El chan­gui­to de Jack Ma

Clarin - Rural - - LA CO­LUM­NA DE LA SE­MA­NA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Cuan­do es­cri­bí mi edi­to­rial del sá­ba­do pa­sa­do “El tren de la car­ne es­tá pa­san­do” (https://www.cla­rin.com/ru­ral/tren­car­ne-pa­san­do_0_H1­gQ1QZ­kZ.html) no ima­gi­na­ba que es­ta­ba lle­gan­do al país na­da me­nos que Jack Ma, el em­pre­sa­rio chino fun­da­dor y prin­ci­pal ac­cio­nis­ta del gi­gan­te mun­dial del co­mer­cio elec­tró­ni­co AliBa­ba. Más gran­de que Ama­zo­ne y con una fac­tu­ra­ción que equi­va­le a me­dio pro­duc­to bru­to de la Ar­gen­ti­na.

Tam­po­co te­nía idea de que el se­gun­do hom­bre más ri­co de Chi­na se iba a re­unir con el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri. Y mu­cho me­nos que le iba a mos­trar la lis­ta pa­ra el chan­gui­to que pien­sa lle­nar con pro­duc­tos de la ar­gen­ti­na pa­ra los con­su­mi­do­res chi­nos: car­nes, vi­nos y ma­ris­cos al to­pe. Jack Ma no hi­zo más que sub­ra­yar, con grue­sos tra­zos de evi­den­cias, que aquél edi­to­rial ve­nía bien rum­bea­do.

De­bo con­fe­sar que no me ani­mé a po­ner un da­to que me ha­bía pa­sa­do un in­for­man­te ca­li­fi­ca­do, un al­to eje­cu­ti­vo de la in­dus­tria fri­go­rí­fi­ca que se ha­bía pa­sa­do un par de se­ma­nas en Chi­na, in­ves­ti­gan­do a fon­do lo que su­ce­día con las car­nes. Lo de­jé en el tin­te­ro por­que me pa­re­cía muy ra­ro, pen­san­do que iba a des­viar el eje del aná­li­sis. Aho­ra me arre­pien­to. El da­to: que la nue­va ge­ne­ra­ción de con­su­mi­do­res chi­nos, cria­dos en la era de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, ha­bían adop­ta­do el há­bi­to de com­prar to­do por AliBa­ba. In­clu­so la car­ne. Y que eso iba a re­vo­lu­cio­nar la for­ma de en­ca­rar un mer­ca­do que cre­ce a rit­mo im­pa­ra­ble. Y que ha­bía que pre­pa­rar la lo­gís­ti­ca pa­ra es­te nue­vo mun­do.

Bueno, es­tá con­fir­ma­do. Es la car­ne, es el vino, son los ma­ris­cos. En po­cos días (del 17 al 19 de ma­yo), los tres ru­bros es­ta­rán en el SIAL de Shan­gai. El even­to coin­ci­de con la vi­si­ta del pro­pio Mau­ri­cio Ma­cri a la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar, don­de se en­tre­vis­ta­rá con su par, Xi Jin­ping.

Na­da es ca­sual. Los pro­duc­tos de la agroin­dus­tria es­tán siem­pre en la agen­da pre­si­den­cial. Ma­cri aca­ba de ano­tar­se un so­no­ro y sor­pre­si­vo po­ro­to con la cues­tión de los li­mo­nes, un te­ma que no ame­ri­ta­ba tan­ta bu­lla pe­rio­dís­ti­ca. La res­tric­ción his­tó­ri­ca iba a caer de ma­du­ra y en for­ma in­mi­nen­te. Pe­ro, co­mo la mano de Dios, fue gol y pun­to.

La opor­tu­ni­dad es fe­no­me­nal. El chan­gui­to de Jack Ma se de­ten­drá an­te la ofer­ta ar­gen­ti­na en Shan­gai. El mal­bec aca­ba de ce­le­brar su se­ma­na, con una ven­di­mia muy aza­ro­sa pe­ro que an­ti­ci­pa ex­ce­len­te ca­li­dad (ver no­ta de So­le­dad Gon­zá­lez, del dia­rio Los An­des, es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral en la pág. 8). Los ma­ris­cos, de la mano de em­pre­sas que lle­ga­ron más re­cien­te­men­te a la ex­por­ta­ción de ali­men­tos ar­gen­ti­nos, co­mo New­san, un gi­gan­te lo­cal del mun­do elec­tró­ni­co. Los lan­gos­ti­nos pa­ta­gó­ni­cos son su es­tan­dar­te.

New­san cons­tru­yó una po­de­ro­sa red de dis­tri­bui­do­res al in­te­rior de Chi­na, apo­yán­do­se en sus pro­vee­do­res de elec­tró­ni­ca. Y va di­ver­si­fi­can­do su ofer­ta, que sur­ge de py­mes y pro­duc­to­res del in­te­rior que has­ta aho­ra no le en­con­tra­ban la vuel­ta al mer­ca­do.

Ya sa­be­mos. Hay enor­mes pro­ble­mas de com­pe­ti­ti­vi­dad. El do­ble stan­dard sa­ni­ta­rio y fis­cal es una mo­chi­la de plo­mo pa­ra la ex­por­ta­ción de car­nes. Nues­tros com­pe­ti­do­res es­tán me­jor po­si­cio­na­dos, han me­jo­ra­do la ca­li­dad de sus pro­duc­tos y ofre­cen más ga­ran­tías de tra­za­bi­li­dad.

Con­cre­ta­men­te, la car­ne uru­gua­ya, que ha cons­truí­do una ima­gen for­mi­da­ble en Chi­na. Ha­cer los de­be­res, “gar­pa” más que la vi­ve­za crio­lla. Es­ta mis­ma se­ma­na, la ma­yor em­pre­sa de ali­men­tos de Ja­pón, NH Food, con un cen­te­nar de plan­tas in­dus­tria­les y una po­de­ro­sa red de dis­tri­bu­ción glo­bal, com­pró el fri­go­rí­fi­co BPU. Pa­gó al em­pre­sa­rio in­glés Terry John­son la frio­le­ra de 135 mi­llo­nes de dó­la­res en una ope­ra­ción que con­mo­vió a to­da la re­gión. Ja­pón to­da­vía no abrió su mer­ca­do a la car­ne uru­gua­ya (tam­po­co a la ar­gen­ti­na), pe­ro van ca­len­tan­do mo­to­res…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.