Los unió agre­gar va­lor y na­da los se­pa­ra

Un gru­po de pro­duc­to­res del sur bo­nae­ren­se pro­du­ce tri­go, car­ne y hue­vos de for­ma eco­ló­gi­ca. Por el in­te­rés cre­cien­te en es­tos pro­duc­tos, ellos los po­si­cio­na­ron y con­si­guen pre­cios di­fe­ren­cia­les.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

La im­por­tan­cia de crear un mo­de­lo de ne­go­cios só­li­do pue­de lle­var a los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios a con­se­guir di­fe­ren­cia­les re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos.

Así lo vie­ne ha­cien­do un gru­po del sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Ellos se unie­ron y lo­gra­ron agre­gar va­lor a la pro­duc­ción con la prác­ti­ca de una agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría cer­ti­fi­ca­da y ami­ga­ble con el am­bien­te.

Die­go Fontenla es pro­fe­sio­nal agró­no­mo y vi­ve en Tres Arro­yos, en el sur bo­nae­ren­se. El ase­so­ra y coor­di­na un gru­po de nue­ve pro­duc­to­res que, apa­lan­ca­dos por el in­te­rés que es­tá des­per­tan­do en los con­su­mi­do­res los pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, ar­ma­ron un in­tere­san­te mo­de­lo de agro­ne­go­cios.

To­do co­men­zó en la es­tan­cia tre­sa­rro­yen­se de Santa Ele­na, en la cual tra­ba­ja téc­ni­ca­men­te Fontenla.

“Ese cam­po es­tá cer­ti­fi­ca­do pa­ra la pro­duc­ción or­gá­ni­ca des­de el año 1995. De esa for­ma, su pro­duc­ción de tri­go fue la pie­dra fun­da­cio­nal de lo más tar­de fue la fá­bri­ca de pan Haus Brot, que lle­gó a la Ca­pi­tal Fe­de­ral hace unos diez años y que, ac­tual­men­te, se ex­pan­dió con más su­cur­sa­les”, cuen­ta el ase­sor técnico.

Esa ex­pan­sión se dio de for­ma tal que la es­tan­cia ya no po­día ser la úni­ca abas­te­ce­do­ra de la fá­bri­ca.

“A par­tir de es­ta ne­ce­si­dad, en el año 2004 en Santa Ele­na es­ta­ble­ci­mos siem­bras aso­cia­das con otros pro­duc­to­res o con­ve­nios de com­pra/ven­ta de tri­go. Es­to de­ri­vó en la for­ma­ción del gru­po Pam­pa Or­gá­ni­ca que, años más tar­de, se ar­mó ba­jo la ór­bi­ta de Cam­bio Ru­ral, en el INTA Bor­de­na­ve”, re­cuer­da.

Ellos ya no son los úni­cos. Con ba­se en el INTA Per­ga­mino tam­bién hay otro con­jun­to de pro­duc­to­res que tra­ba­ja con los mis­mos prin­ci­pios téc­ni­cos que los del sur. Am­bos es­tán coor­di­na­dos.

Con es­tos co­no­ci­mien­tos en ma­te­ria de pro­duc­ción eco­ló­gi­ca, pa­ra to­dos ellos se abrió la po­si­bi­li­dad de en­fren­tar nue­vos desafíos.

En­ton­ces, em­pe­za­ron a pro­du­cir car­ne cria­da y en­gor­da­da ex­clu­si­va­men­te a pas­to na­tu­ral y pas­tu­ras. La ven­die­ron de for­ma di­fe­ren­cial por va­rios años has­ta el 2008 cuan­do lle­ga­ron tiem­pos di­fí­ci­les pa­ra el agro y ellos ya no con­si­guie­ron pre­cios di­fe­ren­tes pa­ra su pro­duc­to. Es­pe­ra­ron y, a fi­na­les de 2015, in­sis­tie­ron con su vie­ja idea co­mer­cial. Tra­ba­ja­ron du­ro du­ran­te 2016, ajus­tan­do de­ta­lles y, des­de el mes pa­sa­do, ya ven­den cor­tes bo­vi­nos ba­jo el se­llo “MOO” (Meet Or­ga­nic Or­ga­ni­za­tion, por sus si­glas en in­glés).

Por es­tas car­nes lo­gra­das a to­ta­le­men­ta a pas­to hay im­por­tan­tes pre­fe­ren­cias de pres­ti­gio­sos co­ci­ne­ros por­te­ños que las eli­gen por las cocinas de res­tau­rant o ho­te­les , re­co­no­ce Fontenla.

En­tre to­dos los miem­bros del gru­po en­vían unos dos mil no­vi­llos pa­ra fae­na y ma­ne­jan un to­tal de ocho mil ca­be­zas. Ba­jo es­te sis­te­ma, al­gu­nos pro­duc­to­res crían la ha­cien­da, otros se en­car­gan de la in­ver­na­da de

esos ani­ma­les y al­gu­nos tie­nen el ci­clo com­ple­to. Ac­tual­men­te, el gru­po del sur tra­ba­ja so­bre unas 12.000 hec­tá­reas agri­co­las-ga­na­de­ras cer­ti­fi­ca­das y sus cam­pos es­tán dis­tri­bui­dos en­tre las lo­ca­li­da­des de Es­par­ti­llar, Da­rre­guei­ra, Bor­de­na­ve, Tres Arro­yos, Rauch, Mar del Pla­ta, Oren­se, Prin­gles y Pe­dro Lu­ro.

“La pro­duc­ción eco­ló­gi­ca hace es­pe­cia­li­da­des y por eso tie­ne que tra­ba­jar mu­cho más tran­que­ras afue­ra pa­ra po­si­cio­nar­las, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con la pro­duc­ción tra­di­cio­nal que tra­ba­ja más tran­que­ras aden­tro. No­so­tros de­be­mos bus­car com­pra­do­res, la in­dus­tria o la ex­por­ta­ción, que quie­ra nues­tros pro­duc­tos y ade­más quie­ra pa­gar otro pre­cio por ellos”, di­ce Fontenla.

Y pro­fun­di­za so­bre los desafíos. “Te­ne­mos que con­so­li­dar las ven­tas en el mer­ca­do in­terno. A di­fe­ren­cia de lo que su­ce­día la dé­ca­da pa­sa­da, hoy cre­ce el in­te­rés de los con­su­mi­do­res lo­ca­les por nues­tros pro­duc­tos, acom­pa­ñan­do tam­bién la ten­den­cia glo­bal. Por eso, no des­car­ta­mos em­pe­zar a ex­por­tar en al­gún mo­men­to”, afir­ma.

Pe­ro es­to no es­to to­do. Es­te gru­po del pro­duc­to­res es el pri­me­ro en Ar­gen­ti­na que im­ple­men­tó un sis­te­ma pro­duc­ti­vo de ga­lli­ne­ros de po­ne­do­ras mó­vi­les, imi­tan­do un idea que pro­vino de Es­ta­dos Uni­dos.

“Es un sis­te­ma muy no­ve­do­so. Son ca­si­llas ro­dan­tes que al­ber­gan 250 ani­ma­les y se mue­ven por to­do el cam­po pa­ra que el ani­mal siem­pre con­su­ma pas­to fres­co”, ex­pli­ca Fontenla.

Es­ta his­to­ria re­fle­ja un mo­de­lo de agro­ne­go­cios di­fe­ren­te en la bús­que­da de ven­der va­lor agre­ga­do.

En ple­na la­bor. Los pro­duc­to­res re­co­rren un lo­te de tri­go eco­ló­gi­co. El ce­real se des­ti­na a una ca­de­na que fá­bri­ca pan y lo ven­de en lo­ca­les ex­clu­si­vos de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

En Sie­rra de la Ventana, uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos ga­na­de­ros ha­cen su ci­clo com­ple­to a ba­se del pas­to na­tu­ral y pas­tu­ras, las cua­les no re­ci­ben tra­ta­mien­tos quí­mi­cos. A pu­ro pas­to.

El ase­sor. Fontenla es el coor­di­na­dor de los nue­ve pro­duc­to­res.

Son ca­si­llas pa­ra 250 ga­lli­nas po­ne­do­ras que se mue­ven por el cam­po. Ga­lli­ne­ros mó­vi­les.

En gi­ra­sol. Se ha­cen di­ver­sas la­bo­res pa­ra cui­dar la sa­ni­dad del cul­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.