El tam­bo bus­ca nue­vos mo­de­los

Clarin - Rural - - RURAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Sa­be­mos que la no­ta de ta­pa de es­ta edi­ción de Cla­rín Ru­ral, de­di­ca­da al em­pren­di­mien­to le­che­ro de Ade­co­agro, trae­rá co­la. No so­lo por­que se tra­ta de una rup­tu­ra pa­ra­dig­má­ti­ca, lo que siem­pre desata po­lé­mi­ca, sino por la opor­tu­ni­dad. El tam­bo es­tá atra­ve­san­do una pro­fun­da cri­sis y pa­ra mu­chos es un mo­men­to inapro­pia­do pa­ra ha­blar de in­no­va­ción. En la cri­sis in­ci­den un sin­nú­me­ro de fac­to­res, la ma­yor par­te de los cua­les in­ci­den “tran­que­ras afue­ra”.

To­dos co­no­ce­mos la si­tua­ción ca­la­mi­to­sa de Sa­nCor, los dra­mas fi­nan­cie­ros de to­da la in­dus­tria y los ten­tácu­los del pul­po sin­di­cal de Atil­ra. La dé­ca­da k fue de­le­té­rea, exa­cer­bó to­dos los fac­to­res ne­ga­ti­vos e im­pi­dió que el mo­men­to de bo­nan­za internacional (en­tre 2008 y 2012) lle­ga­ra a la ca­de­na. Aho­ra hay un nue­vo horizonte, y es­tá bueno ver lo que es­tu­vo ocu­rrien­do, a pe­sar de to­do. Aquí y en el mun­do.

Ma­riano Bosch, CEO de Ade­co­agro des­de que arran­có la com­pa­ñía ha­ce 15 años, mos­tró sus nú­me­ros la se­ma­na pa­sa­da. La com­pa­ñía co­ti­za des­de ha­ce cin­co años en Wall Street, don­de mi­les de in­ver­so­res com­pran y ven­den ac­cio­nes co­no­ci­das ba­jo la si­gla AGRO. El ba­lan­ce del pri­mer tri­mes­tre del 2017 es más que su­ges­ti­vo: la ex­plo­ta­ción le­che­ra ge­ne­ró un EBIT de U$S 2 mi­llo­nes. Sus ca­si 7 mil va­cas en or­de­ñe, en dos tam­bos don­de las va­cas vi­ven a gal­pón, no co­no­cen el pas­to­reo y re­ci­ben to­da la ali­men­ta­ción me­cá­ni­ca­men­te. El cam­po se de­di­ca a la pro­duc­ción de maíz, ver­deos y so­ja. Y es­tos cul­ti­vos se trans­for­man en un flu­jo de 250 mil li­tros de le­che por día.

Mu­chos ex­per­tos del sec­tor co­no­cen el “ex­pe­ri­men­to” del free stall de Ch­ris­top­her­sen. Ca­si to­dos lo han mi­ra­do con des­con­fian­za. Plan­ta­ron sus du­das por la “ri­gi­dez” de la al­ta in­ver­sión que im­pli­ca el mo­de­lo, en com­pa­ra­ción con el clá­si­co sis­te­ma pas­to­rial, don­de las va­cas se va­len por sí mis­mas pa­ra pro­cu­rar­se el ali­men­to pas­to­rean­do pra­de­ras y ver­deos.

La di­fe­ren­cia es­tá en la pro­duc­ti­vi­dad. Los bue­nos tam­bos pas­to­ri­les es­tán en ni­ve­les de 24 li­tros de le­che por día, don­de la mi­tad, por otro la­do, se ori­gi­na en los con­cen­tra­dos (gra­nos) que re­ci­ben las va­cas en la sa­la de or­de­ño o en en­cie­rros es­tra­té­gi­cos o tác­ti­cos. En el tam­bo de Ade­co­agro se pro­me­dian ya los 35,5 li­tros/va­ca por día. Es un 50% más.

La di­fe­ren­cia es con­fort ani­mal, aho­rro de ener­gía (las va­cas no ca­mi­nan) y uni­for­mi­dad en la die­ta. El pro­pio Ma­riano Bosch se­ña­la que el sis­te­ma es tre­men­da­men­te sen­si­ble a la pro­duc­ti­vi­dad: con 30 li­tros no cie­rra, pe­ro arri­ba de 35 los már­ge­nes ex­plo­tan. Con la mis­ma ge­né­ti­ca, lo que im­pli­ca que hay un gi­gan­tes­co lu­cro ce­san­te glo­bal. Si al­go hi­zo bien el tam­bo, fue in­cor­po­rar el me­jor se­men del mun­do, pro­vis­to por im­por­ta­do­res y pro­duc­to­res lo­ca­les que se aco­pla­ron al rit­mo mun­dial.

La in­ver­sión de Ade­co­agro en los dos tam­bos, en es­tos 12 años, al­can­zó a U$S 55 mi­llo­nes. Es­to im­pli­ca una res­tric­ción fun­da­men­tal. Es muy di­fí­cil evo­lu­cio­nar des­de un tam­bo clá­si­co, por me­jor ma­ne­ja­do que es­té, a es­tos mo­de­los su­per in­ten­si­vos. Re­cuer­do que en 1993 via­ja­mos con el CREA Lin­coln (tam­be­ro lí­der) a los EEUU. Arran­ca­mos por la Uni­ver­si­dad de Flo­ri­da, en Gai­nes­vi­lle, don­de los in­ves­ti­ga­do­res arran­ca­ron mos­tran­do es­tos mo­de­los de 8 mil va­cas con­fi­na­das. “Es­to no es pa­ra no­so­tros…”, pe­ro la pe­lo­ta que­dó pi­can­do.

Ade­co­agro no es­tá so­lo. Hay otros tam­bos, co­mo el de la fa­mi­li­la Chia­vas­sa en Pe­lle­gri­ni (San­ta Fé) que aun­que más pe­que­ños, van en la mis­ma di­rec­ción. En la cuenca de Vi­lla Ma­ría la es­ta­bu­la­ción es te­ma de to­dos los días. Un gran gru­po agro­pe­cua­rio, Com­pa­ñía Ar­gen­ti­na de Gra­nos, es­tá con­si­de­ran­do un me­ga­tam­bo en San Luis, ba­jo rie­go. No es una co­sa o la otra. Es sa­ber que es­to es­tá pa­san­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.