Tra­za­rán un ma­pa de la bio­ma­sa ve­ge­tal dis­po­ni­ble

El INTA y la FAO eva­lua­rán la dis­po­ni­bi­li­dad de esa im­por­tan­te fuen­te ener­gé­ti­ca a ni­vel lo­cal.

Clarin - Rural - - ENERGIAS RENOVABLES / CULTIVOS -

La FAO plan­tea que la ener­gía re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo sos­te­ni­ble y es­tá es­tre­cha­men­te vin­cu­la­da a la seguridad ali­men­ta­ria y a la erra­di­ca­ción de la po­bre­za. Por es­to, en el mar­co del pro­yec­to Pro­bio­ma­sa –im­pul­sa­do por el Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria de la Na­ción–, el INTA y la FAO fir­ma­ron un acuer­do pa­ra ana­li­zar la oferta y dis­tri­bu­ción de bio­ma­sa ve­ge­tal dis­po­ni­ble en la Ar­gen­ti­na, y con eso rea­li­zar un ma­pa.

Las fuen­tes al­ter­na­ti­vas re­pre­sen­tan una opor­tu­ni­dad pa­ra que las co­mu­ni­da­des pue­dan me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la y pa­ra la ge­ne­ra­ción de in­gre­sos. Clau­dia González, coor­di­na­do­ra del Pro­gra­ma Na­cio­nal Agroin­dus­tria y Agre­ga­do de Va­lor del INTA, ase­gu­ró: “Es fun­da­men­tal co­no­cer con pre­ci­sión qué ti­po de bio­ma­sa ve­ge­tal te­ne­mos en ca­da re­gión y su dis­po­ni­bi­li­dad”.

Las ener­gías re­no­va­bles cons­ti­tu­yen ac­tual­men­te el 15 % de la ma­triz ener­gé­ti­ca mun­dial. Pa­ra pro­mo­ver- las, la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU de­cla­ró al pe­rio­do 2014-2024 co­mo la “Dé­ca­da de la Ener­gía Sos­te­ni­ble pa­ra To­dos”.

Miguel Al­ma­da, coor­di­na­dor na­cio­nal del pro­yec­to Pro­bio­ma­sa, se­ña­ló: “es­ta ta­rea com­ple­men­ta las ac­ti­vi­da­des que ya se vie­nen rea­li­zan­do y su­ma el re­le­va­mien­to de la oferta y de­man­da de los re­cur­sos bio­má­si­cos, con el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver la pro­duc­ción y el con­su­mo de bio­ener­gías”. Y acla­ró: “El ob­je­ti­vo es po­ner en va­lor los re­cur­sos po­ten­cial­men­te dis­po­ni­bles en el país”.

“La gran di­ver­si­dad de ma­te­ria­les que se en­glo­ban ba­jo el tér­mino bio­ener­gía, la con­vier­ten en una fuen­te de ener­gía ver­sá­til, a par­tir de la cual pue­den ob­te­ner­se com­bus­ti­bles só­li­dos, lí­qui­dos y ga­seo­sos”, ex­pre­só Al­ma­da y se­ña­ló: “Co­mo su dis­po­ni­bi­li­dad va­ría de re­gión a re­gión y de­pen­de del cli­ma, el ti­po de sue­lo, la geo­gra­fía, la den­si­dad de la po­bla­ción y las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas es im­por­tan­te ha­cer es­te análisis es­pa­cial”.

La FAO –que brin­da asis­ten­cia téc­ni­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va al Pro­bio­ma­sa– tie­ne co­mo ob­je­ti­vo pro­mo­ver el uso de bio­ener­gías pro­ve­nien­tes de desechos agro­pe­cua­rios y de su ca­de­na de trans­for­ma­ción, co­mo los re­si­duos y sub­pro­duc­tos fo­res­toin­dus­tria­les y de plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les ener­gé­ti­cas.

La ma­yo­ría de la po­bla­ción que vi­ve en el me­dio ru­ral de­pen­de de la ma­de­ra, el car­bón ve­ge­tal o los desechos ani­ma­les pa­ra co­ci­nar sus ali­men­tos y ca­le­fac­cio­nar­se. “Cuan­do ha­bla­mos de bio­ma­sa ha­ce­mos re­fe­ren­cia a ma­te­ria or­gá­ni­ca, re­si­duos agrí­co­las y fo­res­ta­les, re­si­duos o sub­pro­duc­tos fo­res­toin­dus­tria­les, cul­ti­vos ener­gé­ti­cos, re­si­duos de po­das, re­si­duos só­li­dos or­gá­ni­cos y tam­bién, es­tiér­col ani­mal y efluen­tes agroin­dus­tria­les y de fri­go­rí­fi­cos”, des­cri­bió Da­niel Gras­so, coor­di­na­dor del pro­yec­to es­pe­cí­fi­co Desa­rro­llo de pro­ce­sos pa­ra la trans­for­ma­ción de bio­ma­sa en bio­ener­gía.

El ob­je­ti­vo del acuer­do es dia­gra­mar un ma­pa en el que se pue­da ver la oferta y de­man­da de bio­ma­sa en ca­da una de las pro­vin­cias. “En una pri­me­ra eta­pa, el pro­yec­to plan­tea el re­le­va­mien­to de Bue­nos Ai­res, Cha­co, Chu­but, Co­rrien­tes, En­tre Ríos, For­mo­sa, Mi­sio­nes y San­ta Fe”, ex­pre­só González quien agre­gó: “A me­di­da que avan­ce­mos en el análisis de la in­for­ma­ción ire­mos re­gis­tran­do más pro­vin­cias has­ta com­ple­tar to­do el país”.

Los in­tere­ses co­mu­nes y la com­ple­men­ta­rie­dad de ca­pa­ci­da­des re­sul­ta­ron claves en el ori­gen del acuer­do. “La par­ti­ci­pa­ción del INTA me­dian­te el apor­te de re­cur­sos hu­ma­nos y pro­duc­to de su in­ser­ción te­rri­to­rial ha per­mi­ti­do lle­var ade­lan­te el re­le­va­mien­to de tan ex­ten­sa y va­ria­da in­for­ma­ción”, des­ta­có González.

Pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción ac­tual de la bio­ener­gía, es­ti­mar su po­ten­cial y pers­pec­ti­vas pa­ra su desa­rro­llo en la Ar­gen­ti­na, “el equi­po del INTA con­ti­nua­rá con el uso de la me­to­do­lo­gía WISDOM (Ma­peo de Oferta y De­man­da In­te­gra­da de Den­dro­com­bus­ti­bles) desa­rro­lla­da por el Pro­gra­ma de Den­droe­ner­gías de la FAO, en coope­ra­ción con el Ins­ti­tu­to de Eco­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM)”, in­di­có Al­ma­da.

WISDOM es una he­rra­mien­ta que per­mi­te iden­ti­fi­car, cuan­ti­fi­car y lo­ca­li­zar la pro­duc­ción y el con­su­mo de bio­com­bus­ti­bles den­tro de un área geo­grá­fi­ca es­pe­cí­fi­ca, y es­ti­mar su po­ten­cial. Pa­ra la re­pre­sen­ta­ción y vi­sua­li­za­ción de los da­tos e in­for­ma­cio­nes dis­po­ni­bles uti­li­zan Sis­te­mas de In­for­ma­ción Geo­grá­fi­ca (SIG). “Nues­tro ob­je­ti­vo es te­ner un ma­pa com­ple­to de la Ar­gen­ti­na”, afir­mó Al­ma­da.

Po­wer. El maíz es uno de los cul­ti­vos con gran po­ten­cial energético.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.