En La Rio­ja, los bus­ca­do­res del oro ver­de Ag­ronego­cios.

En la fin­ca oli­ví­co­la Vis­ta Lar­ga, en la lo­ca­li­dad de Chi­le­ci­to, apues­tan a la di­fe­ren­cia­ción que les da el ma­ne­jo ajus­ta­do, la tec­no­lo­gía de pun­ta y el ne­go­cio del acei­te. In­no­va­ción y mu­cho tra­ba­jo du­ro.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

In­no­var has­ta lo­grar un nue­vo pa­ra­dig­ma pro­duc­ti­vo. Tra­ba­jar fuer­te has­ta con­se­guir el ob­je­ti­vo. De es­to se tra­ta la his­to­ria pro­duc­ti­va de la fin­ca Vis­ta Lar­ga, en el valle de Chi­le­ci­to, en La Rio­ja.

Allí, en es­te mo­men­to, co­se­chan el ter­cer ci­clo de un gran oli­var de 1.000 hec­tá­reas y, por pri­me­ra vez, pro­ce­san la acei­tu­na en la plan­ta que es­tán inau­gu­ran­do den­tro del es­ta­ble­ci­mien­to y que se cons­tru­yó en tiem­po ré­cord.

“Hoy, ve­mos que nues­tro sis­te­ma pro­duc­ti­vo de su­per al­ta den­si­dad de plan­tas por hec­tá­rea (SHD, por sus si­glas en in­glés), fun­cio­na. Pe­ro, cam­biar una for­ma de pro­du­cir tan tra­di­cio­nal co­mo es la pro­duc­ción de acei­tu­na en La Rio­ja, que se tra­ba­ja de for­ma ma­nual o se­mi me­ca­ni­za­da, ge­ne­ró mu­cha con­tro­ver­sia en­tre nues­tros co­le­gas. Fue com­pa­ra­ble con lo que su­ce­dió con la siem­bra di­rec­ta en la zo­nas agrí­co­las ha­ce trein­ta años”, sos­tie­ne Cé­sar Gi­me­nez a Cla­rín Ru­ral. El es ase­sor téc­ni­co y el ge­ren­te ge­ne­ral del es­ta­ble­ci­mien­to, y fue el pri­me­ro que de­bió ex­pan­dir su vi­sión pa­ra lle­var ade­lan­te es­te desa­rro­llo. (Ver “La sa­tis­fac­ción...”).

La fuer­za de ins­pi­ra­ción y la ener­gía pa­ra re­ver­tir una his­to­ria se en­cuen­tran rá­pi­da­men­te en es­te pai­sa­je ad­mi­ra­ble. Es­te oli­var es­tá en­tre dos cor­do­nes se­rra­nos: al oes­te es­tá el im­poe­nen­te Fa­ma­ti­na, que tie­ne sus pi­cos más al­tos ne­va­dos to­do el año y, al es­te, el Ve­las­co.

Res­pec­to a lo que co­men­ta Gi­me­nez, un da­to pue­de apor­tar cla­ri­dad so­bre el SHD: de las 90.000 hec­tá­reas sem­bra­das con oli­vo en Ar­gen­ti­na, so­lo el dos por cien­to se siem­bra con es­te sis­te­ma y Vis­ta Lar­ga es el úni­co en pro­duc­ción, por el mo­men­to.

En la fin­ca plan­ta­ron los pri­me­ros oli­vos a fi­na­les de 2012. An­tes, re­co­rrie­ron un lar­go ca­mino. “La idea de la su­per al­ta den­si­dad em­pe­zó en 2008. Via­ja­mos a dis­tin­tos paí­ses lí­de­res en oli­vi­cul­tu­ra y que tie­nen es­te sis­te­ma, co­mo Es­pa­ña, Ita­lia, Es­ta­dos Uni­dos o Ara­bia Sau­di­ta. Lue­go, ana­li­za­mos la fac­ti­bi­li­dad de lle­var­lo a ca­bo en dis­tin­tas re­gio­nes ar­gen­ti­nas, has­ta que se ad­qui­rió es­te cam­po a fi­na­les de 2011. En un año, qui­ta­mos la pe­dre­go­si­dad del cam­po, se des­mon­tó la ve­ge­ta­ción ar­bus­ti­va de pe­de­mon­te y se cons­tru­ye­ron ca­mi­nos pa­ra tran­si­tar. Ade­más, se sis­te­ma­ti­zó el te­rreno con el di­se­ño de ca­na­les pa­ra con­du­cir el agua que ba­ja­ba si­nuo­sa­men­te y con pie­dras de la pre­cor­di­lle­ra, se hi­cie­ron los po­zos pa­ra con­se­guir el agua y se ins­ta­ló el rie­go. Acá, el agua es muy ne­ce­sa­ria ya que llue­ven 150 mi­lí­me­tros por año”, re­su­me Gi­me­nez.

Y, en el año 2015, se co­se­cha­ron las pri­me­ras plan­tas. Es­ta es otra de las ven­ta­jas que des­ta­can a es­tos cua­dros de plan­ta­ción, agre­ga el téc­ni­co, “que en­tran rá­pi­da­men­te en pro­duc­ción de fru­ta”.

En­ton­ces, has­ta la co­se­cha an­te­rior, en es­ta fin­ca so­lo se ha­bló un úni­co idio­ma: fue cam­po y pro­duc­ción. Aho­ra, las co­sas cam­bia­ron y tam­bién se in­te­gró el len­gua­je de la in­dus­tria y el agro­ne­go­cio.

Es­to sig­ni­fi­có, pa­ra las 120 per­so­nas que in­te­gran el ma­ne­jo de es­te cam­po, un cam­bio de men­ta­li­dad y pen­sar en el mer­ca­do y el po­si­cio­na­mien­to de su pro­duc­to, en la co­mer­cia­li­za­ción, for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des, en­tre otras cues­tio­nes cla­ve.

La con­fian­za en el sis­te­ma SHD, que so­lo se es­tá pen­sa­do pa­ra pro­du­cir acei­te de oli­va, y la ne­ce­si­dad de abor­dar nue­vos desafíos fue tan im­por­tan­te que, a me­dia­dos del año pa­sa­do, co­men­za­ron la cons­truc­ción de la fá­bri­ca. La obra ci­vil y la ins­ta­la­ción de la ma­qui­na­ria im­por­ta­da, más el área de al­ma­ce­na­mien­to, tar­dó nue­ve me­ses. Así se con­vir­tie­ron en acei­te­ros y, se­gún ellos, con la plan­ta de ex­trac­ción más gran­de de Su­da­mé­ri­ca. Es­to ocu­rre en un gran año co­mer­cial: ac­tual­men­te, el pre­cio del acei­te al­can­za los U$S 4.000 por to­ne­la­da, muy cer­ca del ré­cord (4.500 dó­la­res). “Por un la­do, pa­ra no­so­tros es una bue­na no­ti­cia el pre­cio ac­tual pe­ro, por el otro, sa­be­mos que eso im­pac­ta en el va­lor de la gón­do­la de to­do el mun­do. Si és­te es al­to, el con­su­mi­dor mi­ra otras al­ter­na­ti­vas y cuan­do op­ta por un acei­te más ba­ra­to, cues­ta que vuel­va a con­su­mir acei­te de oli­va”, se sin­ce­ra Gi­me­nez.

Más allá de to­dos es­tos avan­ces en tan po­co tiem­po, en Vis­ta Lar­ga re­co­no­cen que son so­lo una par­te de lo que real­men­te as­pi­ran a ser.

“Nues­tro ob­je­ti­vo es con­se­guir una pro­duc­ción con al­ta can­ti­dad de fru­ta, un pro­duc­to de al­ta ca­li­dad, con un ma­ne­jo to­tal­men­te me­ca­ni­za­do

y de ba­jo cos­to”, dis­pa­ra el ge­ren­te y ade­lan­ta que en los pró­xi­mos tres años pla­nean al­can­zar las 3.000 hec­tá­reas sem­bra­das con SHD y agre­gar otra lí­nea más de pro­ce­sa­mien­to de fru­ta en la fá­bri­ca. Con es­ta me­ta cum­pli­da se con­ver­ti­rán en un ju­ga­dor muy fuer­te a ni­vel glo­bal, que pro­du­ci­rá 7.000 to­ne­la­das de acei­te anual­men­te. Otro da­to a mo­do de pa­rá­me­tro: en Ar­gen­ti­na se con­su­men 9.000 to­ne­la­das por año.

Da­niel Min­chiot­ti va de la plan­ta­ción a la fá­bri­ca y de la fá­bri­ca a la plan­ta­ción. Se apo­ya fir­me­men­te en Sergio Abri­go. Ellos son el en­car­ga­do ge­ne­ral del cam­po y el en­car­ga­do de pro­duc­ción, res­pec­ti­va­men­te. Sa­ben que por los se­sen­ta días que se ex­ten­de­rá la co­se­cha del oli­var, las cir­cuns­tan­cias apre­mian.

Atrás de la co­se­cha­do­ra, en­tra una má­qui­na mul­ti­ta­rea y adap­ta­da por los téc­ni­cos del cam­po pa­ra po­dar y pul­ve­ri­zar al mis­mo tiem­po. Así, em­pie­zan las la­bo­res del nue­vo ci­clo. En la otra pun­ta del cam­po, las cua­dri­llas tra­ba­jan en la con­duc­ción de los plan­ti­nes y el des­bro­ta­do. Tam­bién hay que mo­ni­to­rear el área de vi­ve­ro y el fer­ti­rrie­go (rie­go más fer­ti­li­zan­te). No hay tiem­po que per­der.

El sis­te­ma en su­per al­ta den­si­dad im­pli­ca du­pli­car, o has­ta ca­si tri­pli­car, la can­ti­dad de plan­tas por hec­tá­rea, res­pec­to al de al­ta den­si­dad, y al­can­zar en­tre 1.500 a 2.000 oli­vos por hec­tá­rea. En los ca­sos tra­di­cio­na­les se siem­bran en­tre 200 a 300 plan­tas por hec­tá­rea.

En es­tas mil hec­tá­reas, el SHD se di­se­ñó con una es­pal­de­ra de dos me­tros de al­to, si­mi­lar a lo que se es­ti­la en la vid, y las plan­tas se en­tu­to­ran has­ta esa al­tu­ra y lue­go tie­nen cre­ci­mien­to li­bre. Aho­ra, en la fin­ca es­tán pro­ban­do con una me­dia es­pal­de­ra. “Eso per­mi­te un cre­ci­mien­to li­bre des­de una al­tu­ra me­nor. Ade­más, im­pli­ca ba­jar cos­tos de tra­ba­jo ma­nual por hec­tá­rea por­que la es­pal­de­ra tie­ne la mi­tad de al­tu­ra”, ex­pli­ca Abri­go.

Y Min­chiot­ti co­men­ta: “Aun­que pa­rez­ca una cues­tión me­nor, pa­ra man­te­ner es­te im­por­tan­te ne­go­cio es fun­da­men­tal la es­ta­bi­li­dad pro­duc­ti­va, lo que tam­bién im­pli­ca ha­cer to­do muy a tiem­po. Por eso, por ejem­plo, la co­se­cha du­ra se­sen­ta días. Cuan­to más tiem­po es­tá la fru­ta en el ár­bol más se afec­ta la pro­duc­ción del año que vie­ne. En el oli­vo, co­mo en otros fru­ta­les, cuan­do el fru­to es­tá mu­cho tiem­po en plan­ta se dis­pa­ra una se­ñal in­ter­na, un me­ca­nis­mo de re­tro­con­trol hor­mo­nal, que re­du­ce la pro­duc­ción de acei­tu­na del año próximo. Con la co­se­cha rá­pi­da bus­ca­mos evi­tar una pro­duc­ti­vi­dad de al­tos y ba­jos re­pe­ti­da año a año”, ex­pli­ca el téc­ni­co. De los 13.000 ki­los de acei­tu­na que ex­traen por hec­tá­rea, un 13 por cien­to será acei­te. Es­te año pro­du­ci­rán 2.500 to­ne­la­das de ju­go.

“Con los 26 tan­ques de al­ma­ce­nar­mien­to te­ne­mos un área de guar­da so­bre­di­men­sio­na­da por­que no pue­de fal­tar es­pa­cio pa­ra con­ser­var el pro­duc­to. El plan por aho­ra es que otra em­pre­sa frac­cio­ne el pro­duc­to y pla­ni­fi­ca­mos ex­por­tar el 70 por cien­to y el otro 30 de­ri­var­lo al mer­ca­do in­terno”, con­clu­ye Gi­me­nez.

Ma­ne­jo, tec­no­lo­gía y ne­go­cio, las pun­tas de un trián­gu­lo que di­fe­ren­cian a la fin­ca Vis­ta Lar­ga.

A car­go. A la izq., Min­chiot­ti, en­car­ga­do de Vis­ta Lar­ga, jun­to con Abri­go, res­pon­sa­ble de pro­duc­ción. Am­bos lle­van ade­lan­te el ma­ne­jo del cam­po. Atrás, los ne­va­dos pi­cos de Fa­ma­ti­na.

Tra­ba­jan­do. La co­se­cha­do­ra de oli­vos pa­ra “su­per al­ta den­si­dad”, di­se­ña­da a par­tir de la de ca­fé, avan­za. Las plan­tas se con­du­cen en es­pal­de­ra y con la po­da se las adap­tó a la má­qui­na.

El pro­ce­so. Aba­jo, cuan­do se re­ci­be la fru­ta, y an­tes de la des­car­ga, un ope­ra­rio to­ma la tem­pe­ra­tu­ra de la acei­tu­na al lle­gar a la in­dus­tria. A la der., arri­ba, la plan­ta se al­za en me­dio del oli­var. Aba­jo, lue­go del la­va­do y el pro­ce­sa­mien­to, se ob­tie­ne el pro­duc­to fi­nal: el acei­te de oli­va.

Gi­mé­nez. El ase­sor y ge­ren­te eva­lúa plan­tas des­púes de la po­da.

A pleno. Par­te del plan­tel de Vis­ta Lar­ga, en puer­ta de fá­bri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.