Las com­pli­ca­cio­nes de los far­mers

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Es­ta se­ma­na, el Wall Street Jour­nal, el prin­ci­pal dia­rio de ne­go­cios de los Es­ta­dos Uni­dos y uno de los más in­flu­yen­tes a ni­vel mun­dial, pu­so so­bre el ta­pe­te el im­pac­to de los ba­jos pre­cios agrí­co­las en la eco­no­mía ru­ral de los EEUU. En un ar­tícu­lo es­cri­to por Jes­se New­man y Pa­trick McG­roarty, (fe­cha­do en Ram­son, en el co­ra­zón del es­ta­do de Kansas), se aler­ta so­bre el ries­go de una quie­bra en ma­sa de los pro­duc­to­res del Me­dio Oes­te, que vie­nen ope­ran­do a pér­di­da des­de hace cua­tro cam­pa­ñas. Los au­to­res ex­pli­can que la cau­sa de la cri­sis fi­nan­cie­ra es la caí­da de los pre­cios agrí­co­las, oca­sio­na­da por la ex­pan­sión de la ofer­ta de gra­nos a ni­vel glo­bal. Pla­ñi­de­ros, co­men­tan que aho­ra la par­ti­ci­pa­ción de los EEUU en el co­mer­cio mun­dial de gra­nos es la mi­tad de lo que era hace cua­tro dé­ca­das. Y tie­nen ra­zón cuan­do de­ta­llan las cau­sas: la apa­ri­ción del eta­nol (que ab­sor­bió in­ter­na­men­te to­do el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción de maíz en los EEUU) y la irrup­ción de nue­vos ac­to­res. Fun­da­men­tal­men­te Bra­sil y Ar­gen­ti­na --con el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción de maíz y so­ja—y Ru­sia, que pa­só de ser el ma­yor im­por­ta­dor mun­dial de tri­go, en los años 80, a cons­ti­tuir­se ac­tual­men­te en el ma­yor ex­por­ta­dor.

En reali­dad, la quie­bra en ma­sa apa­re­ce des­men­ti­da en el mis­mo ar­tícu­lo, cuan­do re­la­ta el ca­so de Lee Scheu­fler, de 65 años, que am­plió su cam­po en Ster­ling ca­si 10 ve­ces en cua­ren­ta años. Co­men­zó con 250 hec­tá­reas, tie­ne 2500 y es­tá al ace­cho. To­dos los ana­lis­tas coin­ci­den en que la pró­xi­ma cam­pa­ña, que arran­ca en abril, cu­bri­rá la mis­ma su­per­fi­cie que la an­te­rior (ré­cord). Pe­ro to­da la es­truc­tu­ra es­tá es­tre­sa­da. Las ven­tas de ma­qui­na­ria agrí­co­la han caí­do, arras­tran­do al va­lor de las ac­cio- nes de las gran­des em­pre­sas de trac­to­res y co­se­cha­do­ras.

Pe­ro el pro­ble­ma de fon­do es que el cam­bio tec­no­ló­gi­co de los úl­ti­mos años, y más aún con lo que vie­ne co­rrien­do por la ca­ñe­ría, es­tá con­fi­gu­ran­do una nue­va reali­dad. La irrup­ción del trac­tor au­tó­no­mo, ex­hi­bi­do en el úl­ti­mo Farm Pro­gress Show (y que pue­de ver­se en los vi­deos de nues­tra We­bTV Ru­ral) lle­vó a un far­mer a de­cir “ya no nos van a de­jar ha­cer na­da…” (sic, no es­tá obli­ga­do a com­prar­lo, pe­ro sa­be que cae­rá en la ten­ta­ción).

En reali­dad, no hace fal­ta lle­gar al ro­bot. La for­ma de so­bre­vi­vir, fren­te a la te­na­za de los pre­cios y los cos­tos de es­truc­tu­ra, es en­con­trar una nue­va for­ma de or­ga­ni­zar la pro­duc­ción. Don­de hay tie­rras nue­vas, co­mo en Bra­sil, es po­si­ble con­se­guir es­ca­la en ex­plo­ta­cio­nes pro­pias. En la Ar­gen­ti­na, don­de la tie­rra ya es­ta­ba di­vi­di­da y ca­da vez más ato­mi­za­da, la fór­mu­la fue el sis­te­ma de los “sin tie­rra”, co­mo bau­ti­zó Enrique Se­mi­na­rio a los con­tra­tis­tas (y or­ga­ni­za­cio­nes ba­sa­dos en ellos) a los gran­des ope­ra­do­res de agri­cul­tu­ra de es­tas pam­pas. La ma­yor par­te de ellos, pe­que­ños o me­dia­nos pro­pie­ta­rios que se desa­rro­lla­ron co­mo em­pre­sas de ser­vi­cios, ape­lan­do a su ex­per­ti­se en el ma­ne­jo de los fie­rros. Son los gran­des ac­to­res de los pri­me­ros es­la­bo­nes de la ca­de­na agroin­dus­trial.

Un con­jun­to de sem­bra­do­ra y trac­tor va­le 200.000 dó­la­res y pue­de sem­brar 80 o 100 hec­tá­reas por día. No lo pue­de amor­ti­zar nun­ca un pro­duc­tor pro­pie­ta­rio de 200 hec­tá­reas (pa­tri­mo­nio de 2 a 3 mi­llo­nes de dó­la­res). La usa­ría dos días por año. Una equi­po de co­se­cha com­ple­to cues­ta 800.000 dó­la­res y hace 100 ha/día.

Un far­mer de Io­wa tie­ne to­do ese equi­po. Se en­tu­sias­ma cuan­do sa­le al­go nue­vo. Has­ta hace cua­tro años, los al­tos pre­cios le per­mi­tían com­prar y com­prar. La iner­cia los lle­vó al ban­co. Y hoy a la ban­ca­rro­ta.

Si la Ar­gen­ti­na pu­do so­bre­vi­vir al desas­tre K, ha si­do con­se­cuen­cia de la tec­no­lo­gía pro­duc­ti­va. Pe­ro tam­bién por un mo­de­lo de or­ga­ni­za­ción don­de los con­tra­tis­tas se han cons­ti­tui­do en gran­des pro­ta­go­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.