El ojo del amo... “re­cría” el ga­na­do

En el cam­po “La Pos­ta”, Ti­bur­cio Imaz tie­ne un ne­go­cio ren­ta­ble re­crian­do ter­ne­ros. Lo ar­mó con mu­cho ma­ne­jo de la ha­cien­da, de las pas­tu­ras y apli­can­do tec­no­lo­gía. Un ca­so mo­de­lo de efi­cien­cia.

Clarin - Rural - - TAPA - GRAL. LA MA­DRID. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

La ga­na­de­ría en el su­does­te bo­nae­ren­se no le es­ca­pó a la cri­sis que su­frió la ac­ti­vi­dad en el país en los úl­ti­mos años por las po­lí­ti­cas ad­ver­sas y el boom de la so­ja. En es­ta re­gión se per­die­ron más de 2 millones de ca­be­zas. Con cam­pos de so­bra pa­ra pro­du­cir car­ne, aho­ra la re­gión tie­ne me­jo­res pers­pec­ti­vas pa­ra apos­tar a la ac­ti­vi­dad.

Así lo es­tá con­fir­man­do Ti­bur­cio Imaz, un pro­duc­tor de Ge­ne­ral La Ma­drid, Bue­nos Ai­res, quien jun­to a su es­po­sa En­car­na­ción, co­men­za­ron a po­blar los lo­tes nuevamente con ha­cien­da ca­pi­ta­li­za­da. Hoy ya cuen­ta con 917 ani­ma­les en el es­ta­ble­ci­mien­to lla­ma­do “La Pos­ta”, un es­ta­ble­ci­mien­to de re­cría de 113 hec­tá­reas ga­na­de­ras, lu­gar que re­co­rrió Cla­rín Ru­ral. La cla­ve de Imaz es la gran can­ti­dad de ani­ma­les por hec­tá­rea. Tie­ne ca­si 10 ani­ma­les . Así, la pro­duc­ción de car­ne que pre­vé en es­te año es de 1.500 ki­los por hec­tá­rea mien­tras que el pro­me­dio de la lo­ca­li­dad es de 100 ki­los por hec­tá­rea.

¿Có­mo lo ha­ce? Apos­tan­do de lleno a la pro­duc­ción de pas­tu­ras agre­gan­do to­da la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble y un buen ma­ne­jo de las mis­mas y del ro­deo. “Pro­du­ci­mos en un cam­po pro­me­dio de la zo­na. La úni­ca ven­ta­ja es que no tie­ne en­tra­da de agua”, in­di­có.

Pe­ro an­tes de lle­gar a es­tos lo­gros, Imaz tu­vo que ir sor­tean­do di­fe­ren­tes obs­tácu­los des­de 1997, el año que com­pró el cam­po.“Con un cré­di­to pu­de comprarlo. Pe­ro que­dé des­ca­pi­ta­li­za­do. Al prin­ci­pio, arren­da­ba par­te del mis­mo pa­ra ob­te­ner di­ne­ro. Lue­go, fui ha­cien­do de a po­co las par­ce­las y las pas­tu­ras. Y la can­ti­dad de ha­cien­da que in­gre­sa­ba era muy va­ria­ble. Siem­pre de­pen­día de un ter­ce­ro”, re­la­tó Imaz.

En un pri­mer mo­men­to in­vir­tió en in­fra­es­truc­tu­ra: man­gas, co­rra­les, agua­das, pla­zo­le­tas, Pe­ro aho­ra tra­ba­ja con una par­te de la ha­cien­da que per­te­ne­ce al Club del In­ver­sor Ga­na­de­ro, que es una al­ter­na­ti­va de in­ver­sión pa­ra los aho­rris­tas, que van 50%50% con las ga­nan­cias ob­te­ni­das. “Le da es­ta­bi­li­dad al ne­go­cio sa­ber que con­ta­mos con es­te respaldo”, des­ta­có Imaz. Sin em­bar­go, la idea del pro­duc­tor es ca­pi­ta­li­zar­se con sus pro­pios ani­ma­les.

Ya con el ne­go­cio más es­ta­ble, afi­nó aun más el ma­ne­jo del ro­deo, de la sa­ni­dad y de las pas­tu­ras, que son las claves pa­ra el éxi­to de es­te es­ta­ble­ci­mien­to.

En “La Pos­ta” tra­ba­jan con ha­cien­da de re­cría que co­mien­za a lle­gar en­tre el 20 de abril y el 15 de ma­yo con un pe­so de en­tre 160 a 180 ki­los por ani­mal, de­pen­dien­do de la ca­te­go­ría. En el cam­po aho­ra hay va­qui­llo­nas, que se le dio ser­vi­cio en el cam­po y van asa­lir pre­ña­das en mar­zo, y no­vi­lli­tos, pa­ra co­mer­cia­li­zar­los co­mo gor­dos. “Los ani­ma­les se ubi­can en lo­tes ho­mo­gé­neos de no más de 150 ca­be­zas y se ma­ne­jan de for­ma ro­ta­ti­va en par­ce­las de 40 por 40 me­tros y de 40 por 20 me­tros, de­pen­dien­do la ofer­ta fo­rra­je­ra y épo­ca del año”, de­ta­lló.

En es­te sen­ti­do, realizan en­tre 4 a 6 cam­bios de par­ce­la por día. Lue­go, la ha­cien­da duer­me aquí pa­ra que la bos­ta se in­cor­po­re al sue­lo y sir­va co­mo fer­ti­li­zan­te.

Y la otra pa­ta fun­da­men­tal pa­ra la al­ta pro­duc­ción de car­ne es el ma­ne­jo de las pas­tu­ras. En es­te es­ta­ble­ci­mien­to pre­do­mi­nan la al­fal­fa y la fes­tu­ca, que se siembran con al­ta tec­no­lo­gía.

En pri­mer lu­gar, se lim­pía el lo­te pa­ra que no ha­ya cas­co­tes ni ma­le­zas. “To­do lo­te que va a pas­tu­ras tie­ne al me­nos 3 años de lim­pie­za con cul­ti­vos co­mo maíz o tri­go/ce­ba­da”, ma­ni­fes­tó.

En pa­ra­le­lo, im­plan­tan se­mi­llas de al­ta per­for­man­ce y se le agre­gan 300 ki­los de fós­fo­ro. “Es lo que va a ne­ce­si­tar la al­fal­fa en los 7 años de pro­duc­cón. Co­mo el fós­fo­ro no tie­ne mo­vi­li­dad. La plan­ta va to­man­do a me­di­da que ne­ce­si­ta”, ex­pli­có agre­gan­do que el ni­vel de los sue­los de es­te cam­po es de 5 ppm (par­tes por mi­llón).

Am­bas pas­tu­ras se siembran en el mis­mo lo­te, lo que lo ayu­da a “ga­nar­le la pe­lea” a las ma­le­zas, so­bre to­do al gra­món (Cy­no­don dacty­lon) que es la más amen­za­zan­te de es­ta zo­na. “La fes­tu­ca ha­ce som­bra en in­vierno pa­ra que no crez­can y en ve­rano, la al­fal­fa ha­ce el mis­mo tra­ba­jo”, de­ta­lló.

Con es­te ma­ne­jo y uti­li­za­ción de pa­que­te tec­no­ló­gi­co, Imaz sub­ra­yó, ob­ser­van­do de­te­ni­da­men­te las pas­tu­ras, que la in­ver­sión es al­ta “pe­ro des­pués los be­ne­fi­cios es­tán a la vis­ta”. El cos­to de im­plan­ta­ción de las pas­tu­ras en es­te año fue de $10.688 por hec­tá­rea. “Co­mo los pro­duc­to­res ha­cen un maíz en Per­ga­mino (zo­na nú­cleo), yo ha­go una pas­tu­ra en La Ma­drid. To­do lo que hay dis­po­ni­ble, se lo agre­go”, com­pa­ró.

Asi­mis­mo, tie­ne co­mo re­ser­va ro­llos de pas­tu­ras y silos de maíz pa­ra el in­vierno o pa­ra cuan­do se pro­duz­ca al­gu­na ano­ma­lía, co­mo la falta de agua o inun­da­cio­nes. “Pro­du­cir ro­llos y ubi­car­los a lo lar­go del alam­bra­do es más ac­ce­si­ble ecó­no­mi­ca­men­te que usar por­ta ro­llos. Ade­más, los ani­ma­les co­men arro­di­lla­dos y se des­per­di­cia me­nos”, con­sig­nó Imaz, quien jun­to a un em­plea­do desa­rro­llan to­do el tra­ba­jo a cam­po.

Y los re­sul­ta­dos son más que aus­pi­cio­sos. Ob­tie­ne 1.500 ki­los de car­ne por hec­tá­rea. “En 15 hec­tá­reas hay 340 va­qui­llo­nas ga­nan­do en­tre 700 a 800 gra­mos. Y es­to pro­yec­ta­do a un año da 3.000 ki­los de car­ne por hec­tá­rea. Es un dis­pa­ra­te”, en­fa­ti­zó sa­can­do pe­cho de su pro­duc­ción.

Y no so­lo se que­da con lo que tie­ne. Si no que el cam­po tie­ne po­ten­cial pa­ra se­guir cre­cien­do. “Po­dría te­ner pa­ra re­criar 1.200 ter­ne­ros cuan­do ten­ga to­do el cam­po con pas­tu­ras”..

“La Pos­ta” es un ejem­plo a se­guir en la zo­na. Por eso, es­ta se­ma­na lle­gó un gru­po de pro­duc­to­res pa­ra co­no­cer­lo. Y tras la re­co­rri­da, ya en Car­hué co­men­za­rán a re­pli­car es­te sis­te­ma de pro­duc­ción.

Con el pe­cho in­fla­do. Imaz so­bre un lo­te de va­qui­llo­nas que per­te­ne­cen al Clun del In­ver­sor Ga­na­de­ro. Pro­du­ce por hec­tá­rea 1.500 ki­los de car­ne, una ci­fra pa­ra des­ta­car.

El ojo del amo. Ti­bur­cio Imaz, en su cam­po en un lo­te de va­qui­llo­nas que fue­ron en­tre­ga­das por el Club del In­ver­sor Ga­na­de­ro. En to­tal tie­ne 917 ani­ma­les en 113 hec­tá­reas ga­na­de­ras.

No­vi­lli­tos. Hay 136 ani­ma­les de la ca­te­go­ria y lo venden co­mo gor­do.

Ro­llos. Es­tán ubi­ca­dos so­bre el alam­bra­do y los ani­ma­les co­men des­de aba­jo ha­cia arri­ba.

Pas­tu­ras. Hay 93 hec­tá­reas sem­bra­das con al­fal­fa y fes­tu­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.