Tam­bo: la di­men­sión des­co­no­ci­da

El me­ga­tam­bo, to­tal­men­te es­ta­bu­la­do, de Ade­co­agro pro­du­ce 250.000 li­tros de le­che al día. Allí, las va­cas no pi­san el cam­po y so­lo ca­mi­nan has­ta la sa­la de or­de­ñe. Aho­ra, bus­can du­pli­car la pro­duc­ción.

Clarin - Rural - - TAPA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Des­de el ai­re, un con­jun­to de gi­gan­tes­cos gal­po­nes se com­plo­tan pa­ra rom­per la mo­no­to­nía de las pam­pas. Unos ki­ló­me­tros al nor­te de la ru­ta 7, que se me­te en la pro­vin­cia de San­ta Fé an­tes que La Pi­ca­sa des­bor­da­da nos ha­ga per­der el ras­tro. Agua por to­dos la­dos.

Pe­ro aden­tro de esos gal­po­nes, vi­ven 7.000 va­cas Ho­lan­do que en­tre­gan un pro­me­dio de 35,5 li­tros en tres or­de­ñes dia­rios. No pi­san el cam­po, lo mi­ran des­de sus có­mo­das ca­mas de are­na, que se re­cam­bia ca­da vez que es ne­ce­sa­rio. Y só­lo ca­mi­nan des­de sus bo­xes has­ta la sa­la de or­de­ñe, una ca­le­si­ta que co­se­cha le­che 24 ho­ras por día.

Es el tam­bo de Ade­co­agro, el pri­mer “free stall” (es­ta­bu­la­do) de gran es­ca­la en fun­cio­na­mien­to en el país. Una ver­da­de­ra rup­tu­ra pa­ra­dig­má­ti­ca, en un país don­de pa­re­cía que di­fí­cil­men­te hu­bie­ra lu­gar pa­ra al­go dis­tin­to al mo­de­lo pas­to­ril que ca­rac- te­ri­zó a la le­che­ría des­de sus al­bo­res.

Le ve­ni­mos si­guien­do los pa­sos des­de ha­ce tiem­po. De he­cho lo vi­si­ta­mos va­rias ve­ces des­de que ini­ció la cons­truc­ción del pri­me­ro, en 2005. Dos gran­des es­ta­blos pa­ra 3.000 va­cas. Des­pues de una pri­me­ra fa­se de apren­di­za­je, lle­gó el se­gun­do: cua­tro nue­vos gal­po­nes. Pa­sos só­li­dos; y aho­ra Ma­riano Bosch –in­ge­nie­ro en Pro­duc­ción Agro­pe­cua­ria y CEO de Ade­co­agro—de­ci­de sa­car­lo a la pa­les­tra y mos­trar que la idea se con­vir­tió en una in­tere­san­te reali­dad: en el úl­ti­mo ba­lan­ce tri­mes­tral de la em­pre­sa, el tam­bo mar­có una evo­lu­ción muy fa­vo­ra­ble. Fac­tu­ró más del do­ble que en el pri­mer tri­mes­tre del año pa­sa­do, por la com­bi­na­ción del au­men­to de la pro­duc­ción y la me­jo­ra de los pre­cios. La ga­nan­cia del Q1 2017 (me­di­da co­mo EBIT en el ba­lan­ce au­di­ta­do de la com­pa­ñía) fue de 2 mi­llo­nes de dó­la­res. - ¿Có­mo fue que en­tra­ron en es­te mo­de­lo?

Cuando com­pra­mos es­te cam­po de Ch­ris­top­her­sen a Pe­com, ha­bía un tam­bo con dos mil va­cas en or­de­ñe, y lo íba­mos a ce­rrar—re­la­ta Ma­riano Bosch-. No es­ta­ba den­tro de lo que que­ría­mos ha­cer. Que­ría­mos es­ca­la y vo­lu­men re­le­van­te. Ese fue el punto de par­ti­da. Pe­ro an­tes de li­qui­dar­lo nos pre­gun­ta­mos cuál era el sis­te­ma pa­ra Ar­gen­ti­na. Vi­mos tam­bos de Nue­va Ze­lan­dia, un mon­tón en Es­ta­dos Uni­dos, fui­mos a An­ca­li en Chi­le, una ex­plo­ta­ción muy avan­za­da, en con­fi­na­mien­to com­ple­to. Nos me­ti­mos a fon­do a ver los sis­te­mas de pro­duc­ción en dis­tin­tas par­tes del mun­do. Lo tra­ji­mos a Mc Clus­key (un gran in­no­va­dor en el tam­bo nor­te­ame­ri­cano, ins­ta­la­do en In­dia­na, a una ho­ra de Chica­go), en un mo­men­to íba­mos a ser socios. -¿Y a qué con­clu­sión lle­ga­ron…? Nos con­ven­ci­mos de que en Ar­gen­ti­na po­de­mos ser los me­jo­res en maíz y so­ja. Y tam­bién nos con­ven­ci­mos de que pa­ra pro­du­cir le­che, lo más im­por­tan­te es el con­fort de la va­ca. En­ton­ces de­fi­ni­mos es­te mo­de­lo en lu­gar de sis­te­ma pas­to­ril. Era la úni­ca for­ma de po­der ha­cer al­go de es­ca­la in­dus­trial. ¿Por­qué no ir a un lu­gar don­de el maíz fue­ra más ba­ra­to? Pe­ro ade­más ha­ce fal­ta in­fra­es­truc­tu­ra. Ve­na­do Tuer­to tie­ne agua en ca­li­dad y can­ti­dad, tem­pe­ra­tu­ra y cli­ma. Gen­te. Y are­na pa­ra ca­ma, que tie­ne que ser es­pe­cial. - Y ca­pi­tal… - Yo ase­so­ra­ba a tam­be­ros, y siem­pre ví que ha­bía que al­can­zar gran­des vo­lu­me­nes. Y pa­ra eso ha­ce fal­ta ca­pi­tal. En Ade­co­agro te­ne­mos ac­ce­so a ca­pi­tal, y eso per­mi­te ir a bus­car la me­jor tec­no­lo­gía. No se nos cru­za por la ca­be­za no ir a bus­car­la a don­de es­té dis­po­ni­ble. Es la for­ma de ge­ne­rar tu ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. Hoy te­ne­mos el pri­mer pa­so da­do. Aho­ra vie­ne lo di­ver­ti­do pa­ra pen­sar pa­ra ade­lan­te. La in­ver­sión to­tal has­ta aho­ra son 55 mi­llo­nes de dó­la­res. Sin con­tar la tie­rra, que es mar­gi­nal en es­te mo­de­lo.

- Pe­ro la tie­rra les per­mi­te au­to­abas­te­cer­se de co­mi­da…

-- To­tal­men­te. Te­ne­mos 250 hec­tá­reas de al­fal­fa cin­co o seis cor­tes por año. Y unas 800 hec­tá­reas de maíz por tam­bo y 600 de ver­deos de in­vierno (ave­na y tri­go) en­si­la­dos. Mu­chas van en la mis­ma su­per­fi­cie don­de se pi­có el maíz, pa­ra ro­ta­ción. Se le pue­de ha­cer un cor­te tem­prano (ma­yo­ju­nio) y se “que­ma” co­mo puen­te ver­de. Y al­go de rai­gras. Ca­da tam­bo tie­ne un mó­du­lo de ro­ta­ción de 900 hec­tá­reas. Usa­mos ha­ri­na de so­ja o so­ja des­ac­ti­va­da, de nues­tra pro­duc­ción.

Ca­da gal­pón tie­ne un mó­du­lo de ro­ta­ción de 900 héc­ta­reas de pas­tu­ras y cul­ti­vos

Así, lo­gra­mos un mo­de­lo de ba­jo costo por li­tro pro­du­ci­do. Y no que­re­mos que sea com­pe­ti­ti­vo res­pec­to al ve­cino, sino in­ter­na­cio­nal­men­te. El costo por li­tro es la for­ma de pen­sar. Es­ta­mos en el 10 por cien­to de los tam­bos con me­jo­res nú­me­ros de los Es­ta­dos Uni­dos. Cree­mos que es­te es el sis­te­ma que nos fun­cio­na a no­so­tros. No de­ci­mos que es pa­ra to­da la Ar­gen­ti­na. Pe­ro sin du­da que va a ha­ber más tam­bos co­mo es­tos, y nos en­can­ta mos­trar­lo con los bra­zos abier­tos.

- ¿Las ins­ta­la­cio­nes fue­ron im­por­ta­das?

Los gal­po­nes 100% na­cio­nal. Lo úni­co que vie­ne de afue­ra es la má­qui­na de or­de­ñe. Unos 800.000 dó­la­res. Y aho­ra la plan­ta de bio­gás, el úl­ti­mo es­la­bón pa­ra sa­lir de cier­ta dis­con­for­mi­dad: es­tá­ba­mos ge­ne­ran­do mu­cho me­tano y no nos gus­ta­ba. Aho­ra re­ci­cla­mos la bos­ta, se­pa­rán­do­la de la ca­ma de are­na y me­tién­do­la en el bio­di­ges­tor. En­tra­mos en una li­ci­ta­ción de ener­gía re­no­va­ble y nos die­ron un pre­cio de 158 dó­la­res el Me­ga, un pre­cio ajus­ta­do pe­ro que nos sir­ve pa­ra eli­mi­nar el pro­ble­ma de la bos­ta. Bus­ca­mos la tec­no­lo­gía más ade­cua­da pa­ra nues­tro sis­te­ma de bos­ta en ca­ma de are­na. Con es­te bio­di­ges­tor va­mos a abas­te­cer de elec­tri­ci­dad al equi­va­len­te del con­su­mo de va­rias lo­ca­li­da­des de al­re­de­dor. So­mos pun­ta de lí­nea así que se van a be­ne­fi­ciar con ener­gía re­no­va­ble Ma­ría Te­re­sa, Vi­lla Ca­ñás, San Gre­go­rio y Cris­top­her­sen.

- Dos tam­bos, sie­te mil va­cas, ¿has­ta aquí lle­ga­mos?

--No! He­mos in­for­ma­do a los ac­cio­nis­tas que apun­ta­mos a du­pli­car a cor­to pla­zo. Sobre la ba­se del ca­mino re­co­rri­do y la ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da, el ob­je­ti­vo es ha­cer un ‘dos en uno’: 7.000 va­cas en un so­lo tam­bo. El equi­po hu­mano es­tá ma­du­ro pa­ra en­ca­rar es­te nue­vo sal­to, que nos acer­ca al pró­xi­mo ob­je­ti­vo, que es in­dus­tria­li­zar nues­tra pro­duc­ción. Hoy es­ta­mos en 240.000 li­tros por día, y la cla­ve es man­te­ner­se y su­pe­rar es­ta pro­duc­ti­vi­dad de 35,5 li­tros. Sobre es­ta pla­ta­for­ma, lle­ga­re­mos a los 500.000 li­tros, una lin­da ba­se pa­ra pen­sar en el pro­ce­sa­mien­to. No en ha­cer le­che en pol­vo sino al­go acor­de con la ca­li­dad de le­che que pro­du­ci­mos, y la ven­ta­ja de pro­ce­sar “in si­tu”.

“Frees­tall”. Así se de­no­mi­na al sis­te­ma de es­ta­bu­la­ción que tie­ne la fir­ma en San­ta Fe. Las va­cas per­me­nen­cen to­do el día en bo­xes in­di­vi­dua­les. La die­ta es una mez­cla pro­ce­sa­da.

Si­gue gi­ran­do. La sa­la de or­de­ñe del es­ta­ble­ci­mien­to, una ca­le­si­ta, que tra­ba­ja en la ex­trac­ción de le­che 24 ho­ras del día.

Aé­reo. Las ins­ta­la­cio­nes del tam­bo. Son 4 gal­po­nes, la sa­la de or­de­ñe a la izq., y el par­que de ali­men­tos, atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.