Co­men­zó otro tiem­po pa­ra el ne­go­cio agrí­co­la

Es­ta se­ma­na se anun­ció que Che­mChi­na com­ple­tó la com­pra de Syn­gen­ta.

Clarin - Rural - - TAPA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

“Es el re­lan­za­mien­to de Syn­gen­ta”. Así sin­te­ti­zó An­to­nio Ara­cre, má­xi­mo res­pon­sa­ble de la com­pa­ñía en La­ti­noa­mé­ri­ca Sur, el al­can­ce de la ope­ra­ción por la cual Che­mChi­na se que­dó con la ma­yor em­pre­sa de agro­quí­mi­cos y la ter­ce­ra de se­mi­llas del mun­do. Lo hi­zo en una con­fe­ren­cia de pren­sa ce­le­bra­da el jue­ves en un ho­tel de Bue­nos Ai­res, po­cas ho­ras des­pués de la re­so­nan­te ad­qui­si­ción.

Ara­cre ex­pli­có que el mon­to de la transac­ción –43 mil mi­llo­nes de dó­la­res—sig­ni­fi­ca la com­pra más im­por­tan­te rea­li­za­da por par­te de una em­pre­sa chi­na en la his­to­ria. Co­men­tó que el ne­go­cio de ge­ne­ra­ción de nueva tecnología en se­mi­llas y pro­duc­tos de pro­tec­ción de cul­ti­vos re­quie­re una co­rrien­te con­ti­nua de in­ver­sio­nes. “No­so­tros no éra­mos aje­nos a es­ta si­tua­ción –ase­gu­ró--. Syn­gen­ta vol­ca­ba a in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo el 10% de sus ven­tas por 12.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les – ase­gu­ró—lo que es una ci­fra enor­me y afec­ta­ba los re­sul­ta­dos de cor­to pla­zo”.

Re­la­tó sin ta­pu­jos que la em­pre­sa con su cuar­tel ge­ne­ral en Ba­si­lea (Sui­za) ha­bía es­ta­do so­me­ti­da a la in­ten­ción de una “com­pra hos­til” por par­te de un com­pe­ti­dor. Se re­fe­ría a Mon- san­to, nú­me­ro uno en se­mi­llas y bio­tec­no­lo­gía pe­ro ne­ce­si­ta­do de com­ple­men­tar su pa­le­ta con agro­quí­mi­cos. “Por suer­te pu­di­mos es­ca­par a la com­pra hos­til y lle­gó Che­mChi­na. La ope­ra­ción nos per­mi­te sa­lir de la pre­sión de los ba­lan­ces men­sua­les y tri­mes­tra­les, y po­der pen­sar en el me­diano y lar­go pla­zo”.

Di­jo lue­go que, a di­fe­ren­cia de las otras me­ga­ope­ra­cio­nes en mar­cha en el sec­tor (Ba­yer com­pran­do Mon­san­to, y la fu­sión de Dow con Du­pont), en es­te ca­so se tra­ta sim­ple­men­te de un cam­bio de ac­cio­nis­ta. En los otros ca­sos hay una fuer­te com­po­nen­te de com­ple­men­ta­rie­dad, que no es ne­ce­sa­ria en Syn­gen­ta.

Chem Chi­na ad­qui­rió el 97% de las ac­cio­nes y pa­só a ser la úni­ca due­ña, re­ti­ran­do a la em­pre­sa de la co­ti­za­ción pú­bli­ca en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa. Se man­tie­ne el ma­na­ge­ment y los pla­nes de negocios en mar­cha: “na­die in­vier­te se­me­jan­te can­ti­dad de di­ne­ro si no cree en el por­ta­fo­lio de la com­pa­ñía”.

In­di­có que el ob­je­ti­vo pri­mor­dial de Che­mChi­na es im­pul­sar la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, apun­tan­do a in­cre­men­tar la pro­duc­ción glo­bal de ali­men­tos. “El fe­nó­meno de ur­ba­ni­za­ción que atra­vie­sa Asia en ge­ne­ral y Chi­na en par­ti­cu­lar, lle­va­rá a que en los pró­xi­mos años au­men­te de 500 a 3200 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes la po­bla­ción en las ciu­da­des. Es­to obli­ga­rá a una cre­cien­te im­por­ta­ción de ali­men­tos, ade­más del in­cre­men­to de la pro­duc­ción al in­te­rior de Chi­na”. Y di­jo que de to­dos los paí­ses pro­vee­do­res de bá­si­cos agrí­co­las, la Ar­gen­ti­na es el me­jor po­si­cio­na­do pa­ra aten­der ese flu­jo de la de­man­da.

Di­ser­ta­ción. An­to­nio Ara­che, di­rec­ti­vo de Syn­gen­ta, dio de­ta­lles so­bre el fu­tu­ro de la com­pa­ñía, aho­ra chi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.