Mien­tras tan­to, en el mun­do…

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Ha­ble­mos del mun­do. No pa­ra sa­car­le el cuer­po a la je­rin­ga en es­te fin de se­ma­na im­preg­na­do de po­lí­ti­ca, sino por­que real­men­te es­tán su­ce­dien­do co­sas de al­to im­pac­to. Por ejem­plo, la FDA de los Es­ta­dos Uni­dos li­be­ró el jue­ves el even­to HB4 de Bio­ce­res/In­dear, un pa­que­te de ge­nes que per­mi­te pro­te­ger a dis­tin­tas es­pe­cies del stress hí­dri­co.

La apro­ba­ción fue pa­ra la so­ja. Es el ma­yor lo­gro de la bio­tec­no­lo­gía ar­gen­ti­na a ni­vel glo­bal. Bio­ce­res ya tie­ne apro­ba­do por el Se­na­sa y la Co­na­bia el mis­mo even­to pa­ra tri­go, y es­tá a la es­pe­ra de su li­be­ra­ción al mer­ca­do por par­te del Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria.

Se­ría el pri­mer tri­go trans­gé­ni­co del mun­do, co­lo­can­do a la Ar­gen­ti­na en un rol de li­de­raz­go en un cir­cui­to don­de los ac­to­res ca­si ex­clu­yen­tes son las gran­des em­pre­sas del Pri­mer Mun­do (Mon­san­to/Ba­yer, Du­pont/Dow, Syn­gen­ta/Che­mChi­na).

En la mis­ma se­ma­na, ini­ció sus ope­ra­cio­nes en la Ar­gen­ti­na una em­pre­sa de bio­tec­no­lo­gía na­ci­da ha­ce ape­nas tres años, y que ha re­vo­lu­cio­na­do el mun­do de la bio­tec­no­lo­gía. Se tra­ta de In­di­go Co, que uti­li­za mi­cro­or­ga­nis­mos na­tu­ra­les, pre­sen­tes en las plan­tas, con el ob­je­ti­vo de ayu­dar­las a su­pe­rar el stress bió­ti­co y abió­ti­co.

Ya reali­zó va­rias ron­das de ca­pi­ta­li­za­ción y se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en la ni­ña mi­ma­da de in­ver­so­res de to­do el mun­do, ávi­dos de par­ti­ci­par en el mun­do de la bio­eco­no­mía.

El con­cep­to que ma­ne­jan es que las bac­te­rias y hon­gos que vi­ven al in­te­rior de las plan­tas jue­gan un pa­pel si­mi­lar al de los mi­cro­or­ga­nis­mos que –co­mo la flo­ra in­tes­ti­nal—me­jo­ran el me­ta­bo­lis­mo de los se­res hu­ma­nos.

Lo real­men­te in­tere­san­te es que es la pri- me­ra fi­lial de In­di­go a ni­vel mundial. Su Chiel Ope­ra­tion Of­fi­cer, Pon­si Tri­vis­va­vet, se ocu­pó de re­mar­car que la Ar­gen­ti­na tie­ne un ex­ce­len­te sis­te­ma re­gu­la­to­rio en ma­te­ria de bio­tec­no­lo­gía, ade­más de ser un mer­ca­do ávi­do pa­ra adop­tar tec­no­lo­gía en for­ma tem­pra­na. Es­ta mis­ma se­ma­na asu­mió co­mo res­pon­sa­ble de la ope­ra­ción lo­cal Carlos Bec­co, una de las fi­gu­ras más re­co­no­ci­das en el mun­do de la agro­tec­no­lo­gía.

Pe­ro no to­do se re­su­me al plano de la bio­tec­no­lo­gía. Ha­ce po­cos días arran­có la pri­me­ra plan­ta de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca re­no­va­ble, a par­tir de si­lo de maíz. Se tra­ta de Bio­eléc­tri­ca, ve­ci­na y pri­ma her­ma­na de Bio4, la plan­ta de eta­nol de maíz de Rio Cuar­to. Bio­eléc­tri­ca ha­bía si­do una de las em­pre­sas ad­ju­di­ca­ta­rias en la tra­ba­jo­sa li­ci­ta­ción del pro­gra­ma Re­no­vAr del mi­nis­te­rio de Ener­gía. La se­ma­na pró­xi­ma se rea­li­za­rá la inau­gu­ra­ción ofi­cial, con la pre­sen­cia de au­to­ri­da­des na­cio­na­les y pro­vin­cia­les.

Bio­eléc­tri­ca es la pri­me­ra de una se­rie de plan­tas que la mis­ma em­pre­sa pro­yec­ta ins­ta­lar en otros pun­tos de la pro­vin­cia de Cór­do­ba. Sin em­bar­go, los in­ver­so­res te­men que las ta­ri­fas que ma­ne­ja el go­bierno na­cio­nal pa­ra es­te ti­po de bio­ener­gía no sean su­fi­cien­tes. Preo­cu­pa que el in­te­rés por los be­ne­fi­cios am­bien­ta­les y el im­pac­to en el desa­rro­llo lo­cal, que fue­ron man­da­ta­rios pa­ra el Re­no­vAr I, pa­sa­rían a se­gun­do plano en el Re­no­vAr II, an­te la pre­sión por rebajar las ta­ri­fas eléc­tri­cas co­mo sea.

Es cier­to que la ge­ne­ra­ción eó­li­ca y so­lar han re­du­ci­do mu­cho sus cos­tos y hoy son muy com­pe­ti­ti­vas, pe­ro ado­le­cen del pro­ble­ma de la in­ter­mi­ten­cia y en ge­ne­ral se tra­ta de ope­ra­cio­nes de mu­cha ma­yor en­ver­ga­du­ra.

La ener­gía de bio­ma­sa a par­tir del si­la­je de maíz se hi­zo muy po­pu­lar en Ale­ma­nia, Ita­lia y otros paí­ses de la UE pre­ci­sa­men­te por tra­tar­se de in­ver­sio­nes me­no­res y mu­cho ma­yor im­pac­to lo­cal.

En to­dos los ca­sos, el si­lo de maíz es la fuen­te de bio­ma­sa más uti­li­za­da, aun­que se in­cur­sio­na en otras fuen­tes co­mo es­pe­cies le­ño­sas (ála­mos), ade­más de es­tiér­col y re­si­duos ur­ba­nos e in­dus­tria­les.

Bio­ener­gía. La plan­ta de Bio­eléc­tri­ca en Rio Cuar­to se inau­gu­ra­rá ofi­cial­men­te el vier­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.