La reali­dad siem­pre se su­ble­va

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Vi­si­té Chi­na por pri­me­ra vez en 1998, acom­pa­ñan­do a Jor­ge Cas­tro, por en­ton­ces Se­cre­ta­rio Es­tra­té­gi­co del go­bierno na­cio­nal. Nos unía un con­ven­ci­mien­to: la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar era la gran es­pe­ran­za pa­ra con­so­li­dar la ex­pan­sión de la agroin­dus­tria ar­gen­ti­na, que se per­fi­la­ba co­mo el nue­vo mo­tor eco­nó­mi­co de la Na­ción.

En aquel mo­men­to, aca­ba­ba de lle­gar al mer­ca­do la so­ja RR. La pro­duc­ción se ha­bía es­tan­ca­do, en­tre 1994 y 1996, en las 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Sa­bía­mos que las va­rie­da­des to­le­ran­tes a gli­fo­sa­to iban a per­mi­tir un enor­me sal­to pro­duc­ti­vo. Ya ha­bía pe­ga­do fuer­te la idea de la siem­bra di­rec­ta, don­de los pio­ne­ros de­ja­ban pa­so a los co­lo­ni­za­do­res. La gran pre­gun­ta, sin res­pues­ta, era si ha­bría mer­ca­do pa­ra el alu­vión de so­ja que se veía en el ho­ri­zon­te.

Les­ter Brown, des­de su World Watch Ins­ti­tu­te, aca­ba­ba de pu­bli­car su “Who will feed Chi­na” (“Quién va a ali­men­tar a Chi­na”), en el que vol­vía so­bre su vie­ja teo­ría de la tran­si­ción die­té­ti­ca. Ya en los 70, Brown sos­te­nía que la me­jo­ra de in­gre­sos en las so­cie­da­des más pos­ter­ga­das, pro­vo­ca­ba un cam­bio en los há­bi­tos ali­men­ti­cios. Se sus­ti­tuían las fé­cu­las (ha­ri­nas, le­gum­bres, tu­bércu­los) por pro­teí­nas ani­ma­les. Es­to pro­vo­ca­ría una ma­yor de­man­da de gra­nos fo­rra­je­ros y ha­ri­nas pro­tei­cas de ori­gen ve­ge­tal (léa­se so­ja), pa­ra ali­men­tar dis­tin­tas es­pe­cies del reino ani­mal.

En 1998, los chi­nos con­su­mían 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das, to­tal­men­te pro­du­ci­das en su te­rri­to­rio, de don­de a la sa­zón es oriun­da la so­ja. La con­su­mían en for­ma di­rec­ta, co­mo to­fu y otros ali­men­tos tí­pi­cos de Orien­te. Pe­ro en 1998 ha­bían im­por­ta­do una pe­que­ña can­ti­dad, ge­ne­ran­do nues­tra ex­pec­ta­ti­va. ¿Ha­bría lle­ga­do el mo­men­to?. En una ce­na en Bei­jing con un al­to fun­cio­na­rio de pla­ni­fi­ca­ción del go­bierno chino, no tu­ve me­jor idea que ha­blar del li­bro de Brown. Mal in­for­ma­do, no sa­bía que el au­tor era con­si­de­ra­do “un enemi­go del pue­blo chino”. Apren­dí que con la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria no con­vie­ne me­ter­se. El fun­cio­na­rio nos di­jo que la pe­que­ña can­ti­dad im­por­ta­da fue con­se­cuen­cia de un pro­ble­ma co­yun­tu­ral, que la po­lí­ti­ca de au­to­abas­te­ci­mien­to era exi­to­sa, y que ja­más im­por­ta­rían gra­nos. La teo­ría de Brown, he­cha añi­cos.

Nues­tra es­pe­ran­za, no. “La reali­dad siem­pre se su­ble­va”, dis­pa­ró cuan­do un par de días des­pués co­mi­mos unos ribs en un Hard Rock en Guan­zou, olía­mos las fri­tan­gas en las es­qui­nas y veía­mos pa­sar ca­mio­nes con cer­dos por to­dos la­dos.

Al año si­guien­te, com­pra­ron 4 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Era lo que ha­bía au­men­ta­do la pro­duc­ción ar­gen­ti­na. Si­guie­ron con ese rit­mo has­ta hoy. En 20 años pa­sa­ron de ce­ro im­por­ta­ción, a las 80 de es­te año.

En el ca­mino, com­pra­ron Smith­field, la ma­yor pro­duc­to­ra de cer­dos de Es­ta­dos Uni­dos. El cer­do es maíz y ha­ri­na de so­ja en cua­tro pa­tas. Abrió un Ken­tucky Fried Chic­ken ca­da 16 ho­ras, pa­ra des­pa­char pa­tas, ali­tas y pe­chu­gas de po­llo de a ca­rra­das. Sa­len con fri­tas, en acei­te de so­ja. Más re­cien­te, com­pra­ron No­ble y Ni­de­ra, pi­vo­tean­do so­bre la po­de­ro­sa Cof­co, la em­pre­sa na­cio­nal de­di­ca­da al abas­te­ci­mien­to de in­su­mos bá­si­cos. Puer­tos, plan­tas de crus­hing so­bre el Pa­ra­ná y en el in­te­rior. Lue­go, fri­go­rí­fi­cos en Uru­guay y Ar­gen­ti­na.

Y aho­ra, van por los in­su­mos tec­no­ló­gi­cos. Ada­má pri­me­ro, con su pa­le­ta de agro­quí­mi­cos ge­né­ri­cos, la ma­yor del mun­do. Y es­ta se­ma­na se pro­du­jo el “re­lan­za­mien­to” de Syn­gen­ta en Bue­nos Ai­res. Ad­qui­ri­da por la po­de­ro­sa Che­mChi­na, se con­cre­ta la pri­me­ra con­so­li­da­ción de las tres que es­pe­ra el mer­ca­do de bio­tec­no­lo­gía y pro­duc­tos de pro­tec­ción de cul­ti­vos.

Pa­ra al­gu­nos, con to­do es­to Ar­gen­ti­na pa­re­ce ha­ber­se con­ver­ti­do en “Chi­na de­pen­dien­te”. Pa­ra otros, qui­zá val­ga la vi­sión opues­ta. No es lo que im­por­ta. La reali­dad siem­pre se su­ble­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.