Aho­ra vie­nen por el agua

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Las inun­da­cio­nes se han con­ver­ti­do en una de esas tri­bu­la­cio­nes de los ar­gen­ti­nos que, por su re­cu­rren­cia, ge­ne­ran una amar­ga sen­sa­ción de in­mo­vi­lis­mo. Y, sin em­bar­go, se mue­ve, di­ría Ga­li­leo (la úl­ti­ma vez que uti­li­cé la fa­mo­sa sen­tan­cia se la atri­buí a Co­pér­ni­co, así que apro­ve­cho pa­ra dis­cul­par­me y co­rre­gir, en ese or­den).

Pe­ro sí, se mue­ve. El ti­tu­lar del Mi­nA­gro Ri­car­do Bur­yai­le fue en es­tos días a la zo­na crítica del oes­te bo­nae­ren­se, don­de se jun­tó con los mi­nis­tros y otras au­to­ri­da­des de las pro­vin­cias in­vo­lu­cra­das (Cór­do­ba, Bue­nos Ai­res, La Pam­pa) pa­ra eva­luar la si­tua­ción y po­ner ma­nos a la obra. Des­pués, en su des­pa­cho, avanzó jun­to con Pablo Be­re­ciar­túa, subs­cre­ta­rio de Re­cur­sos Hí­dri­cos, un pro­fe­sio­nal jó­ven y de gran ni­vel que, en­tre otras co­sas, tie­ne un víncu­lo de mu­chos años con los Paí­ses Ba­jos. Es de­cir, abre­va en las fuen­tes.

Ha­ce ya bas­tan­te tiem­po, es­ta co­lum­na su­gi­rió que ha­bía que to­mar el ejem­plo de “Net­her­lands”, que sig­ni­fi­ca eso: paí­ses ba­jos. Tan ba­jos que bue­na par­te de su te­rri­to­rio tie­ne co­ta ne­ga­ti­va. Allí vi­ven, y pro­du­cen. La agri­cul­tu­ra es uno de sus prin­ci­pa­les ne­go­cios. Si­glos y si­glos de in­ge­nie­ría. Ams­ter­dam ya no es arra­sa­da por el agua. Y des­de sus pol­ders abas­te­cen al mun­do de que­sos de al­to ni­vel, con sus va­cas Hols­tein, sus tu­li­pa­nes em­be­lle­cen li­vings, res­tau­ran­tes y ho­te­les en to­do el mun­do, y mi­les de hec­tá­reas de in­ver­nácu­los don­de cre­cen to­da cla­se de ver­du­ras. En­tre ellas, las en­di­vias que en­vi­dian.

Es cier­to, la pro­ble­má­ti­ca del agua en la pam­pa hú­me­da es distinta. La pen­dien­te es muy sua­ve. La dis­tan­cia a re­co­rrer has­ta el Paraná o el Atlántico es lar­ga. El cau­ce de los ríos y arro­yos es po­co pro­fun­do. El re­co- rri­do es­tá lleno de mean­dros. Pe­ro lo que es­tá en jue­go es de ex­tra­or­di­na­rio va­lor. Con­ver­tir una hec­tá­rea inun­da­ble en una hec­tá­rea de al­ta pro­duc­ti­vi­dad, con la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble y la que vie­ne en el pipeline, es un ex­tra­or­di­na­rio even­to de agre­ga­do de va­lor.

Pen­sar en gran­de im­pli­ca trans­for­mar mi­llo­nes de hec­tá­reas en un ver­gel ho­lan­dés. Pe­ro tam­bién en­tra en jue­go la cues­tión del cam­bio cli­má­ti­co. Hoy ya no es se­gu­ro pro­du­cir don­de ha­ce tres dé­ca­das na­die ima­gi­na­ba es­te cua­dro. Que es an­tro­po­mór­fi­co, pe­ro no por las ra­zo­nes que se es­gri­men en es­tas playas. No es la so­ja, ni la siem­bra di­rec­ta, ni si­quie­ra el des­mon­te. El des­li­za­mien­to del Chen­gue so­bre Co­mo­do­ro Ri­va­da­via no pa­re­ce te­ner mu­cha re­la­ción con los transgénicos y el gli­fo­sa­to. Sí, en tu ca­ra, Pa­ta­go­nia ári­da. La ciu­dad na­ció con el pe­tró­leo ha­ce un si­glo. El pe­tró­leo pa­re­ce aho­ra em­pe­ci­na­do en fir­mar­le el ac­ta de de­fun­ción.

Ayer mis­mo, el ci­clón Cook (el más fuer­te que se re­cuer­de) azo­tó la is­la nor­te de Nueva Ze­lan­dia, don­de hay pas­tu­ras pe­ren­nes con va­cas le­che­ras y bos­ques. El go­bierno pi­dió a los po­bla­do­res que acu­mu­la­ran vi­tua­llas pa­ra va­rios días. La se­ma­na pa­sa­da, otro iné­di­to hu­ra­cán ha­bía des­car­ga­do su fu­ria en Aus­tra­lia, arra­san­do ciu­da­des cos­te­ras de la ári­da Queens­land. Mi­les de eva­cua­dos. No es chis­te.

En to­dos los ca­sos, lo pri­me­ro es pro­te­ger vi­das y bie­nes, que en ge­ne­ral se con­cen­tran en ciu­da­des y pueblos. La bue­na no­ti­cia, aho­ra, es que se es­tán des­ti­nan­do re­cur­sos pen­san­do en la ba­se pro­duc­ti­va. La cues­tión cla­ve es no que­dar­se cor­tos. Los mil mi­llo­nes de pe­sos com­pro­me­ti­dos por el go­bierno no al­can­zan pa­ra otra co­sa que pa­ra pa­lia­ti­vos. Mien­tras el pen­sa­mien­to “pro­gre­sis­ta” ma­cha­ca con el ri­dícu­lo “aho­ra vie­nen por el agua”, en es­tas pam­pas de­ja­mos que el agua arra­se con la su­per­fi­cie fo­to­sin­té­ti­ca (ac­tual y po­ten­cial) pa­ra ir, len­ta­men­te, a sa­li­ni­zar­se en el mar.

Ha­ga­mos al­go en el ca­mino. Con­du­cir­la, apro­ve­char­la. Pen­sar en gran­de. Muy en gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.