La co­la­bo­ra­ción, el me­jor se­cre­to ho­lan­dés

En el mar­co de la vi­si­ta del pre­si­den­te Ma­cri a Ho­lan­da, el au­tor re­co­rrió el país eu­ro­peo y res­ca­tó dos con­cep­tos cla­ves que lo han con­ver­ti­do en una po­ten­cia:“co­la­bo­ra­ción” y “an­ti­ci­pa­ción”.

Clarin - Rural - - RURAL - Fe­de­ri­co Bert Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Ha­ce unos días tu­ve la po­si­bi­li­dad de via­jar a Ho­lan­da y pa­sar unos días allí. Fui in­vi­ta­do por el pro­gra­ma de vi­si­tan­tes del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Exteriores en vís­pe­ras de la vi­si­ta de Es­ta­do que reali­zó es­ta mis­ma se­ma­na el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri.

Du­ran­te la es­ta­día re­co­rrí una di­ver­si­dad de pun­tos in­tere­san­tes es­tra­té­gi­ca­men­te ele­gi­dos por los an­fi­trio­nes en ba­se a te­mas en co­mún en­tre Ho­lan­da y nues­tro país. Vi­si­té des­de la Uni­ver­si­dad de Wa­ge­nin­gen (número uno en te­mas de agri­cul­tu­ra y ali­men­tos) has­ta la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal de La Ha­ya, pa­san­do por el Con­ce­jo Eco­nó­mi­co y So­cial Ho­lan­dés (SER).

Des­cu­brí un país im­pre­sio­nan­te. Con po­co más de 17 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y la mi­tad del área de la pro­vin­cia de En­tre Ríos (41.5 mil km2), el PBI de Ho­lan­da es el do­ble del nues­tro y el in­gre­so per cá­pi­ta ca­si cin­co ve­ces ma­yor (ape­nas 5% de po­bre­za). Ade­más, Ho­lan­da es el se­gun­do ex­por­ta­dor del mun­do de pro­duc­tos agro­pe­cua­rios (des­pués de Es­ta­dos Uni­dos), ex­por­ta­cio­nes que en par­te de­ri­van de agre­gar va­lor a pro­duc­tos pri­ma­rios que com­pran en otras par­tes del mun­do.

Lo de im­pre­sio­nan­te no lo di­go ne­ce­sa­ria­men­te por los nú­me­ros an­te­rio­res. A pe­sar de la va­rie­dad de si­tios vi­si­ta­dos y te­mas vis­tos, en to­dos los ca­sos apa­re­ce un ele­men­to co­mún que pa­re­cie­ra ser el se­cre­to del buen fun­cio­na­mien­to: la co­la­bo­ra­ción. La pa­la­bra fue ex­plí­ci­ta­men­te nom­bra- da por mu­chas per­so­nas que nos re­ci­bie­ron. Eso me im­pre­sio­nó.

A pe­sar de las dis­tan­cias y di­fe­ren­cias, te­ne­mos mu­chos te­mas en co­mún con Ho­lan­da: ag­ronego­cios, ener­gía, agua, lo­gís­ti­ca, de­re­chos hu­ma­nos, en­tre otros. La vi­si­ta de Es­ta­do abre gran­des opor­tu­ni­da­des pa­ra cul­ti­var co­la­bo­ra­cio­nes que po­ten­cien a am­bos paí­ses.

Las au­to­ri­da­des que re­ci­bie­ron al con­tin­gen­te de ar­gen­ti­nos trans­mi­tie­ron una gran ex­pec­ta­ti­va por la vi­si­ta. Y yo en­tien­do que la opor­tu­ni­dad es es­pe­cial­men­te gran­de pa­ra nues­tra co­mu­ni­dad agroin­dus­trial.

El ma­ne­jo del agua es sin du­das uno de los te­mas pro­mi­so­rios. Ho­lan­da tie­ne ca­si la mi­tad de su área de­ba­jo del ni­vel del mar y par­te im­por­tan­te del te­rri­to­rio en tie­rras ga­na­das al agua. Pe­ro tie­nen si­glos de ex­pe­rien­cia en el te­ma. Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de ha­blar con H. Ovink, en­via­do es­pe­cial del In­ter­na­tio­nal Wa­ter Af­fairs, una di­vi­sión inau­gu­ra­da ha­ce dos años pa­ra tras­la­dar esa ex­pe­rien­cia en ma­ne­jo del agua de Ho­lan­da al res­to del mun­do.

An­tes de la lle­ga­da de Ovink ima­gi­né que íba­mos a ha­blar de obras, mo­de­la­cio­nes, etc. Sin em­bar­go, a ins­tan­tes de co­men­zar nos di­jo “el ma­ne­jo del agua re­quie­re co­la­bo­ra­ción”. Por si que­da­ban du­das, al ra­to nos di­jo que “la in­fra­es­truc­tu­ra so­cial” pue­de ser más im­por­tan­te que la in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca. Se re­fe­ría a la ca­pa­ci­dad de los ac­to­res de ha­blar, coor­di­nar, etc. Así, las au­to­ri­da­des del agua (es­truc­tu­ra de go­ber­nan­za del agua de Ho­lan­da) emer­gen de la ca­pa­ci­dad de co­la­bo­rar, di­jo Heink.

Lo que de­cía Ovink lle­na­ba de sen­ti­do al­gu­nos ha­llaz­gos del pro­yec­to Cli­ma de AACREA, en el cual tam­bién par­ti­ci­pan ins­ti­tu­cio­nes co­mo Ser­vi­cio Me­teo­ro­ló­gi­co Na­cio­nal (SMN), Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Agua (INA), Gru­po de Es­tu­dios Am­bien­ta­les (UNSL) y es fi­nan­cia­do por Na­tio­nal Scien­ce Foun­da­tion de EE.UU. Aquí en­con­tra­mos que cier­tos usos de la tie­rra pue­den ba­jar la pro­fun­di­dad de la na­pa y por lo tan­to re­du­cir los ries­gos de anega­mien­to. Pe­ro que lo que ha­ce un pro­duc­tor en su cam­po no es su­fi­cien­te pa­ra ge­ne­rar cam­bios a es­ca­la de cuenca sino que se ne­ce­si­ta de la co­la­bo­ra­ción en­tre to­dos pa­ra lo­grar un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Des­de ya que los ho­lan­de­ses no des­es­ti­man la im­por­tan­cia de in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca; bas­ta mi­rar la “ba­rre­ra de Maes­lantk” (evi­ta in­gre­so de agua del mar a un área que al­ber­ga 5 mi­llo­nes de per­so­nas), obra que cos­tó 450 mi­llo­nes de eu­ros y se usó una vez en 20 años. A pro­pó­si­to de es­to, “an­ti­ci­pa­ción” fue la otra pa­la­bra cla­ve que me tra­je.

Otra de las cues­tio­nes que me lla­mó la aten­ción (mues­tra a la co­la­bo­ra­ción co­mo fac­tor cla­ve) fue el Con­ce­jo Eco­nó­mi­co y So­cial. Es una or­ga­ni­za­ción in­de­pen­dien­te del go­bierno, for­ma­da por re­pre­sen­tan­tes de em­plea­dos, em­plea­do­res y ex­per­tos que rea­li­za es­tu­dios y re­por­tes en te­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les pa­ra ase­so­rar al go­bierno. Se lo­gra un es­pa­cio de diá­lo­go que per­mi­te con­sen­suar vi­sio­nes y for­mu­lar apor­tes con la con­vic­ción de que el bien co­mún será ma­yor a la su­ma del bien que las par­tes pue­den lo­grar ais­la­da­men­te.

El via­je me ins­pi­ró y que­ría con­ta­giar esa ins­pi­ra­ción. Me abrió nue­vas mi­ra­das res­pec­to a la re­so­lu­ción de al­gu­nos de los con­flic­tos que te­ne­mos hoy, tan­to a ni­vel de sec­tor (inun­da­cio­nes, se­mi­llas, etc.) co­mo a ni­vel de país (ten­sio­nes en­tre sec­to­res, pa­ros). Y me mos­tró que el desa­rro­llo ge­nuino no de­pen­de de fór­mu­las má­gi­cas. De­pen­de de una cues­tión sim­ple y al­can­za­ble -si nos lo pro­po­ne­mos­co­mo el es­pí­ri­tu co­la­bo­ra­ti­vo.

In­ver­nácu­los. Ho­lan­da es el se­gun­do ex­por­ta­dor de ali­men­tos en el mun­do, de­trás de Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.