Po­ner­le un co­ra­zón al ro­bot

La fa­mi­lia Bri­to, al sur de Río Cuar­to, en Cór­do­ba, es­tá re­con­vir­tien­do su tam­bo ex­ten­si­vo en uno com­ple­ta­men­te es­ta­bu­la­do, ro­bo­ti­za­do y con una fá­bri­ca de que­sos. A to­do o na­da por el va­lor agre­ga­do.

Clarin - Rural - - TAPA - Héc­tor Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La ro­bo­ti­za­ción le per­mi­te al tam­be­ro de­di­car­se al agre­ga­do de va­lor de la le­che

“Nos aca­ban de avi­sar que an­tes de fin de año lle­ga el ro­bot”. En­tu­sias­ma­do, Mar­tín Bri­to se sa­cu­de el pol­vo de ce­men­to que ador­na su ma­me­lu­co azul. El in­ge­nie­ro agró­no­mo, ves­ti­do aho­ra de cons­truc­tor, es­tá an­sio­so por re­la­tar la his­to­ria de lo que va a con­ver­tir­se en un hi­to de la le­che­ría. “Se­rá el pri­mer tam­bo ro­bot de Su­da­mé­ri­ca con una que­se­ría en el mis­mo lu­gar”, ase­gu­ra. Y no es la úni­ca in­no­va­ción.

Es­to es­tá ocu­rrien­do unos 50 km al sur de Rio Cuar­to, so­bre la ru­ta 35. So­bre un te­rreno de 5 hec­tá­reas, se es­tá le­van­tan­do la fá­bri­ca de que­sos “Es­tan­cia El Sol Ar­gen­tino de Rol­dán”, un nom­bre en ho­me­na­je al ta­ta­ra­bue­lo, Ma­riano Rol­dán, fun­da­dor de Be­ni­to Juárez. “Te­ne­mos un gen re­ce­si­vo de le­che­ría: Ma­riano era tam­be­ro y or­de­ña­ba Short­horn le­che­ro”. Atrás de la que­se­ría, que da a la ru­ta, ya se cons­tru­ye el tam­bo ro­bo­ti­za­do, al que tras­la­da­rán las va­cas que or­de­ñan des­de ha­ce una dé­ca­da en un cam­po al­qui­la­do.

Es una em­pre­sa de fa­mi­lia. Son tres in­ge­nie­ros agró­no­mos: el pa­dre y los dos her­ma­nos, Gas­tón y él. “Gas­tón se ocu­pa­ba de la agri­cul­tu­ra, pe­ro sa­lió la opor­tu­ni­dad de con­ti­nuar un tam­bo que se ve­nía aba­jo, en un cam­po al­qui­la­do”. Fue un mo­men­to di­fí­cil: Mar­tín es­ta­ba ha­cien­do su post­gra­do en la Uni­ver­si­dad de Fresno, en el co­ra­zón le­che­ro del valle cen­tral de Ca­li­for­nia. Y aca­ba­ba de na­cer su pri­mer hi­jo. “Nos vol­vi­mos”. El gen le­che­ro se re­be­la­ba, y se re­ve­la­ba.

Ya ha­bía he­cho sus pi­ni­nos en el tam­bo tra­ba­jan­do en el IN­TA de Ra­fae­la, con la mí­ti­ca Mi­riam Ga­llar­do. Tam­bién ha­bía pa­sa­do por un gru­po de Cam­bio Ru­ral le­che­ro, lue­go por All Tech na­da me­nos que con Jor­ge Arias, otro ra­fae­lino que triun­fa en Ken­tucky.

“Apli­ca­mos to­do lo que ha­bía vis­to en USA con la idea de es­ta­bu­lar en dos años. No se pue­de vi­vir arri­ba del ba­rro, me­jor no me­ter­se. Re­ne­gar en el ba­rro es per­der pla­ta. En cam­po al­qui­la­do hi­ci­mos una in­ver­sión fuer­te en co­rra­les con pla­tea de ce­men­to y sis­te­ma de re­jas con clamp au­to­má­ti­co. La man­ga no va más, por mi sa­lud men­tal y el bie­nes­tar de la vaca. Si no, no soy tam­be­ro”.

¿Som­bra o cha­pa? Cha­pa. “No pen-

sa­mos en seis me­ses o un año, aun cuan­do era cam­po al­qui­la­do. Ha­ce sie­te años las 120 va­cas es­tán es­ta­bu­la­das. Y to­da la co­mi­da se com­pra­ba afue­ra. La par­te agrí­co­la la de­ja­mos com­ple­ta­men­te. Voy a cum­plir 40, ha­ce 10 que lu­cha­mos con ca­mio­ne­ros, co­se­cha­do­ra. No te­ne­mos ma­qui­na­ria y se es­tá tor­nan­do muy mar­gi­nal, la re­ne­ga­da. Los ca­mi­nos…y no se pue­de vi­vir es­pe­ran­do que te ba­jen un pun­to en la re­ten­ción.”

Y con­ti­núa. “¿A qué vi­ne al mun­do? A ser tam­be­ro”. Pe­ro la pre­gun­ta era: ¿cuán­to va­le un li­tro de le­che y cuán­to un ki­lo de que­so? En­ci­ma, ca­si tu­vie­ron que ce­rrar el tam­bo cuan­do los che­ques de la usina ve­nían de vuel­ta. La idea de ela­bo­rar la pro­pia le­che se iba ha­cien­do car­ne. Pen­sa­ron en la vaca ideal pa­ra el sis­te­ma: tri­ple cru­za en­tre Ho­lan­do, Jer­sey y la Red Swe­dish. Ele­va­da pro­duc­ción in­di­vi­dual (or­gu­llo­sos con sus va­cas de 50 li­tros) y al­to con­te­ni­do de só­li­dos: 3,50 de pro­teí­na y 4,20 de gra­sa.

Ha­bían pen­sa­do en ha­cer la que­se­ría en ese cam­po al­qui­la­do. Has­ta que apa­re­ció la opor­tu­ni­dad de com­prar 5 ha a 17 km, so­bre ru­ta. Re­suel­to el te­ma ca­mi­nos. El ali­men­to bá­si­co se­rá el heno de al­fal­fa, tras un acuer­do con una em­pre­sa de Cal­chín, que les ase­gu­ra la en­tre­ga de la ca­li­dad que ne­ce­si­tan: hu­me­dad, pro­teí­na, y pro­vi­sión con­ti­nua. El res­to es fá­cil, es­tá to­do en la zo­na: ho­meny (ha­ri­na zoo­téc­ni­ca de maíz) de una fá­bri­ca de po­len­ta de Rio Cuar­to, maíz, ex­pe­ller de so­ja, bur­lan­da hú­me­da.

El ro­bot tie­ne un atri­bu­to fun­da­men­tal: li­be­ra al tam­be­ro, que pa­sa a ser que­se­ro. “En la Uni­ver­si­dad de Fresno te­nía­mos una fá­bri­ca de lác­teos y apren­dí a ha­cer des­de que­sos has­ta he­la­dos, pa­san­do por la cho­co­la­ta­da en ga­lón (ta­rros de 4 li­tros)”. La eli­mi­na­ción de las ta­reas más du­ras y ru­ti­na­rias atrae­rá a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, em­pe­zan­do por los hi­jos y fa­mi­lia­res más cer­ca­nos. Su es­po­sa es­tá po­nien­do a pun­to los yo­gu­res. La que­se­ría y el tam­bo ro­bó­ti­co abren pro­fe­sio­nes pa­ra los hi­jos si se quie­ren que­dar en la em­pre­sa.

Ya es­tá la ma­qui­na­ria de la que­se­ría, com­pra­da en Ra­fae­la. “Arran­ca­re­mos con que­sos du­ros. Pe­ro la idea es agre­gar to­do”. Van a es­tar en 2500 a 3000 li­tros. La idea es que si ha­ce fal­ta se com­pra­rá le­che a ter­ce­ros. Ha­brá ven­ta di­rec­ta al pú­bli­co en la ru­ta y un sis­te­ma de dis­tri­bu­ción. Y ten­drán ha­bi­ta­cio­nes pa­ra pa­san­tes que quie­ran ex­pe­ri­men­tar con la nue­va tec­no­lo­gía del tam­bo y la que­se­ría.

La úl­ti­ma e de le­che es “es­pe­ran­za”. “Lle­ga­mos has­ta acá a pe­sar de que nos íba­mos co­mien­do el ca­pi­tal. Te­ne­mos es­pe­ran­za en el va­lor agre­ga­do. Y en po­ner­le co­ra­zón al ro­bot”.

Sus va­cas pro­du­cen 50 li­tros dia­rios con al­to con­te­ni­do de pro­teí­na y gra­sa

Prac­ti­can­do. Las pri­meas va­cas que se va adap­tan­do al sis­te­ma en es­ta­blo. Aho­ra, los Bri­to es­pe­ran el ro­bot que or­de­ña­rá las va­cas. Su tam­be­ro fa­bri­ca­rá los que­sos en la que­se­ría.

¡A co­mer! El plan­tel es de 120 va­cas y la ge­né­ti­ca reúne com­po­nen­tes de Ho­lan­do, Jer­sey y Red Swe­dish. El ali­men­to lo com­pran a ter­ce­ros.

Trío. Gas­tón y Mar­tín (izq.) co­bi­ja­dos ba­jo el paraguas de su pa­dre.

To­dos jun­tos. La fa­mi­lia tra­ba­ja pa­ra el tam­bo y la que­se­ría.

Pi­so. No du­da­ron en po­ner ce­men­to. “Re­ne­gar en el ba­rro es per­der pla­ta”, afir­man.

Fir­me. Na­da de me­dia­som­bra, la pro­tec­ción pa­ra las va­cas es con te­cho de cha­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.