El tri­go, en ries­go por las en­fer­me­da­des

Los ex­ce­sos hí­dri­cos es­tán com­pli­can­do la sa­ni­dad del ce­real en mu­chas zo­nas.

Clarin - Rural - - TAPA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En una cam­pa­ña que vie­ne muy hú­me­da y en la que ya se de­tec­ta­ron en­fer­me­da­des co­mo la ro­ya ama­ri­lla o es­tria­da, se re­co­mien­da a los pro­duc­to­res pro­fun­di­zar los mo­ni­to­reos pa­ra de­tec­tar los po­si­bles ca­sos de fu­sa­rium o fu­sa­rio­sis del tri­go en la zo­na nú­cleo.

Hay re­por­tes de ca­sos de la en­fer­me­dad en el lí­mi­te nor­te del área tri­gue­ra (por ejem­plo, en Re­con­quis­ta en San­ta Fe) y tam­bién en la provincia de En­tre Ríos. En el sur de San­ta Fe, Cór­do­ba y el nor­te de Bue­nos Ai­res, hay un ries­go al­to de que se desa­rro­lle es­ta pa­to­lo­gía lue­go de los tri­gos ter­mi­nen de con­for­mar las es­pi­gas.

“La re­co­men­da­ción es que los pro­duc­to­res es­tén aten­tos por­que las llu­vias son fre­cuen­tes y fa­vo­re­cen es­te ti­po de in­fec­cio­nes”, ad­vir­tió Lu­cre­cia Cou­re­tot, es­pe­cia­lis­ta del área de Pro­tec­ción Ve­ge­tal del IN­TA Per­ga­mino, en una en­tre­vis­ta con Cla­rín Ru­ral.

La es­pe­cia­lis­ta re­cor­dó que las con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra es­ta in­fec­ción -que pro­du­ce el hon­go Fu­sa­rium gra­mi­nea­rum­son las tem­pe­ra­tu­ras de en­tre 24º a 30º, dos a tres días de agua li­bre y ocu­rren­cia de llu­via du­ran­te el pe­río­do de flo­ra­ción; es de­cir, con an­te­ras ex­pues­tas.

“Las pre­ci­pi­ta­cio­nes que sue­len dar­se du­ran­te el pri­mer tra­mo de oc­tu­bre, jun­to con la ma­yor du­ra­ción del mo­ja­do de es­pi­gas, po­drían dar lu­gar a con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra el desa­rro­llo de fu­sa­rio­sis de la es­pi- ga”, in­sis­tió Cou­re­tot, que tam­bién acon­se­jó se­guir de cer­ca la ro­ya del ta­llo y eva­luar si hay “rein­fec­cio­nes” en ho­jas nue­vas de ro­ya ama­ri­lla, una en­fer­me­dad que se vio en mu­chos lo­tes del sud­es­te de Bue­nos Ai­res (cer­ca­nos a Mar del Pla­ta y Tres Arro­yos, por ejem­plo).

Los pul­go­nes tam­bién son una pla­ga pa­ra no con­fiar­se. En las ho­jas que fue­ron suc­cio­na­das por es­ta es­te in­sec­to se pro­du­cen im­por­tan­tes da­ños -su sa­li­va tie­ne efec­tos fi­to­tó­xi­cosy son trans­mi­so­res de im­por­tan­tes en­fer­me­da­des vi­ró­si­cas.

En los años secos, o en las zo­nas en las que se re­gis­tra­ron me­no­res pre­ci­pi­ta­cio­nes, los pul­go­nes son más pe­li­gro­so, por­que las llu­vias los des­pren­den de las plan­tas y pro­du­cen me­nos da­ños.

La eta­pa con ata­ques más se­ve­ros va des­de el pe­río­do de ma­co­lla­je has­ta la es­pi­ga­zón y lle­na­do de gra­nos. Los más fre­cuen­tes son el pulgón ver­de de los ce­ra­les, que se dis­tin­guen por su co­lor ver­de man­za­na, y el ama­ri­llo.

Los dos dis­mi­nu­yen la su­per­fi­cie fo­to­sin­té­ti­ca de la ho­ja y cuan­do los ata­ques son muy in­ten­sos las man­chas clo­ró­ti­das se ter­mi­nan unien­do, con el ries­go de se­car la plan­ta. Am­bos bio­ti­pos, ade­más, son trans­mi­so­res del “vi­rus del enanis­mo de los ce­rea­les”.

El ma­ne­jo de es­ta pla­ga de­be­rá es­tar ba­sa­do en el con­trol de ma­le­zas que “hos­pe­dan” a los pul­go­nes y en los mo­ni­to­reos. La de­ci­sión de rea­li­zar un con­trol con in­sec­ti­ci­das de­be­rá eva­luar­se de acuer­do a los um­bra­les re­co­men­da­dos y el es­ta­do fe­no­ló­gi­co del cul­ti­vo.

Tam­bién de­be­rá ana­li­zar­se la pre­sen­cia de enemi­gos na­tu­ra­les de los pul­go­nes, que pue­den ayu­dar a dis­mi­nuir la pre­sen­cia de la pla­ga, co­mo va­qui­tas de San An­to­nio, cri­so­pas y avis­pas.

Es­pi­ga. Es la par­te de la plan­ta vul­ne­ra­ble al hon­go.

Pul­go­nes. Pro­du­cen es­tas man­chas en las ho­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.