Re­gar sí, pe­ro con cui­da­do

Sus­ten­ta­bi­li­dad. El au­tor ad­vier­te que el rie­go ar­ti­fi­cial no es una so­lu­ción en sí mis­ma y que re­quie­re de pro­to­co­los se­rios que mi­dan el im­pac­to am­bien­tal que ge­ne­ra en ca­da re­gión y en ca­da ti­po de sue­lo.

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Marcelo Pa­le­se Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El sue­lo es un re­cur­so na­tu­ral fi­ni­to y frá­gil. Los cul­ti­vos ne­ce­si­tan de sus pro­pie­da­des tan­to co­mo el agua que los nu­tre. La Ar­gen­ti­na dis­po­ne de una gran opor­tu­ni­dad de apro­ve­cha­mien­to de agua pa­ra rie­go y es im­por­tan­te co­men­zar a tra­ba­jar en es­te sen­ti­do, pe­ro no sin an­tes di­se­ñar pro­to­co­los que mi­dan el im­pac­to am­bien­tal de la prác­ti­ca.

La “hi­dráu­li­ca agrí­co­la” no es un te­ma sim­ple. Des­de Menes en Egip­to has­ta la ac­tua­li­dad han trans­cu­rri­do mi­les de años de rie­go ar­ti­fi­cial que nos lle­van a afir­mar que dis­po­ner de la tec­no­lo­gía pa­ra re­gar cul­ti­vos y con­tar con agua no es su­fi­cien­te. Es ne­ce­sa­rio eva­luar el im­pac­to que pu­die­ra ge­ne­rar en el sue­lo esa agua que no le es na­tu­ral, que con­tie­ne sa­les y mi­ne­ra­les que afec­ta­rán la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma si no se apli­can pro­to­co­los de con­ten­ción.

En pri­mer lu­gar, si ex­trae­mos agua des­de un acuí­fe­ro de 80, 100 o más me­tros de pro­fun­di­dad que cir­cu­la por dis­tin­tas ga­le­rías con di­ver­sa com­po­si­ción mi­ne­ral, en dis­tin­tos vo­lú­me­nes y mo­men­tos del año y va­ria­bi­li­dad en la con­cen­tra­ción sa­li­na, de­be­mos ana­li­zar­la. Ten­ga­mos en cuen­ta que apli­can­do un rie­go en cam­pa­ña de 300 mi­lí­me­tros con una con­duc­ti­vi­dad de 1,01 mmohs/cm es­ta­ría­mos re­car­gan­do el per­fil de sue­lo en los pri­me­ros cen­tí­me­tros con 2,471 ton/ha de sa­les de di­fe­ren­tes pro­pie­da­des quí­mi­cas. Si por el con­tra­rio el agua pro­vie­ne de efluen­tes, su análisis es aún más im­por­tan­te, ya que se de­be­rá eva­luar su con­te­ni­do de alu­mi­nio, arsénico, cad­mio, cro­mo, co­bal­to, hie­rro, se­le­nio, zinc.

A su vez, es­tas eva­lua­cio­nes de­be­rán com­ple­men­tar­se con el es­tu­dio de la re­la­ción del agua y el sue­lo me­dian­te análisis fí­si­cos y quí­mi­cos de sue­lo ca­da 40 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad. Lue­go de va­rias cam­pa­ñas es vá­li­do ge­ne­rar in­for­ma­ción vi­sual de los di­fe­ren­tes es­tra­tos y ana­li­zar el com­por­ta­mien­to del “an­cla­je” de la raíz, del flu­jo ver­ti­cal y ho­ri­zon­tal, de las de­ri­va­cio­nes del des­ba­lan­ce de es­pa­cios po­ro­sos y es­tar aten­tos a la li­xi­via­ción mi­ne­ral, la hi­per acu­mu­la­ción o api­la­mien­to de sa­les y la sa­tu­ra­ción de ba­ses, en­tre otros.

De es­ta for­ma, si la lec­tu­ra in­di­ca abor­dar el rescate de un sue­lo sa­li­ni­za­do se apor­ta­rán los de­bi­dos co­rrec­to­res y se bus­ca­rá au­men­tar la per­mea­bi­li­dad, me­jo­rar la es­truc­tu­ra, be­ne­fi­ciar la ac­ti­vi­dad mi­cro­bia­na, equi­li­brar los ca­tio­nes nu­tri­cio­na­les y así neu­tra­li­zar el pH.

Pa­ra po­der pro­yec­tar rie­go en el tiem­po es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar el sue­lo pa­ra lue­go del ter­ce­ro o cuar­to año no en­con­trar­se con im­pe­di­men­tos. El agua tie­ne sal y no de­be que­dar­se en for­ma per­ma­nen­te. Tie­ne que sa­tis­fa­cer la ne­ce­si­dad del cul­ti­vo y des­pués re­ti­rar­se. Pe­ro pa­ra que es­to ocu­rra de­be exis­tir una bue­na re­la­ción en­tre ma­cro­po­ros y mi­cro­po­ros.

Co­mo ejem­plo prác­ti­co so­bre la en­ver­ga­du­ra del te­ma com­par­to al­gu­nos da­tos sur­gi­dos de au­di­to­rías rea­li­za­das en dis­tin­tos lo­tes. En sue­los de Lin­coln, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, tras va­rias cam­pa­ñas de rie­go con ori­gen acuí­fe­ro (de per­fo­ra­ción), es po­si­ble ver ano­ma­lías en la dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios po­ro­sos de ai­re des­de los 40 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad. El por­cen­ta­je de po­ros de ai­re es de 7 a los 40 cen­tí­me­tros, de 1 a los 80, de 22 a los 130 y de 1 a los 180 cen­tí­me­tros. El nú­me­ro de­be­ría ron­dar el 50% del vo­lu­men to­tal y el del agua ocu­par el do­ble del de ai­re.

El des­ba­lan­ce de mag­ne­sio en el per­fil es otro pro­ble­ma ha­lla­do en cam­pos de Sar­mien­to, Chu­but, tras va­rios años de rie­go por ca­ñón con agua de des­hie­lo. La au­di­to­ría de sue­lo mar­ca des­ba­lan­ces e hi­per acu­mu­la­ción de ca­tio­nes. Si ten­go un ex­ce­so de po­ta­sio o de mag­ne­sio, hay que co­rre­gir­lo. El so­dio es una mo­lé­cu­la que per­ju­di­ca. No se pue­den te­ner 4.800 ppm de so­dio y 1000 ppm de mag­ne­sio. El equi­li­brio de­be­ría ser me­nor de 300 ppm de mag­ne­sio, 80 ppm de so­dio y 2500 ppm cal­cio en 40 a 60 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad. El por­cen­ta­je de sa­tu­ra­ción del mag­ne­sio de­be­ría es­tar en­tre 10% y 15% en to­do el per­fil, mien­tras que en el es­tu­dio se vie­ron va­lo­res que van de 18% y has­ta 30%. En es­te ca­so, a 80 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad la raíz del maíz se va a en­con­trar con un ex­ce­so de mag­ne­sio y/o de so­dio que va a ge­ne­rar un es­tan­ca­mien­to en el desa­rro­llo de la raíz y es­to va a re­per­cu­tir en el desa­rro­llo de la plan­ta, la con­for­ma­ción de la espiga y de los gra­nos.

Otro ca­so de des­equi­li­brios en la es­truc­tu­ra fí­si­ca del sue­lo lo apor­ta un lo­te de Gua­le­guay, En­tre Ríos, tras un quin­que­nio de rie­go por pi­vo­te de acuí­fe­ro. Allí la lec­tu­ra fí­si­ca arro­ja va­lo­res res­tric­ti­vos en la dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios po­ro­sos. Ten­dría que te­ner 15% de po­ros de ai­re y 30% de po­ros ca­pi­la­res pe­ro el nú­me­ro es de 1,8% en el pri­mer ca­so y de 41,1% en el se­gun­do. Es­ta es­truc­tu­ra fí­si­ca no tie­ne oxí­geno y por ello se blo­quea la ac­ti­vi­dad de en­zi­mas y bac­te­rias que sin­te­ti­zan nu­trien­tes pa­ra que la plan­ta los pue­da to­mar.

En sín­te­sis, el cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo es un ca­mino in­sos­la­ya­ble pe­ro de­be pla­ni­fi­car­se sin per­der de vis­ta los im­pac­tos en el am­bien­te. Nos com­pe­te co­mo pro­fe­sio­na­les de la agri­cul­tu­ra ar­ti­cu­lar pro­to­co­los que no só­lo ga­ran­ti­cen los ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad que jus­ti­fi­can una in­ver­sión de 1100 dó­la­res por hec­tá­rea que re­quie­re la ins­ta­la­ción de rie­go, sino tam­bién la sus­ten­ta­bi­li­dad de un re­cur­so tan fun­da­men­tal y va­lio­so co­mo el sue­lo.

Aten­tos. El agua de rie­go pue­de mo­di­fi­car la es­truc­tu­ra del sue­lo y ge­ne­rar un des­ba­lan­ce de mi­ne­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.