La ga­na­de­ría de pun­ta lle­gó a la Pa­ta­go­nia

In­ten­si­fi­ca­ción. En el Va­lle Me­dio de Río Ne­gro, el cam­po Don Ma­nuel tie­ne un efi­cien­te ci­clo com­ple­to. Con un ma­ne­jo es­tra­té­gi­co de las pas­tu­ras y los cul­ti­vos de al­to ren­di­mien­to se po­ten­cia­ron. El rie­go es cla­ve.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Le­jos es­tá la Pa­ta­go­nia de ser un te­rri­to­rio ig­no­to. No obs­tan­te, sí es cier­to que en ma­te­ria agro­pe­cua­ria aún que­da mu­cho por ajus­tar pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo el po­ten­cial pro­duc­ti­vo de una zo­na que ofre­ce bue­nos sue­los, ho­ras de ra­dia­ción y mu­cho por desa­rro­llar en el ma­ne­jo del agua de llu­via y de rie­go.

Así, la úl­ti­ma dé­ca­da au­men­tó ex­po­nen­cial­men­te la can­ti­dad de pro­duc­to­res que em­pe­za­ron a pro­bar suer­te en tie­rras pa­ta­gó­ni­cas. In­clu­so tam­bién es­tán los que se ani­ma­ron a pro­duc­ción agro­pe­cua­ria aún vi­nien­do de otros ru­bros.

Es el ca­so de Transportes Do­lo­res Pa­rra, una em­pre­sa fa­mi­liar vin­cu­la­da al ne­go­cio del petroleo en la cuen­ca neu­qui­na.

Cuan­do en 2006 pen­sa­ron en al­ter­na­ti­vas pa­ra di­ver­si­fi­car el ne­go­cio de­ci­die­ron co­rrer­se unos ki­ló­me­tros has­ta el Va­lle Azul, en el lí­mi­te en­tre el Al­to Va­lle y Va­lle Me­dio del Río Ne­gro, pa­ra pro­du­cir car­ne va­cu­na gra­nos y fo­rra­jes pro­pios. Así na­ció Agro­pe­cua­ria Don Ma­nuel S.A.

Bus­ca­ron esa zo­na por­que com­bi­na tres fac­to­res cla­ve: dis­po­ni­bi­li­dad de agua de ca­li­dad y en can­ti­dad (in­su­mo fun­da­men­tal, da­do que con un ré­gi­men de llu­vias de 200 mi­lí­me­trosy sin agua ex­tra la agri­cul­tu­ra no es via­ble); gran­des ex­ten­sio­nes de pla­ni­cie y valles que per­mi­ten ha­cer un uso com­bi­na­do de la tie­rra pa­ra apos­tar al ci­clo com­ple­to con pro­duc­ción pro­pia de gra­nos y fo­rra­jes y cer­ca­nía con la lo­ca­li­dad de Plot­tier, en Neu­quén (140 ki­ló­me­tros del cam­po), la ciu­dad don­de vi­ven los pro­pie­ta­rios Don Ma­nuel.

“Cuan­do com­pra­mos el cam­po de 20.000 hec­tá­reas só­lo te­nía alam­bra­do pe­ri­me­tral, em­pe­za­mos a acon­di­cio­nar­lo pa­ra la cría con po­tre­ros y lo­tes más pe­que­ños, des­pués pu­di­mos in­ver­tir en rie­go pa­ra la zo­na del va­lle y em­pe­za­mos a re­criar, y fi­nal­men­te pu­di­mos te­ner la su­per­fi­cie pa­ra pro­du­cir los gra­nos y fo­rra­jes que nos per­mi­tan lo­grar el ci­clo com­pe­to”, re­su­mió Ni­co­lás García, en­car­ga­do de pro­duc­ción de Agro­pe­cua­ria Don Ma­nuel.

Ac­tual­men­te, cuen­tan con un ro­deo de va­cas ma­dre cer­cano a las 1.000 ca­be­zas, re­crían unos 1.700 ter­ne­ros y el feed­lot tie­ne una ca­pa­ci­dad ins­tan­tá­nea de 1.200 ani­ma­les.

“El ob­je­ti­vo es lle­gar a los 250 ki­los en la re­cría y que de ahí pa­sen al feed­lot don­de lle­gan has­ta los 380-400 ki­los”, re­su­mió García, res­pec­to al or­de­na­mien­to del ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro. En lo que res­pec­ta al ma­ne­jo nu­tri­cio­nal, la cría es­tá so­bre las pas­tu­ras na­tu­ra­les de la pla­ni­cie o par­te del va­lle que no es­tá ba­jo rie­go. Pa­ra la re­cría el me­nú in­clu­ye re­cur­sos fo­rra­je­ro de me­jor ca­li­dad co­mo, al­fal­fa, maíz y sor­go.

“Com­bi­na­mos di­fe­ren­tes ci­clos en los re­cur­sos de la re­cría pa­ra lo­grar una ca­de­na fo­rra­je­ra que nos abas­tez­ca to­do el año”, apun­tó García. Y agre­gó: “En los me­ses de ve­rano ha­ce­mos un apro­ve­cha­mien­to de la al­fal­fa con en­tre­gas en fres­co y pa­ra el in­vierno en­si­la­mos maíz y sor­go más los ro­llos de al­fal­fa, que que­dan co­mo re­ma­nen­te del ve­rano”.

En los co­rra­les de ter­mi­na­ción, la ra­ción es en ba­se a die­ta se­ca con maíz, al­fal­fa y un con­cen­tra­do pro­tei­co con di­fe­ren­tes por­cen­ta­jes, ya sea pa­ra adap­ta­ción o ter­mi­na­ción.

Con diez ki­ló­me­tros de cos­ta del Río Ne­gro co­mo la­de­ro y alia­do, des­de

el co­mien­zo del pro­yec­to bus­ca­ron sis­te­ma­ti­zar di­fe­ren­tes ti­pos de rie­go. Pri­me­ro, fue la sis­te­ma­ti­za­ción del cam­po. Pa­ra ello, usa­ron la tec­no­lo­gía de ni­ve­la­ción lá­ser pa­ra la de­ter­mi­na­ción de pen­dien­tes con el pro­pó­si­to de me­jo­rar la efi­cien­cia en el apro­ve­cha­mien­to del agua y re­du­cien­do la ero­sión.

Ac­tual­men­te, rie­gan 190 hec­tá­reas de rie­go por man­to y la idea es­te año es su­mar otras 90. Pe­ro ade­más, en 2016 de­ci­die­ron in­cur­sio­nar en el rie­go pre­su­ri­za­do con dos pi­vo­tes de 80 hec­tá­reas ca­da uno por lo que pa­ra me­dia­dos del año ten­drán 440 hec­tá­reas irri­ga­das.

“Es­te sis­te­ma nos va a dar ma­yor efi­cien­cia in­clu­so nos per­mi­te pen­sar en el fer­ti­rrie­go”, con­tó García.

“Si ha­bla­mos de po­ten­cial, en Don Ma­nuel te­ne­mos cer­ca de 4.200 hec­tá­reas de va­lle ap­tas pa­ra ser re­ga­das”, se en­tu­sia­mó García.

En po­cas cam­pa­ñas , en el es­ta­ble­ci­mien­to ya lo­gra­ron ren­di­mien­tos de maíz cer­ca­nos a los 10.000 ki­los por hec­tá­rea, pe­ro con ma­ne­jo hay un te­cho pa­ra al­can­zar las 15 to­ne­la­das.

“To­da­vía que­da mu­cho por ha­cer, es una zo­na in­tere­san­te por sus ca­rac­te­rís­ti­cas agroe­co­ló­gi­cas, con días más lar­gos que per­mi­ten a las plan­tas cap­tar ma­yor ra­dia­ción so­lar pa­ra fo­to­sin­te­ti­zar, agua pu­ra de des­hie­lo y ele­va­da am­pli­tud tér­mi­ca que re­du­ce la eva­po­trans­pi­ra­ción”, re­su­mió García.

El otro cul­ti­vo im­por­tan­te es la al­fal­fa, que se usa tan­to pa­ra el pas­to­reo me­cá­ni­co co­mo pa­ra la con­fec­ción de re­ser­vas pa­ra el in­vierno.

Ac­tual­men­te lo­gran 14 to­ne­la­das por hec­tá­rea por año de ma­te­ria se­ca pe­ro ajus­tan­do tec­no­lo­gía, in­su­mos y mo­men­tos de la­bo­res po­drían al­can­zar las 18 to­ne­la­das.

El des­pla­za­mien­to de la ba­rre­ra sa­ni­ta­ria por par­te de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Epi­zoo­tias (OIE) al Rio Co­lo­ra­do (an­tes la mis­ma la mar­ca­ba el Rio Ne­gro) que es­ta­ble­ce la zo­na co­mo li­bre de af­to­sa sin va­cu­na­ción pro­me­te ge­ne­rar be­ne­fi­cios a los pro­duc­to­res de la re­gión.

“Nos po­si­cio­na fren­te al mun­do con muy bue­nas po­si­bi­li­da­des de ex­por­tar, pa­ra po­der ha­cer lle­gar nues­tros pro­duc­tos a gón­do­las que re­quie­ran es­te ti­po de condición sa­ni­ta­ria”, ex­pli­có García.

Por es­tos días, en Neu­quén ya se ini­cia­ron con­ver­sa­cio­nes con Chi­le pa­ra ana­li­zar la po­si­bi­li­dad de ex­por­tar ga­na­do en pie, prin­ci­pal­men­te l a ca­te­go­ría de va­cas que cría su úl­ti­mo ter­ne­ro.

Pa­ra ser pro­vee­do­res con­fia­bles, de­ben so­li­di­fi­car­se to­dos los es­la­bo­nes de la ca­de­na, em­pe­zan­do por au­men­tar los por­cen­ta­jes de pre­ñez y des­te­te en la cría. Tam­bién me­jo­ran­do la ecua­ción de ki­los de fo­rra­je pro­du­ci­dos por hec­tá­rea y con­ver­ti­dos en car­ne. “Que los gra­nos de­jen de ser com­mo­di­ties y dar­les va­lor agre­ga­do”, re­su­mió García, por­que Ar­gen­ti­na tie­ne que ser pro­ta­go­nis­ta y te­ne­mos que mos­trar al mun­do la car­ne que po­de­mos pro­du­cir acá”.

Ade­más de la ga­na­de­ría, pro­yec­tan pro­du­cir nue­ces, ave­lla­nas y al­men­dras e in­te­grar­se al clus­ter de fru­tos se­cos de la nor­pa­ta­go­nia. Y des­de allí lo­grar es­ca­la pa­ra cum­plir con mer­ca­dos tan­to ex­ter­nos co­mo in­ter­nos.

Co­mo cie­rre, García pon­de­ra qué sig­ni­fi­ca pro­du­cir en la Pa­ta­go­nia y los desafíos que ello con­lle­va.

“Es in­tere­san­te có­mo el mun­do mi­ra a la Pa­ta­go­nia, se­ría im­por­tan­te po­der desa­rro­llar una mar­ca, te­ner de­no­mi­na­ción de ori­gen y lle­gar a las gón­do­las del mun­do ba­jo ese ró­tu­lo”, se ani­mó el pro­duc­tor.

En Agro­pe­cua­ria Don Ma­nuel ya es­tán en ca­mino por­que el si­guien­te pa­so es dis­tri­buir la car­ne pro­pia pa­ra com­ple­tar un con­cep­to de in­te­gra­ción ver­ti­cal con­tro­lan­do to­das las eta­pas pro­duc­ti­vas.

Con el rie­go, el maíz al­can­za ren­di­mien­tos de 10.000 ki­los. El te­cho es 15 to­ne­la­das. El cam­po tie­ne 1.000 ma­dres de cría, pe­ro se re­crían 1.700 ter­ne­ros.

Ges­tio­nan­do. Ni­co­lás García es el en­car­ga­do téc­ni­co del es­ta­ble­ci­mien­to. De­trás, un lo­te de re­cría co­me al­fal­fa. Allí, re­crían 1.700 ter­ne­ros y en el feed­lot se ter­mi­nan 1.200 ca­be­zas.

Al­ta pro­duc­ti­vi­dad. En el atar­de­cer, Ni­co­lás García en un cul­ti­vo de moha con rie­go. La ca­rac­te­rís­ti­cas de la zo­na, más el agua su­ple­men­ta­ria, fa­vo­re­cen a un im­por­tan­te desa­rro­llo.

Al­fal­fa y ro­llos. Son los re­cur­sos con­su­mi­dos en la die­ta de ve­rano.

Maíz. El ce­real es un cul­ti­vo es­tra­té­gi­co pa­ra la re­cría y la ter­mi­na­ción.

Pas­to­reo di­rec­to. Par­te de la die­ta de la re­cría son las pas­tu­ras de ca­li­dad.

Pas­to­reo me­cá­ni­ca. Los no­vi­lli­tos con­su­men al­fal­fa fres­ca que se en­tre­ga en co­me­de­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.