La fi­de­li­dad a una ac­ti­vi­dad que apa­sio­na

En Co­ro­nel Suá­rez, en el sud­oes­te bo­nae­ren­se, So­fía Imaz ar­mó su pro­pio tam­bo pas­to­ril sin ca­pi­tal pa­ra in­ver­tir. Aho­ra, cuen­ta con más de 200 va­cas en or­de­ñe.

Clarin - Rural - - TAPA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

Le­che­ría. En Co­ro­nel Suá­rez, en el sud­oes­te bo­nae­ren­se, la jo­ven So­fía Imaz ar­mó su pro­pio tam­bo pas­to­ril con las va­cas, el cam­po y el tam­bo al­qui­la­dos, y los nú­me­ros le cie­rran.

“Cri­sis, sig­ni­fi­ca opor­tu­ni­dad”, una fra­se que se re­pli­ca en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da cuan­do las co­sas no sa­len co­mo se es­pe­ra­ba. Y es­ta fra­se le sien­ta me­jor que a na­die a So­fía Imaz, una jo­ven em­pren­de­do­ra de 29 años que du­ran­te el año pa­sa­do de­ci­dió abrir su pro­pio tam­bo en Co­ro­nel Suá­rez, en el sud­oes­te de la pro­vin­cia de Buenos Aires, mu­cho con es- fuer­zo y de­di­ca­ción, y así, con­ti­nuar de lleno con la ac­ti­vi­dad que tan­to la apa­sio­na tras el cie­rre del es­ta­ble­ci­mien­to don­de es­ta­ba tra­ba­jan­do.

Co­men­zó sin ca­pi­tal pa­ra in­ver­tir en la ac­ti­vi­dad y arren­dan­do el cam­po y las va­cas, y ya pro­du­ce 3.000 li­tros de le­che por día en es­te tam­bo pas­to­ril. Pe­ro po­der lle­gar a lo que es hoy, pa­ra So­fía, el ca­mino no fue fá­cil.

Su pa­sión por el cam­po co­men­zó des­de pe­que­ña cuan­do ayu­da­ba en la ad­mi­nis­tra­ción del es­ta­ble­ci­mien­to de su abue­lo si­tua­do en Ge­ne­ral La Madrid (a 60 ki­ló­me­tros apró­xi­ma­da­men­te de don­de po­see el tam­bo ac­tual). Sin em­bar­go, siem­pre su idea fue tra­ba­jar de for­ma in­de­pen­dien­te a la fa­mi­lia pe­ro li­ga­do ob­via­men­te al sec­tor.

Bus­can­do dón­de co­men­zar a desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te, con­si­guió em­pleo en un tam­bo en la lo­ca­li­dad de Rivera. Sin pen­sar­lo, acep­tó a pe­sar que no te­nía ex­pe­rien­cia en es­te sec­tor.

Allí, don­de es­tu­vo tra­ba­jan­do un año, co­men­zó a “to­mar­le el gus­ti­to”, que se­gún su pen­sa­mien­to, la le­che­ría es una ac­ti­vi­dad más di­ná­mi­ca que otros sec­to­res re­la­cio­na­das al cam­po.

Vien­do que es­ta­ba es­tan­ca­da en el tam­bo de Rivera, sin ho­ri­zon­te pa­ra cre­cer, to­mó la de­ci­sión de ir­se.

Y con­si­guió em­pleo en Ma­lal-có, un tam­bo si­tua­do en Co­ro­nel Suá­rez que era ex­plo­ta­do por una em­pre­sa oriun­da de Tan­dil.

Ahí, ya con ex­pe­rien­cia ba­jo su lo­mo, to­mó las rien­das del es­ta­ble­ci­mien­to. “El due­ño del tam­bo ve­nía ca­da 15 días y en­tre los dos íba­mos de­ci­dien­do el ma­ne­jo del cam­po. En esas re­co­rri­das apren­día. Me ser­vía mu­cho por­que me en­se­ña­ba y ade­más, me en­via­ba ar­tícu­los pa­ra que va­ya con­sul­tan­do”, de­ta­lló So­fía du­ran­te la vi­si­ta que hi­zo Cla­rín Ru­ral al es­ta­ble­ci­mien­to re­cien­te­men­te mien­tras el ma­te iba y ve­nía.

Asi­mis­mo, pa­ra con­ti­nuar con su cre­ci­mien­to per­so­nal, se in­tro­du­jo en un gru­po es­pe­cí­fi­co de en­car­ga­dos de tam­bos de la zo­na don­de una vez al mes com­par­tían sus pro­pias ex­pe­rien­cias.

Pe­ro el aler­ta lle­gó en oc­tu­bre del año 2015 cuan­do la em­pre­sa de Tan­dil co­men­zó a ne­go­ciar la re­no­va­ción del al­qui­ler del cam­po. Fi­nal­men­te, en di­ciem­bre el tam­bo le pu­so pun­to fi­nal a la ac­ti­vi­dad y ce­rró las puer­tas. Y la de­ci­sión pa­re­cía que no era la me­jor.

En es­te con­tex­to ad­ver­so, pa­ra So­fía fue la opor­tu­ni­dad de su vi­da. “Mi idea era al­qui­lar el tam­bo y las va­cas. Sa­bía que iba a fun­cio­nar por­que que­da­ba la es­truc­tu­ra y las pas­tu­ras sem­bra­das. Lo úni­co que ne­ce­si­ta­ba era al­guien que tu­vie­ra ga­nas de in­ver­tir pa­ra po­der se­guir con el tam­bo”, re­la­tó.

Así, con idas y vuel­tas pa­ra con­se­guir ca­pi­tal, de­ci­dió po­ner en mar­cha ese sue­ño arren­dan­do el cam­po, el tam­bo y las va­cas.

No es­tu­vo so­la. Cla­ra Be­ja­rano, quien tra­ba­ja­ba jun­to a So­fia en la em­pre­sa en Ma­lal-co sien­do la en­car­ga­da de la gua­che­ra, de la in­se­mi­na­ción y aten­día la re­cría y los par­tos. “Una ex­per­ta en es­tos te­mas”, se­gún la de­fi­nió.

Los co­mien­zos pa­ra es­te em­pren­di­mien­to se ca­rac­te­ri­zó por el al­qui­ler del cam­po y de las va­cas, una mo­da­li­dad que cons­ta en­tre­gar un por­cen­ta­je del va­lor de la le­che al due­ño de los ani­ma­les y des­pués se le de­be en­tre­gar la mis­ma ca­te­go­ría de va­ca una vez que fi­na­li­ce el con­tra­to.

“Em­pe­zá­ba­mos a or­de­ñar con Cla­ra a las 5 de la ma­ña­na de lu­nes a lu­nes, sin im­por­tar las in­cle­men­cias del cli­ma. En ese mo­men­to, or­de­ñá­ba­mos no­so­tras y rea­li­zá­ba­mos to­do

el ma­ne­jo del cam­po”, re­cor­dó So­fía.

Cuan­do se ini­cia­ron con la ac­ti­vi­dad a co­mien­zos del 2016, ha­bía 100 va­cas en or­de­ñe. Lue­go, a los cua­tro me­ses, a mi­tad de sep­tiem­bre, al­qui­la­ron otras 100 va­cas más de las cua­les 47 eran pa­ra or­de­ñar y el res­to, va­qui­llo­nas pa­ra que pa­ran en el cam­po. Así. en ese pe­río­do, ya ha­bía 150 va­cas en pleno or­de­ñe.

Por lo que con es­te cre­ci­mien­to, So­fia eva­luó la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar más per­so­nal por­que en­tre ellas dos no da­ban “abas­to”

De ahí que in­cor­po­ró a Mar­cos Pa­la­cio pa­ra lle­var ade­lan­te la ad­mi­nis­tra­ción del es­ta­ble­ci­mien­to mien­tras que con­tra­tó a un ase­sor pa­ra que ma­ne­je la par­te téc­ni­ca del cam­po co­mo la siem­bra de pas­tu­ras y en pa­ra­le­lo, un mé­di­co ve­te­ri­na­rio atien­de la sa­ni­dad del ro­deo.

“El cam­po nos se­guía que­dan­do gran­de con la can­ti­dad de ani­ma­les que te­nía­mos”, sos­tu­vo quien con ese ca­rac­ter im­pe­tuo­sos que la ca­rac­te­ri­za que siem­pre va por más.

Fue así que bus­ca­ron más va­cas pa­ra or­de­ñar. Y en di­ciem­bre úl­ti­mo, com­pra­ron 58 va­cas pa­ra in­gre­sar en el tam­bo y du­ran­te el co­rrien­te mes in­gre­sa­rán 50 va­cas más.

“Bus­ca­mos al­can­zar las 450 o 500 va­cas, pe­ro es­to se­rá en­tre dos o tres años”, in­di­có So­fía mi­ran­do el ne­go­cio a lar­go pla­zo.

En la ac­tua­li­dad, con el ro­deo en or­de­ñe

El ob­je­ti­vo en dos años de Ma­lal-co es al­can­zar los 500 ani­ma­les en or­de­ñe.

ob­tie­nen por día 3 mil li­tros de le­che, con un pro­me­dio de 15,7 li­tros de le­che por va­ca. “No se es efi­cien­te por la can­ti­dad de li­tros por día, si no por la ren­ta­bi­li­dad de la va­ca por día. Hay que apos­tar a una pro­duc­ción pas­to­ril pa­ra que la pro­duc­ción de la le­che sea ba­ra­ta, que es co­mo pue­do man­te­ner­me por­que has­ta el día de hoy no soy due­ña de na­da, es to­do al­qui­la­do”, re­fi­rió So­fía a có­mo apues­ta a es­ta ac­ti­vi­dad que no es­tá pa­san­do por su me­jor mo­men­to.

“Es­te tam­bo es ren­ta­ble”, de­fi­nió. Y agre­gó: “Si ten­go que dar­le ra­ción a los ani­ma­les pa­ra ali­men­tar­los, pa­ra sa­car arri­ba de 30 li­tros de le­che por va­ca, los cos­tos pro­duc­ti­vos se en­ca­re­cen de­ma­sia­do”.

En efec­to, la die­ta de los ani­ma­les es de ba­se pas­ta­ril y en un por­cen­ta­je me­nor, en ali­men­to ba­lan­cea­do.

Pre­ci­sa­men­te, en el cam­po hay sem­bra­do al­fal­fa con fes­tu­ca y ce­ba­di­lla, pas­to he­re­da­do de la em­pre­sa an­te­rior. Y es­te año sem­bra­ron nue­vas pas­tu­ras: 70 hec­tá­reas de rai­grás y 30 hec­tá­reas de al­fal­fa pu­ra.

“Ne­ce­si­ta­mos ha­cer re­ser­va de pas­to pa­ra los me­ses más com­pli­ca­dos en la pro­duc­ción de fo­rra­jes. Pe­ro no va­mos a sem­brar maíz por­que es muy cos­to­so”, su­mó.

En cuan­to al ma­ne­jo de los ani­ma­les, cuen­tan con co­me­de­ros au­to­má­ti­cos y un tan­que de le­che de 8 mil li­tros. “Te­ne­mos un sis­te­ma de par­tos y ser­vi­cios es­ta­cio­na­do a tra­vés de la in­se­mi­na­ción. Al prin­ci­pio te­nía­mos par­to to­dos los días”, re­cor­dó So­fia jun­to a la ex­per­ta en es­te te­ma y su com­pa­ñe­ra, Cla­ra.

Con­ti­nuan­do, So­fia des­ta­có que el ob­je­ti­vo es po­der te­ner un ro­deo 100% cru­za Ho­lan­do Ar­gen­tino con Jer­sey por­que se­gún ella, se adap­ta me­jor al sis­te­ma pas­to­ril que plan­tea.

“Es­te cru­za­mien­to es más rús­ti­co que la ra­za pu­ra Ho­lan­do por­que a las va­cas de­ben ca­mi­nar de­ma­sía­do en el cam­po. Des­de el lo­te has­ta el lu­gar de or­de­ñe hay ca­si 2 ki­ló­me­tros. Y los ani­ma­les lo ha­cen dos ve­ces por día al re­co­rri­do”, es­pe­ci­fi­có.

Otro de los pun­tos crí­ti­cos que tie­ne la le­che­ría es la ven­ta de la ma­te­ria pri­ma. Por eso es vi­tal ven­der lo me­jor que se pue­da la pro­duc­ción. Y a es­to So­fia lo tie­ne bien cla­ro.

En es­te sen­ti­do, fue fun­da­men­tal la co­mer­cia­li­za­ción de la le­che pa­ra con­ti­nuar con el ne­go­cio. En un prin­ci­pio ne­go­cia­ron con La Se­re­ní­si­ma, pe­ro el va­lor que le pro­po­nían era ba­jo y ade­más, co­mo la em­pre­sa les pa­ga­ba a mes ven­ci­do, no les ser­vía por­que ne­ce­si­ta­ban di­ne­ro en el ac­to pa­ra po­der se­guir in­ver­tien­do. An­te el re­cha­zo, co­men­za­ron a ven­der la mer­ca­de­ría a una em­pre­sa lác­tea de la zo­na.

No obs­tan­te, una vez que se pu­die­ron ca­pi­ta­li­zar­se, vol­vie­ron a ne­go­ciar con La Se­re­ní­si­ma, que por otra par­te, te­nían in­con­ve­nein­tes por la fal­ta de le­che en la zo­na por el cie­rre de va­rios tam­bos, y en con­se­cuen­cia, pa­ga­ba más por li­tro de le­che que las de­más lác­teas.

“Al­gu­nos tam­bos se ce­rra­ron por­que de­ja­ron de ga­nar di­ne­ro, no por­que se fun­die­ron. Y otros, por las inun­da­cio­nes”, de­fi­nió So­fía al con­tex­to de la le­che­ría.

Así es co­mo So­fia Imaz, una jo­ven de 29 años, ar­mó su pro­pio tam­bo arren­dan­do va­cas y cam­po a par­tir del cie­rre del es­ta­ble­ci­mien­to don­de ella tra­ba­ja­ba. Ejem­plo de que cpn sa­cri­fi­cio, to­do se pue­de.

En su sal­sa. So­fía, de 29 años, en un lo­te de pas­tu­ras de al­fal­fa, fes­tu­ca y ce­ba­di­lla en el es­ta­ble­ci­mein­to Ma­lal-co, jun­to a su fiel ami­go. De­trás, un ro­deo de va­cas le­che­ras que al­qui­la.

Trio. De izq. a der., Cla­ra Be­ja­rano, So­fía Imaz y Mar­cos Pa­la­cio, los pro­pul­so­res del em­pren­di­mien­to en la en­tra­da del tam­bo Ma­lal-Co.

Re­ser­va. Los ro­llos de pas­tu­ras son pa­ra su­ple­men­tar en los me­ses de in­vierno.

Pas­tu­ras. En el cam­po hay sem­bra­do al­fal­fa con fes­tu­ca y ce­ba­di­lla.

Or­de­ñe. El pro­me­dio por va­ca/día es de 15,7 li­tros. Y por día ob­tie­nen 3.000 li­tros de le­che.

In­fra­es­truc­tu­ra. Po­seen co­me­de­ros au­to­má­ti­cos y un sis­te­ma pa­ra or­de­ñar de 14 ba­ja­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.