prin­ci­pal con­se­cuen­cia del desas­tre K fue la caí­da del stock de vien­tres, y la con­se­cuen­te es­ca­sez re­la­ti­va. La es­pe­ran­za es­ta­ba pues­ta en que a la ho­ra de lle­gar con el no­vi­llo gor­do, los pre­cios se ajus­ta­ran.

Lo que po­cos ad­ver­tían era que el kg vi­vo de ani­mal ter­mi­na­do es­ta­ba, en la Ar­gen­ti­na, un 20% por en­ci­ma del no­vi­llo Mer­co­sur. En con­se­cuen­cia, la in­dus­tria fri­go­rí­fi­ca ex­por­ta­do­ra no po­día com­pe­tir. Aco­sa­da ade­más por el “cos­to ar­gen­tino” (do­ble es­tán­dar sa­ni­ta­rio, cos­to la­bo­ral y atra­so cam­bia­rio), era inevi­ta­ble un sin­ce­ra­mien­to ni bien se aco­mo­da­ra un po­co la ofer­ta de gor­do. Tan­to del ter­mi­na­do a co­rral, co­mo el de la in­ver­na­da a pas­to. Así, la ma­yo­ría, que com­pró ter­ne­ros a 30-32 pe­sos un año atrás, se en­cuen­tra aho­ra con el gor­do en 27-29 pe­sos. La bre­cha siem­pre exis­tió, pe­ro el pre­cio ar­ti­fi­cio­so del maíz per­mi­tía com­pen­sar­la en bue­na me­di­da. Eso se ter­mi­nó.

Aho­ra, de nue­vo, se afron­ta un mo­men­to de­li­ca­do. El me­ri­diano pa­sa por la cuo­ta 481 (pa­ra car­ne de feed­lot), asig­na­da por la Unión Eu­ro­pea a los EEUU pa­ra arre­glar el des­a­gui­sa­do de la prohi­bi­ción de im­por­tar car­ne de ese ori­gen, por la uti­li­za­ción de pro­mo­to­res de cre­ci­mien­to. La cues­tión es que só­lo un 30% de esa cuo­ta fue apro­ve­cha­da por los nor­te­ame­ri­ca­nos. El otro 70% se re­par­tió en­tre Uru­guay (más de la mi­tad), Bra­sil, Ca­na­dá y Ar­gen­ti­na. En­ton­ces, en USA ame­na­zan con pa­tear el ta­ble­ro, con lo que se co­rre el ries­go de que se cai­ga la cuo­ta. Con el maíz en pre­cio in­ter­na­cio­nal y el ter­ne­ro a 2,3 dó­la­res, no es un buen mo­men­to pa­ra que fla­quee la de­man­da de car­ne…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.