El “trián­gu­lo” de las inun­da­cio­nes

Una re­vi­sión téc­ni­ca del Mo­vi­mien­to CREA afir­ma que el cli­ma, las obras y el uso de la tie­rra son las cla­ves.

Clarin - Rural - - AGRICULTURA - AACREA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El ma­ne­jo de ex­ce­sos hí­dri­cos de­be tra­tar­se ne­ce­sa­ria­men­te con una mi­ra­da in­te­gral ya que es­ta­mos an­te un sis­te­ma ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jo.

Una re­vi­sión rea­li­za­da re­cien­te­men­te por téc­ni­cos de CREA, mues­tra que pa­ra en­ten­der la pro­ble­má­ti­ca se de­be co­men­zar ana­li­zan­do las ca­rac­te­rís­ti­cas geo­grá­fi­cas de nues­tro país (re­lie­ve plano y cli­ma sub­hú­me­do), así co­mo tam­bién otros fac­to­res: el cli­ma y sus va­ria­cio­nes, los cam­bios en el uso de la tie­rra y obras de in­fra­es­truc­tu­ra.

En re­la­ción al cli­ma, se pue­de afir­mar que des­de la dé­ca­da del ´60 y al me­nos has­ta fi­nes de los ´90, las pre- ci­pi­ta­cio­nes han au­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y tam­bién se in­cre­men­tó la fre­cuen­cia de even­tos de llu­via ex­tre­ma.

El uso del sue­lo es otro fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra ex­pli­car los ex­ce­sos hí­dri­cos por­que mo­di­fi­ca la in­fil­tra­ción, el es­cu­rri­mien­to y el con­su­mo de agua. La re­vi­sión rea­li­za­da mues­tra que, por ejem­plo, pa­sar de un am­bien­te ru­ral a otro ur­bano dis­mi­nu­ye la in­fil­tra­ción y au­men­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el es­cu­rri­mien­to, ade­lan­tan­do el mo­men­to en que se pro­du­ce el “pi­co” del cau­dal de es­cu­rri­mien­to. Asi­mis­mo, en zo­nas con pa­trón de dre­na­je in­de­fi­ni­do, el con­su­mo de agua de la co­ber­tu­ra ve­ge­tal es una im­por­tan­te va­ria­ble de equi­li­brio del ba­lan­ce hí­dri­co.

Al­gu­nos es­tu­dios re­cien­tes mues­tran có­mo di­ver­sos usos de la tie­rra pue­den mo­di­fi­car la pro­fun­di­dad de la na­pa: usos con pas­tu­ra per­ma­nen­te han mos­tra­do na­pas más pro­fun­das mien­tras que usos con agri­cul­tu­ra con­ti­nua han mos­tra­do na­pas más so­me­ras.

Fi­nal­men­te, las prác­ti­cas de ma­ne­jo y las obras hi­dráu­li­cas son una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra po­der or­de­nar y amor­ti­guar los ex­ce­sos hí­dri­cos ge­ne­ra­dos por el cam­bio de uso de tie­rras y las va­ria­cio­nes cli­má­ti­cas. Los ca­na­les mues­tran efec­ti­vi­dad en eva­cuar el agua ex­ce­den­te en aque­llas cer­ca­nas al área de in­fluen­cia del ca­nal. Sin em­bar­go, en zo­nas pla­nas, co­mo es el ca­so de mu­chas áreas de la re­gión pam­pea­na, se re­que­ri­ría de una red den­sa pa­ra dis­mi­nuir el ries­go de anega­mien­to. Pa­ra es­te ti­po de re­lie­ve hay to­da­vía, en nues­tro país, es­pa­cio pa­ra ex­plo­rar tec­no­lo­gías co­mo los dre­nes sub-su­per­fi­cia­les.

Por otro la­do, la ex­pan­sión de la agri­cul­tu­ra en las zo­nas con pen­dien­tes le­ves a se­ve­ras, plan­tea la ne­ce­si­dad de sis­te­ma­ti­za­ción a fin de dis­mi­nuir y tam­bién “re­tar­dar” la con­cen­tra­ción en los arro­yos y ríos del agua de es­cu­rri­mien­to, evi­tan­do así des­bor­des y cau­da­les ex­tre­mos que pro­vo­can da­ños de gran im­por­tan­cia.

Los es­tu­dios rea­li­za­dos de­mues­tran que es­ta­mos fren­te a un pro­ble­ma com­ple­jo que re­sul­ta de una in­ter­ac­ción en­tre múl­ti­ples fac­to­res y que no tie­ne una so­lu­ción ni una ex­pli­ca­ción sim­ple. Las evi­den­cias mues­tran que el ma­ne­jo de los ex­ce­sos hí­dri­cos de­be abor­dar­se a ni­vel de cuen­ca, don­de to­dos te­ne­mos al­go por ha­cer tra­ba­jan­do de ma­ne­ra coor­di­na­da tan­to in­di­vi­duos, co­mo gru­pos, mu­ni­ci­pios, pro­vin­cias y na­ción. Si bien no es po­si­ble mo­di­fi­car las llu­vias y su in­ten­si­dad, es po­si­ble mi­ti­gar sus efec­tos a tra­vés de la combinación del ti­po de uso con las prác­ti­cas de ma­ne­jo y obras de hi­dráu­li­cas a ni­vel de cuen­ca.

Es me­nes­ter que las di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das tra­ba­jen en red pa­ra es­ti­mu­lar la to­ma de con­cien­cia y pue­dan es­ta­ble­cer pla­nes a lar­go pla­zo sos­te­ni­bles.

Pos­tal. Una ima­gen de la di­fí­cil si­tua­ción en el sur de Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.