Tri­go, ca­li­dad o can­ti­dad, esa es la cues­tión

Un gru­po de pro­duc­to­res dia­lo­gó con Cla­rín Ru­ral en Mar del Pla­ta, tra­di­cio­nal área tri­gue­ra. To­dos pon­de­ran las vir­tu­des del cul­ti­vo, aun­que son cau­tos pa­ra de­ci­dir so­bre el ma­ne­jo en el ini­cio de ci­clo.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Es­ta se­ma­na se co­no­ció la no­ti­cia del cie­rre del mo­lino mar­pla­ten­se La­go­mar­sino, una se­ñal de que, a pe­sar de la re­cu­pe­ra­ción de la ecua­ción tri­gue­ra res­pec­to a la cri­sis de los úl­ti­mos años, aun queda mu­cho ca­mino por re­co­rrer en la po­lí­ti­ca agroin­dus­trial. La in­dus­tria mo­li­ne­ra y los pro­duc­to­res pi­den por la aper­tu­ra de nuevos mer­ca­dos de ex­por­ta­ción, con la es­pe­ran­za de que se agran­de el mar­gen eco­nó­mi­co pa­ra el ce­real.

“Es­te año no voy a ha­cer tri­go por­que pa­ra es­pe­rar un buen pre­cio te­nés que aguan­tar­lo mí­ni­mo seis me­ses, en­ton­ces no sir­ve. Hasta que no cam­bien un po­co las po­lí­ti­cas in­ter­nas, lo que le queda al cam­po con to­das las car­gas y cos­tos es muy fino”, afir­mó la se­ma­na pa­sa­da el pro­duc­tor de 9 de ju­lio Pe­dro So­lá. Lo hi­zo jus­ta­men­te en Mar del Pla­ta, don­de

Cla­rín Ru­ral con­ver­só con pro­duc­to­res de di­ver­sas zo­nas pa­ra tra­tar de com­pren­der cuá­les son las prin­ci­pa­les va­ria­bles a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes res­pec­to a la fi­na.

En la cam­pa­ña 2016/17, So­lá vol­vió a ha­cer 145 hec­tá­reas de tri­go des­pués de tres años, pe­ro lo hi­zo so­lo por ro­ta­ción y es­te año no lo re­pe­ti­rá. “Los va­lo­res en co­se­cha del tri­go no fue­ron los es­pe­ra­dos. Los ren­di­mien­tos fue­ron ra­zo­na­bles pe­ro al mo­men­to de ha­cer so­ja de se­gun­da fal­tó el agua y hoy se pa­gan las con­se­cuen­cias. Me hu­bie­se con­ve­ni­do op­tar por otra ro­ta­ción, de­jar li­bre el lo­te y ha­cer so­ja de pri­me­ra o maíz”, afir­ma.

Su po­si­ción es la de mu­chos pro­duc­to­res y ex­pli­ca la fal­ta de tri­go que ha­ce que la ca­pa­ci­dad ocio­sa de la in­dus­tria ron­de ac­tual­men­te el 50 por cien­to. Pe­ro a su vez, el año pa­sa­do la pro­duc­ción de tri­go cre­ció de 10,8 a 16,3 millones de to­ne­la­das, y se espera que es­te año crez­ca otro po­co.

Se­gún Ar­gen­tri­go, en la cam­pa­ña 2016/17 hu­bo 5,1 millones de hec­tá­reas sem­bra­das con tri­go y pa­ra la 2017/18 pre­veen un au­men­to hasta las 5,5 millones de hec­tá­reas.

Se­bas­tián Co­loc­cio­ni, de la lo­ca­li­dad de San Jo­sé de la Es­qui­na, en el sur de San­ta Fe, ex­pli­ca que en su es­que­ma el tri­go ocu­pa en­tre un 15 y un 20 por cien­to del área cul­ti­va­ble, sen­ci­lla­men­te por­que hay lo­tes con na­pa en los que el me­jor ne­go­cio es el do­ble cul­ti­vo. El año pa­sa­do su em­pre­sa hi­zo unas 600 hec­tá­reas y ob­tu­vie­ron rin­des muy bue­nos, por en­ci­ma de la me­dia zo­nal de 45-50 quin­ta­les.

“Hu­bo lo­tes de en­tre 50 y 60 quin­ta­les -di­ce- pe­ro la ca­li­dad fue ma­la, no lle­gá­ba­mos a gra­do 2 en pro­teí­na, nos pe­na­li­za­ban hasta en la cá­ma­ra. Fue un su­per año en ren­di­mien­tos por­que las tem­pe­ra­tu­ras fue­ron ba­jas en el mo­men­to de lle­na­do de gra­nos”, ex­pli­ca, y di­ce que la op­ción por el rin­de es una po­lí­ti­ca de su em­pre­sa.

Por su par­te, Juan Pe­dro Ven­tu­rino, pro­duc­tor de Ca­pi­tán Sar­mien­to, en el nor­te bo­nae­ren­se, ex­pli­ca que por la na­tu­ra­le­za de su ex­plo­ta­ción le con­vie­ne más ha­cer cul­ti­vo de co­ber­tu­ra que tri­go, pe­ro igual no lo des­car­ta. “No­so­tros lo ha­bía­mos sa­ca­do al tri­go, ha­ce por lo me­nos cin­co cam­pa­ñas que no lo ha­go, y aho­ra es­ta­mos vien­do si vol­ve­mos pe­ro nos com­pli­ca el cli­ma por­que hay lo­tes de so­ja y maíz que aun no se co­se­cha­ron”, di­ce. Y agre­ga: “Igual­men­te siem­pre se ha­ce cul­ti­vo de co­ber­tu­ra por­que te­ne­mos ha­cien­da y cum­ple el do­ble pro­pó­si­to de co­mer y te­ner un puen­te ver­de. Aho­ra ya lo te­ne­mos he­cho con rai­grás y ave­na”.

Pa­ra en­con­trar apues­tas más fir­mes por el tri­go y por la fi­na en general hay que ir al sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, don­de el cli­ma y el am­bien­te in­vi­tan a afe­rrar­se a esas al­ter­na­ti­vas. Juan Tor­ti, de Ne­co­chea, co­men­ta que en su zo­na nor­mal­men­te la fi­na es un 20-30 por cien­to de la su­per­fi­cie sem­bra­da, en par­tes igua­les pa­ra tri­go y ce­ba­da, aun­que en los úl­ti­mos años, si bien la ce­ba­da tiene al­gu­nos pro­ble­mas sa­ni­ta­rios y la cer­ve­ce­ra de­be cum­plir mu­chos re­qui­si­tos, era más fá­cil de co­mer­cia­li­zar que el tri­go. “La otra ven­ta­ja que tiene es que li­be­ra an­tes el lo­te pa­ra la so- ja de se­gun­da, y el ren­di­mien­to es 700-800 ki­los más que la so­ja que se ha­ce des­pués del tri­go”, aña­de.

Se­gún Tor­ti, que ade­más de pro­duc­tor es ase­sor téc­ni­co, en su zo­na ha­ce dos años ca­si na­die sem­bra­ba tri­go. Aho­ra, el cul­ti­vo vol­vió, pe­ro la apues­ta es por ren­di­mien­to más que por ca­li­dad. “Nues­tra zo­na, cer­ca de la cos­ta, es muy bue­na cli­má­ti­ca­men­te, en­ton­ces lo que rin­de es bus­car can­ti­dad, por­que en general bus­car ca­li­dad te da me­nos rin­de. Igual no des­cui­dás ca­li­dad, pe­ro por ejem­plo es­te año te­nía­mos ca­li­dad y no la pa­ga­ban”, ex­pli­ca, y apor­ta nú­me­ros es­ti­ma­ti­vos pa­ra en­ten­der la ecua­ción.

“En rin­des de en­tre 4.500 y 7.000 ki­los co­mo los de mi zo­na, cuan­do uno de­ja de bus­car ca­li­dad y apun­ta a can­ti­dad la di­fe­ren­cia pue­de ser de 1.500 ki­los”.

Héc­tor Ibar­gu­ren, de Co­ro­nel Do­rre­go, don­de la fi­na es cen­tral en cual­quier es­que­ma, sem­bró el año pa­sa­do 3.500 hec­tá­reas de ce­rea­les in­ver­na­les, la mi­tad de tri­go y la mi­tad de ce­ba­da. Y en la dis­yun­ti­va ca­li­dad o ren­di­mien­to tam­bién se ani­mó a ju­gar a dos pun­tas. “Bus­co las dos co­sas, ren­di­mien­to y ca­li­dad, por­que si no te­nés ca­li­dad es muy di­fí­cil co­mer­cia­li­zar -di­ce-. El ries­go es tre­men­do por­que es mu­cha la in­ver­sión y a ve­ces el cli­ma no acom­pa­ña, pe­ro en la úl­ti­ma cam­pa­ña hu­bo bue­na ca­li­dad y buen cli­ma. Ade­más se pu­so mu­cho fer­ti­li­zan­te, más que otros años”.

A su la­do Car­los Asa, tam­bién de Do­rre­go, cuen­ta que él ha­ce un área si­mi­lar a la de Ibar­gu­ren pe­ro con al­go más de pe­so pa­ra el tri­go, y di­ce que el año pa­sa­do usó to­da la tec­no­lo­gía y los ren­di­mien­tos no fue­ron los es­pe­ra­dos por la va­ria­ble cli­má­ti­ca. “Tu­vi­mos pie­dra. En tri­go an­du­vi­mos en 3.000 ki­los y en ce­ba­da ahí no­más”.

Y ha­blan­do de con­tra­tiem­pos, Ibar-

Es­te año no ha­ré tri­go por­que de­bo es­pe­rar el buen pre­cio y el año pa­sa­do no rin­dió bien Pe­dro So­lá Pro­duc­tor de 9 de ju­lio

La úl­ti­ma cam­pa­ña tu­vi­mos ex­ce­len­tes rin­des de tri­go pe­ro muy ma­la ca­li­dad Se­bas­tián Co­loc­cio­ni Pro­duc­tor del sur de San­ta Fe

Un por­cen­ta­je de la fi­na de es­te año pa­sa a grue­sa de­bi­do al se­rio pro­ble­ma de ma­le­zas Car­los Asa Pro­duc­tor de Co­ro­nel Do­rre­go

Nos com­pli­ca el cli­ma por­que hay lo­tes de so­ja y maíz que aun no se co­se­cha­ron Juan Pe­dro Ven­tu­rino Pro­duc­tor del nor­te bo­nae­ren­se

En el sud­es­te de Bue­nos Ai­res, el tri­go vol­vió, y se bus­can al­tos ren­di­mien­to Juan Tor­ti Pro­duc­tor de Ne­co­chea

gu­ren in­tro­du­ce otro muy co­mún: “Un pro­ble­ma muy se­rio y muy cos­to­so que te­ne­mos en la zo­na son las ma­le­zas”. Y Asa lo com­ple­men­ta: “Por eso, un por­cen­ta­je muy gran­de de la fi­na es­te año se va a pa­sar a la grue­sa, so­bre to­do a maíz con ba­jas den­si­da­des, que no se ha­cía nun­ca y aho­ra ha da­do muy bue­nos re­sul­ta­dos. En la zo­na nues­tra no se ha­cen bar­be­chos lar­gos sino ca­da vez más cor­tos pa­ra com­pe­tir con las ma­le­zas”.

En cuan­to al mer­ca­do de tri­go, Asa di­ce que pre­ten­de­ría que es­té un po­co más atrac­ti­vo. “Uno ne­ce­si­ta trans­pa­ren­cia pa­ra ser más pre­de­ci­ble. Hoy, un tri­go de ca­li­dad tiene una di­fe­ren­cia de 10-15 dó­la­res la to­ne­la­da con res­pec­to a un tri­go cá­ma­ra, y es­ta­mos tra­tan­do de apro­ve­char eso. Es­ta­mos ha­blan­do de una ce­ba­da fo­rra­je­ra de 150 dó­la­res la to­ne­la­da y un tri­go de ca­li­dad (10,5 de pro­teí­na) de 173 dó­la­res. El tri­go es más atrac­ti­vo pe­ro la ce­ba­da pue­de pro­du­cir un 20 por cien­to más de ren­di­mien­to”. Esas son las cartas en jue­go, pe­ro el pro­duc­tor de esa re­gión nun­ca de­ja de te­ner un pie en ca­da cul­ti­vo in­ver­nal.

En pleno co­mien­zo de una nue­va cam­pa­ña, Ibar­gu­ren le­van­ta las palmas al cie­lo, di­ce que man­ten­drá el plan­teo del año pa­sa­do y acla­ra que aun­que los va­lo­res del mer­ca­do pue­den ser atrac­ti­vos, el pro­duc­tor no es for­ma­dor de pre­cios, y el pro­ble­ma son los gas­tos. So­lá, cru­za­do de bra­zos, co­men­ta que ya hi­zo al­gu­nos lo­tes de tri­go so­lo pa­ra el pas­to­reo y que aho­ra va a de­jar bar­be­cho quí­mi­co y es­pe­rar a la siem­bra de grue­sa. Y el san­ta­fe­sino Co­loc­cio­ni de­ta­lla que los ci­clos lar­gos ya se sem­bra­ron ha­ce po­cos días, aun­que en los cam­pos anega­dos aun es­pe­ran a que el sue­lo brin­de ga­ran­tías.

Con esa di­ver­si­dad de fac­to­res se es­bo­za el ma­pa de las in­ten­cio­nes de siem­bra en bue­na par­te del área tri­gue­ra na­cio­nal. Es el ini­cio de un pro­ce­so que pue­de cul­mi­nar el año que vie­ne con em­bar­ques pro­ve­cho­sos pa­ra to­da la eco­no­mía o con el cie­rre de in­dus­trias por es­ca­sez de mer­ca­dos o ma­te­ria pri­ma.

Tri­gui­to lin­do. El arran­que de la cam­pa­ña de tri­go vie­ne con mu­cho re­tra­so. Por eso, los pro­duc­to­res to­da­vía si­guen pla­ni­fi­can­do la me­jor es­tra­te­gia que les apor­te óp­ti­ma ren­ta­bi­li­dad.

Es­pi­gas. Las de­ci­sio­nes res­pec­to al ce­real va­rian se­gún la zo­na. En el sur de Bue­nos Ai­res se ani­man a bus­car buen rin­de y ca­li­dad, pe­ro en zo­na nú­cleo el agua po­ne en du­da la siem­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.