Hu­me­da­les: pi­den un de­ba­te se­rio

El au­tor re­co­no­ce que son eco­sis­te­mas va­lio­sos y so­li­ci­ta que el Go­bierno y el Con­gre­so no tra­ten el te­ma a la li­ge­ra y se le­gis­le con res­pon­sa­bi­li­dad.

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL -

Un río es un río. Un la­go es un la­go. Un bos­que es un bos­que. Un hu­me­dal…de­pen­de. De­pen­de de que ten­ga o no agua en su área. De cuán­ta sea. De cuán­to tiem­po per­ma­nez­ca allí. De cuán dis­tan­te es­té del agua sub­te­rrá­nea. De qué as­pec­to ten­ga. De qué flo­ra al­ber­gue. O de qué fau­na. Por eso, se­rá o no un hu­me­dal, de tal o cuál ex­ten­sión, se­gún sea que lo de­fi­na un hi­dro­geó­lo­go, un bió­lo­go, un lim­nó­lo­go, un geó­gra­fo, un agró­no­mo, un zoó­lo­go, un bo­tá­ni­co, un ecó­lo­go, o un po­lí­ti­co.

Eso tal vez ex­pli­que por qué quie­nes re­dac­ta­ron el pro­yec­to de ley de hu­me­da­les, orien­ta­dos por pro­fe­sio­na­les de la Uni­ver­si­dad de San Martín, con­si­de­ra­ron co­mo ta­les a una de­ter­mi­na­da su­per­fi­cie, mien­tras que pro­fe­sio­na­les del IN­TA es­ti­ma­ron co­mo hu­me­da­les a la mi­tad de esa área.

Por si acor­dar una de­fi­ni­ción no fue­ra al­go su­fi­cien­te­men­te com­ple­jo, el cam­bio cli­má­ti­co po­dría cau­sar com­pli­ca­cio­nes adi­cio­na­les. En lo que sí pa­re­ce ha­ber acuer­do es en que los hu­me­da­les son áreas sen­si­bles y pres­tan va­lio­sos ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos. Que de­ben ser tra­ta­dos con cui­da­do, de­fi­nien­do si en ellos se pue­den ha­cer só­lo al­gu­nas co­sas, su­je­tas a con­di­cio­nes o res­tric­cio­nes (ges­tión) o na­da (pre­ser­va­ción).

Las res­tric­cio­nes apun­tan, so­bre to­do, a al­te­rar lo me­nos po­si­ble los flu­jos de agua -su­per­fi­cia­les o sub­te­rrá­neos-, ya sea a tra­vés de di­ques, ca­mi­nos, te­rra­ple­nes, cul­ti­vos, com­pac- ta­ción, etc. Tam­bién pue­de ser pre­ci­so ha­cer cier­tas co­sas que re­me­dien los da­ños cau­sa­dos a los hu­me­da­les, pa­ra que vuel­van lo más po­si­ble a su con­di­ción ori­gi­nal.

Por ejem­plo, los am­bien­ta­lis­tas no nie­gan, en general, la po­si­bi­li­dad de cons­truir un ba­rrio en cier­tos hu­me­da­les, siem­pre que se tra­te de pa­la­fi­tos, sin mu­ros que cir­cun­den la ur­ba­ni­za­ción, de mo­do que el agua pue­da inun­dar y es­cu­rrir la zo­na na­tu­ral­men­te. Tam­po­co re­sis­ten, se­gún sea el ca­so, que se pue­dan pas­to­rear ani­ma­les, siem­pre que no se tra­te de una car­ga in­ten­si­va a ba­se de pas­tu­ras im­plan­ta­das.

Ya sea que se pre­ser­ven o se ges­tio­nen, los hu­me­da­les son muy va­lio­sos y muy ca­ros de pro­te­ger. Su in­ven­ta­rio y ca­te­go­ri­za­ción de­ta­lla­da, su mo­ni­to­reo per­ma­nen­te con la con­si­guien­te pe­na­li­za­ción de in­frac­cio­nes, la com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca a pro­pie­ta­rios de áreas even­tual­men­te pre­ser­va­das, la no per­cep­ción de im­pues­tos pro­ve­nien­tes de las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas ex­clui­das o li­mi­ta­das, son cuan­tio­sos re­cur­sos que de­ben ser asig­na­dos a los hu­me­da­les.

Pa­ra evi­tar tra­tar el te­ma a la li­ge­ra y le­gis­lar só­lo en ba­se a re­tó­ri­ca e ideo­lo­gía, pa­re­ce in­dis­pen­sa­ble que el Go­bierno y el Con­gre­so se abo­quen a la cues­tión muy se­ria­men­te, to­men en cuen­ta las opi­nio­nes de los dis­tin­tos ac­to­res in­vo­lu­cra­dos y si­mu­len las con­se­cuen­cias de las al­ter­na­ti­vas le­gis­la­ti­vas con­si­de­ra­das. Es cla­ve pa­ra al­can­zar, fi­nal­men­te, los me­jo­res acuer­dos po­lí­ti­cos posibles, con la de­fi­nan de una au­to­ri­dad de apli­ca­ción com­pe­ten­te y do­ta­da de los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra que re­sul­te real­men­te efec­ti­va.

No­ta de Redacción: la or­ga­ni­za­ción se de­di­ca al desa­rro­llo del agro.

Hu­me­da­les. Ya sea que se pre­ser­ven o se ges­tio­nen, son muy va­lio­sos y muy ca­ros de pro­te­ger.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.