El tren de la car­ne es­tá pa­san­do

Clarin - Rural - - NEWS - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

A me­dia­dos del si­glo XIX, la Ar­gen­ti­na su­po apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que le ofre­cía la In­gla­te­rra de Dic­kens, don­de cam­pea­ba la re­vo­lu­ción in­dus­trial. Los be­ne­fi­cios del de­sa­rro­llo di­fun­dían por to­da la so­cie­dad, des­per­tan­do ape­ti­tos iné­di­tos. Uno de ellos fue el de la car­ne va­cu­na, a la que aho­ra te­nían ac­ce­so mi­llo­nes de nuevos con­su­mi­do­res. La me­sa es­ta­ba lis­ta, só­lo fal­ta­ba ser­vir­la.

Nues­tros pio­ne­ros de las pam­pas vie­ron la ve­ta. Or­ga­ni­za­ron las es­tan­cias, tra­je­ron a Tar­quino, Vir­tuo­so y Niá­ga­ra, los ele­gi­dos de los cria­do­res. Lle­ga­ron los grin­gos, sem­bra­mos la al­fal­fa. El alam­bra­do, el mo­lino, las agua­das. Los fe­rro­ca­rri­les, los puer­tos y los fri­go­rí­fi­cos con sus mue­lles. En el Ria­chue­lo, en En­se­na­da, en Bahía Blan­ca, en Ro­sa­rio. Ca­si co­mo sub­pro­duc­to de esa con­quis­ta te­rri­to­rial de las pam­pas, fui­mos gra­ne­ro del mun­do. Lo que trac­cio­na­ba to­do era la ex­pan­sión de la pro­duc­ción de car­ne.

De­je­mos de la­do lo que ocu­rrió en el si­glo XX y en la re­cien­te “dé­ca­da ga­na­da”. Ol­vi­de­mos por un mo­men­to que pa­sa­mos de ser el nú­me­ro uno del mun­do du­ran­te dé­ca­das, a no fi­gu­rar aho­ra en el top ten. Su­pon­ga­mos que es­ta­mos co­mo en 1853. Hay que em­pe­zar de nue­vo. Y sobre las mis­mas ba­ses (de Al­ber­di). Los in­gre­dien­tes si­guen ahí, a pe­sar de to­do, vi­vi­tos y co­lean­do.

Aho­ra la opor­tu­ni­dad es­tá más cla­ra que antes. Hay mer­ca­dos ma­du­ros, pro­ble­má­ti­cos, pro­tec­cio­nis­tas y chi­ca­ne­ros. Pe­ro irrum­pe con fuer­za inusi­ta­da la de­man­da chi­na. No es mo­co de pa­vo. No son mo­vi­mien­tos es­pas­mó­di­cos. Lo ve­ni­mos di­cien­do des­de ha­ce vein­te años, pe­ro la ace­le­ra­ción en el úl­ti­mo quin­que­nio es fe­no­me­nal. No so­lo ne­ce­si­tan 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja para criar y en­gor­dar sus cer­dos, po­llos y pes­ca­dos de cria­de­ro. Ne­ce­si­tan el pro­duc­to ter­mi­na­do. Por eso se com­pra­ron Smith­field en el 2013. Fun­da­men­tal­men­te, cer­dos. Pe­ro aho­ra as­cien­den vie­nen por la car­ne va­cu­na, don­de tie­nen cla­ro que nun­ca po­drán au­to­abas­te­cer­se. Po­drían en­gor­dar no­vi­llos, pe­ro no tie­nen ter­ne­ros, y nun­ca los ten­drán, por­que ca­re­cen de su­per­fi­cie para ro­deos de cría. Sa­ben que eso es­tá en Amé­ri­ca. Fun­da­men­tal­men­te, en Su­da­mé­ri­ca.

Los que hi­cie­ron bien las co­sas, ga­na­ron la po­si­ción. Es im­pre­sio­nan­te el pres­ti­gio que ha to­ma­do la car­ne uru­gua­ya en Chi­na. Lo que más apre­cian es la tra­za­bi­li­dad y la ga­ran­tía de sa­ni­dad. De la bra­si­le­ña so­lo es­pe­ran vo­lu­men –lo ne­ce­si­tan— pe­ro no le tie­nen mu­cha con­fian­za. Y sa­ben muy bien lo que pa­sa en la Ar­gen­ti­na, don­de to­das las ma­ña­nas se re­pi­te la ima­gen omi­no­sa de ca­mio­nes des­car­gan­do me­dia re­ses en las car­ni­ce­rías de San Tel­mo y los cien ba­rrios por­te­ños. Ni ha­blar del in­te­rior, don­de pro­vin­cias fun­da­men­ta­les para el ne­go­cio, co­mo San Luis, es­tán pro­mo­vien­do la aper­tu­ra de ma­ta­de­ros con­tra na­tu­ra.

Fe­liz­men­te, el go­bierno na­cio­nal ha da­do un pa­so de­ci­si­vo. Se creó la sub­se­cre­ta­ría de Con­trol Co­mer­cial, a car­go de Mar­ce­lo Ros­si, un fun­cio­na­rio de re­co­no­ci­da ho­nes­ti­dad y vo­ca­ción para la fun­ción. Ya le pe­gó al ri­ñón de la mar­gi­na­li­dad. Hay una nue­va ex­pec­ta­ti­va en la in­dus­tria fri­go­rí­fi­ca ex­por­ta­do­ra. Es­ta es la bue­na no­ti­cia.

La ma­la es que no hay car­ne. Las exis­ten­cias de vien­tres no cre­ce lo ne­ce­sa­rio. Co­mo cual­quier stock, cons­pi­ra la ta­sa de in­te­rés. Pe­ro tam­bién cues­tio­nes im­po­si­ti­vas, co­mo el ab­sur­do del no ajus­te por in­fla­ción. Si­gue sin es­ti­mu­lar­se la fae­na de ani­ma­les más pe­sa­dos, al­go que no se re­suel­ve so­lo con prohi­bi­cio­nes. Ade­más del ga­rro­te, ha­ce fal­ta al­gu­na za­naho­ria, co­mo la des­gra­va­ción del no­vi­llo pe­sa­do. Es lo más rá­pi­do, para po­der su­bir­se a un tren que va pa­san­do con los va­go­nes lle­nos de ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.