El re­me­dio pa­ra los ba­jos pre­cios

Clarin - Rural - - RURAL - hhuer­go@cla­rin.com

La ofer­ta au­men­ta y los pre­cios ba­jan. De ma­nual. Se vie­ne la ma­yor co­se­cha de la his­to­ria a ni­vel glo­bal, con un alu­vión de so­ja y maíz que mo­men­tá­nea­men­te la de­man­da no pue­de di­ge­rir. El des­tino fi­nal de am­bos pro­duc­tos re­quie­re de un cre­ci­mien­to de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da, y es­to in­clu­ye fac­to­res con res­tric­cio­nes bio­ló­gi­cas (stocks de ani­ma­les de dis­tin­tas es­pe­cies) y res­tric­cio­nes po­lí­ti­cas (uso de bio­com­bus­ti­bles).

En con­se­cuen­cia, los stocks fi­na­les de gra­nos, des­pues de va­rios años de achi­que, es­tán hol­ga­dos. El cli­ma acom­pa­ñó en to­do el mun­do y los rin­des es­tu­vie­ron por en­ci­ma de las lí­neas de ten­den­cia. Es­to dis­pa­ró la alar­ma en­tre los far­mers de los EEUU, que afron­tan la siem­bra (arran­ca el mes próximo) con nú­me­ros de que­bran­to.

Pe­ro la reali­dad es que es­ta si­tua­ción im­pli­ca un es­tí­mu­lo muy po­ten­te pa­ra la ex­pan­sión de la de­man­da, re­va­li­dan­do el ada­gio de que “el me­jor re­me­dio pa­ra los ba­jos pre­cios son los ba­jos pre­cios”.

Lo pri­me­ro que con­vie­ne te­ner en cuen­ta es que en la Ar­gen­ti­na hay un “col­chón” im­por­tan­te en el prin­ci­pal cul­ti­vo, que es la so­ja. La aban­de­ra­da de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas que­dó re­le­ga­da, ba­jo el yu­go de los de­re­chos de ex­por­ta­ción. La pro­duc­ción se es­tan­có y es­ta­mos per­dien­do po­si­cio­nes re­la­ti­vas res­pec­to a Bra­sil (que es­te año le em­par­dó la par­ti­da a Es­ta­dos Uni­dos). A par­tir de enero próximo las re­ten­cio­nes ba­ja­rán un 0,5% men­sual, con lo que a fi­nes del 2018 es­ta­rán en un 24%, pa­ra se­guir ba­jan­do y lle­gar a un 18% en di­ciem­bre de 2019.

Mien­tras tan­to, el maíz y el tri­go ex­pe­ri­men­ta­ron una rá­pi­da reac­ción an­te el es­tí­mu­lo de la uni­fi­ca­ción cam­bia­ria (que tam­bién fa­vo­re­ció al com­ple­jo so­ja) y la eli­mi­na­ción de las re­ten­cio­nes y las tra­bas a la ex­por­ta­ción. Des­apa­re­ció el efec­to bus­ca­do en la era K, que apun­ta­ba a man­te­ner el mer­ca­do in­terno so­bre ofer­ta­do, di­vor­cian­do los pre­cios in­ter­nos res­pec­to a los in­ter­na­cio­na­les. Ni bien se sa­có el pie de la puer­ta gi­ra­to­ria, am­bos ce­rea­les cre­cie­ron más de un 50% en el pri­mer año de la era MM, y es­to re­cién em­pie­za.

En­ton­ces, sur­ge con fuer­za el nue­vo pa­ra­dig­ma: es­tas pam­pas se apres­tan a lan­zar al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal un enor­me vo­lu­men de maíz y tri­go. Vol­ve­re­mos a ser ju­ga­do­res po­de­ro­sos en un mer­ca­do en el que ha­bía­mos per­di­do pe­so es­pe­cí­fi­co. Pe­ro la con­se­cuen­cia es que es­ta ofer­ta adi­cio­nal agre­ga­rá pre­sión so­bre los pre­cios.

En los úl­ti­mos quin­ce años, el fac­tor que más in­ci­dió en man­te­ner al­tos los pre­cios agrí­co­las fue la irrup­ción de los bio­com­bus­ti­bles. En es­pe­cial, el eta­nol, que en los Es­ta­dos Uni­dos se con­vir­tió en el prin­ci­pal des­tino del maíz. Son 130 mi­llo­nes de to­ne­la­das por año, más de un ter­cio de la co­se­cha. Y a pe­sar de las re­ti­cen­cias del se­ñor Trump, pa­re­ce que la his­to­ria con­ti­núa. Los pro­duc­to­res, que vo­ta­ron fer­vo­ro­sa­men­te por el re­pu­bli­cano, ven en el eta­nol una ta­bla de sal­va­ción. Es fun­da­men­tal que man­ten­gan o in­cre­men­ten el cor­te, que es­tá en el 10%. Y es igual­men­te im­por­tan­te que en la Ar­gen­ti­na si­ga­mos el mis­mo sen­de­ro, pa­ra que lle­gue me­nos maíz a los puer­tos.

Pe­ro los mis­mos far­mers pre­sio­nan pa­ra que el otro bio­com­bus­ti­ble, el bio­die­sel, de­je de im­por­tar­se. Y eso nos afec­ta se­ve­ra­men­te. Es­ta se­ma­na CARBIO, la cá­ma­ra que nu­clea a los ex­por­ta­do­res ar­gen­ti­nos, en­cen­dió la luz de alar­ma an­te el pe­di­do de los so­je­ros nor­te­ame­ri­ca­nos de que se apli­quen de­re­chos de im­por­ta­ción al bio ar­gen­tino. Es un mer­ca­do de 1,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das, por le­jos el más im­por­tan­te pa­ra la in­dus­tria lo­cal des­de que la Unión Eu­ro­pea lo sa­có de la can­cha con aran­ce­les del 23%.

Una vez más, se po­ne so­bre el ta­pe­te la im­por­tan­cia de los bio­com­bus­ti­bles en la ecua­ción agrí­co­la. Por suer­te, bue­na par­te de la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri pa­re­ce com­pren­der­lo.

So­ja. Los far­mers pi­die­ron que se apli­quen de­re­chos de im­por­ta­ción al bio ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.