La repu­tación de los agro­ne­go­cios, “en el bai­le”

En Bra­sil, el sec­tor pro­duc­ti­vo su­fre las con­se­cuen­cias de los men­sa­jes di­fun­di­dos por una “Es­co­la do Sam­ba”.

Clarin - Rural - - AGRONEGOCIOS - Víc­tor Pi­ñei­ro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral No­ta de la re­dac­ción: el au­tor es con­sul­tor y Di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de Co­mu­ni­ca­ción de Agro­ne­go­cios.

Po­cos even­tos so­cia­les tan arrai­ga­dos en un pue­blo co­mo el carnaval de Río de Ja­nei­ro, una fies­ta po­pu­lar y un he­cho ar­tís­ti­co y so­cial que atrae a vi­si­tan­tes de to­do el mun­do, ge­ne­ran­do desa­rro­llo y opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio pa­ra la eco­no­mía ca­rio­ca.

La fa­ce­ta tu­rís­ti­ca y es­pec­ta­cu­lar que tras­cien­de en to­do el mun­do es­tá sos­te­ni­da en bam­ba­li­nas por un tra­ba­jo ar­te­sa­nal de mi­les de per­so­nas y por la cons­truc­ción crea­ti­va de ar­tis­tas que la do­tan de su es­pí­ri­tu mís­ti­co en un pro­yec­to pla­ni­fi­ca­do y cons­trui­do du­ran­te to­do el año a tra­vés de las “Es­co­las do Sam­ba” que con­vo­can, coor­di­nan y eje­cu­tan el pro­yec­to.

Ca­da es­cue­la eli­ge un ar­gu­men­to par­ti­cu­lar co­mo mo­ti­vo cen­tral, ta­les co­mo un even­to his­tó­ri­co, una per­so­na fa­mo­sa o una le­yen­da, pe­ro ya hace al­gu­nos años que el sec­tor agro-ener­gé­ti­co-ali­men­ta­rio, ge­ne­ra­li­za­do en Bra­sil con el nom­bre de agro­ne­go­cio, se ins­ta­ló en­tre los “en­re­dos” del carnaval y po­si­cio­nó sus men­sa­jes en ple­na ave­ni­da del Sam­bo­dro­mo.

El “en­re­do” es el ar­gu­men­to o la his­to­ria con­ta­da por la es­co­la du­ran­te el des­fi­le de carnaval, y des­de hace al­gu­nos años ha si­do el portador de men­sa­jes a fa­vor, y es­te año en con­tra, del agro­ne­go­cio bra­si­le­ro.

En 2013 la Es­co­la Vi­lla Isa­bel fue pio­ne­ra al acep­tar el apo­yo de la BASF de Bra­sil pa­ra ho­me­na­jear al agri­cul­tor bra­si­le­ro y des­ta­car al Bra­sil del si­glo XXI, nue­vo “Ce­lei­ro (gra­ne­ro) do mun­do”. La ini­cia­ti­va fue bri­llan­te y exi­to­sa pe­ro el ca­mino no fue fá­cil pa­ra el pro­yec­to ya que el con­flic­to pro­duc­ción-am­bien­te es­tá a flor de piel en el país ve­cino y la re­sis­ten­cia del ac­ti­vis­mo am­bien­ta­lis­ta y sus es­fuer­zos por sa­bo­tear el en­re­do fue­ron im­por­tan­tes pe­ro in­fruc­tuo­sos, a pe­sar in­clu­so de ha­ber ge­ne­ra­do opi­nio­nes en­con­tra­das den­tro de la pro­pia es­co­la do sam­ba.

To­do ter­mi­nó con un men­sa­je po­pu­lar, cla­ro y di­rec­to del agro en el co­ra­zón de la co­mu­ni­dad, el pri­mer pre­mio pa­ra Vi­lla Isa­bel y, fi­nal­men­te, una ac­ción de fo­res­ta­ción del spon­sor pa­ra neu­tra­li­zar la hue­lla de car­bono que el pro­yec­to ge­ne­ró. To­do re­don­do.

En 2016, Uni­dos de Ti­ju­ca cen­tró su en­re­do en un ho­me­na­je a So­rri­so, una de las ciu­da­des em­ble­má­ti­cas de la re­vo­lu­ción de la agri­cul­tu­ra de Bra­sil de los úl­ti­mos 25 años. Con el tí­tu­lo de "So­rri­so siem­bra, Ti­ju­ca ce­le­bra el sue­lo sa­gra­do", se pu­so de re­lie­ve la agri­cul­tu­ra bra­si­le­ña, el tra­ba­jo del hom­bre de cam­po, los lo­gros tec­no­ló­gi­cos que ha des­ple­ga­do la agroin­dus­tria, y ade­más lo­gró des­ta­car el desa­rro­llo de una ciu­dad jo­ven que cre­ció a ta­sas chi­nas has­ta con­ver­tir­se en la Ca­pi­tal Na­cio­nal de los Agro­ne­go­cios.

Pe­ro 2017 pin­ta muy di­fe­ren­te. El mis­mo es­ce­na­rio ele­gi­do en 2013 y 2016 pa­ra po­si­cio­nar el men­sa­je del agro en el prin­ci­pal es­ce­na­rio de Bra­sil, en fe­bre­ro pró­xi­mo se­rá an­fi­trión de un en­re­do con ar­gu­men­tos, en prin­ci­pio, muy con­tra­rios al agro­ne­go­cio. La es­co­la Em­pe­ra­triz Leo­pon­di­nen­se se pro­mue­ve co­mo un es­pa­cio de­mo­crá­ti­co que ce­le­bra la di­ver­si­dad y pro­mue­ve la cul­tu­ra, y es­te año ba­sa­rá su en­re­do en des­ta­car la ri­ca con­tri­bu­ción de los pue­blos in­dí­ge­nas a la cul­tu­ra bra­si­le­ña y al mis­mo tiem­po cons­truir un men­sa­je de con­ser­va­ción y res­pe­to por la na­tu­ra­le­za y la bio­di­ver­si­dad (“XINGU, el gri­to que vie­ne de los bos­ques”).

Es­tos prin­ci­pios, que la agri­cul­tu­ra mo­der­na tie­ne asu­mi­dos ba­jo el con­cep­to de Bue­nas Prác­ti­cas agrí­co­las, pa­re­cie­ran no ha­ber si­do bien co­mu­ni­ca­dos por la es­co­la ya que el sec­tor de agro­ne­go­cios reac­cio­nó ma­si­va­men­te en­ten­dien­do que el pro­yec­to de­ni­gra la ima­gen del sec­tor con ge­ne­ra­li­za­cio­nes ne­ga­ti­vas so­bre el desem­pe­ño sus­ten­ta­ble del sec­tor ru­ral bra­si­le­ño, res­pe­ta­do en to­do el mun­do por la efi­cien­cia, la tec­no­lo­gía apli­ca­da, y de ser el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de sos­te­ner la mal­tre­cha eco­no­mía del país en un mo­men­to po­lí­ti­co cla­ve.

La reac­ción co­mu­ni­ca­ti­va de las gre­mia­les y cá­ma­ras del sec­tor de agro­ne­go­cios fue im­por­tan­te pe­ro con pro­pues­tas es­tra­té­gi­cas muy dis­tin­tas y con muy ba­jo ni­vel de acuer­do y coor­di­na­ción. La agen­cia Ne­tNe­xus Bra­sil sin­te­ti­zó las re­per­cu­sio­nes de di­chas reac­cio­nes des­ta­can­do que “la agri­cul­tu­ra ha lo­gra­do ins­ta­lar un re­pu­dio pú­bli­co al en­re­do lla­man­do la aten­ción de la pren­sa pa­ra ex­pre­sar su re­pu­dio a di­cho ar­gu­men­to. La pren­sa es­pe­cia­li­za­da dio una am­plia co­ber­tu­ra fa­vo­ra­ble pe­ro es es­pe­cial­men­te des­ta­ca­ble la re­per­cu­sión po­si­ti­va en la pren­sa no es­pe­cí­fi­ca y al­ter­na­ti­va (his­tó­ri­ca­men­te des­fa­vo­ra­ble pa­ra el sec­tor). Por úl­ti­mo, des­ta­ca el in­for­me que, las ac­cio­nes con­tra­rias al sec­tor per­die­ron su fuer­za, pe­ro con­ti­nua­ron re­per­cu­tien­do muy fuer­te en re­des so­cia­les. Si bien an­te es­te ca­so el sec­tor de agro­ne­go­cios va­lo­ra que se lo­gró una per­cep­ción de la co­mu­ni­ca­ción con­jun­ta de la in­dus­tria y ca­si de ma­ne­ra iné­di­ta ha ha­bi­do una rá­pi­da reac­ción de res­pues­ta es­tá cla­ro que lo que si­gue fal­tan­do son pla­nes estratégicos que sos­ten­gan cam­pa­ñas per­ma­nen­tes y even­tual­men­te pro­to­co­los de cri­sis coor­di­na­dos pa­ra res­pon­der en ca­sos co­mo es­te.

De cual­quier mo­do el ca­so se cons­ti­tu­yó en un in­tere­san­te es­ce­na­rio pa­ra ana­li­zar los vai­ve­nes de la co­mu­ni­ca­ción del agro en un con­tex­to don­de la agri­cul­tu­ra tie­ne ca­da vez ma­yor ex­po­si­ción, es­pe­cial­men­te los atri­bu­tos de sus­ten­ta­bi­li­dad de sus pro­ce­sos y en una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra nues­tra vi­sión des­de Ar­gen­ti­na don­de, con ma­ti­ces, el con­flic­to pro­duc­ción am­bien­te es­tá y es­ta­rá de acá en ade­lan­te en pri­me­ra pla­na.

Es­tá cla­ro que fal­tan pla­nes estratégicos y cam­pa­ñas pa­ra res­pon­der a es­tos ca­sos

La co­se­cha de so­ja en el Ma­to Gros­so es un sím­bo­lo de la po­ten­cia del agro­ne­go­cio bra­si­le­ro. Gi­gan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.