Ba­jo el es­cru­ti­nio del pú­bli­co

Clarin - Rural - - RURAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, en to­do el mun­do, es­tá ba­jo el es­cru­ti­nio de la opi­nión pú­bli­ca. Los con­su­mi­do­res, so­me­ti­dos al bom­bar­deo de mu­le­ti­llas que cau­ti­van ape­lan­do a emo­cio­nes fá­ci­les, es­tán des­con­fian­do de la for­ma en la que se pro­du­cen los ali­men­tos. Se al­te­ró un con­tra­to so­cial vi­gen­te des­de el neo­lí­ti­co, cuan­do la agri­cul­tu­ra li­be­ró a la hu­ma­ni­dad de la de­pen­den­cia de la ca­za, la pes­ca o la re­co­lec­ción.

Es cier­to que se han co­me­ti­do ex­ce­sos, fun­da­men­tal­men­te en los paí­ses desa­rro­lla­dos, em­pe­zan­do por la vie­ja Eu­ro­pa. Los sub­si­dios agrí­co­las, vía pre­cios, hi­per­tro­fia­ron el uso de in­su­mos con al­ta res­pues­ta pro­duc­ti­va, em­pe­zan­do por los fer­ti­li­zan­tes. Po­nían mu­cho más de lo ne­ce­sa­rio, por­que la ecua­ción siem­pre ce­rra­ba. No so­lo se ge­ne­ra­ban ex­ce­den­tes agrí­co­las, sino que el ni­tró­geno, el fós­fo­ro, el po­ta­sio, per­co­la­ban en los sue­los y dre­na­ban ha­cia ríos y la­gos. La “eu­tro­fi­ca­ción” (ex­ce­so de nu­trien­tes) pro­vo­ca­ba la hi­per­tro­fia de al­gu­nas es­pe­cies, la es­ca­sez de oxí­geno, la muer­te de pe­ces. Los de­rra­mes de pro­duc­tos de pro­tec­ción de cul­ti­vos ela­bo­ra­dos en gran­des y em­ble­má­ti­cas plan­tas de Fran­cia, Ale­ma­nia u Ho­lan­da fue­ron el de­to­nan­te, sur­gie­ron “los ver­des”.

La im­pron­ta del mal lla­ma­do “eco­lo­gis­mo” es la tec­no­fo­bia. La ra­zón de­ja su lu­gar a la emo­ción. Y to­do se de­mo­ni­za. En la Ar­gen­ti­na, to­ma­mos con enor­me fa­ci­lis­mo to­da la ar­ti­lle­ría am­bien­ta­lis­ta, y po­ten­cia­mos el es­ta­do de sos­pe­cha so­bre to­do lo que se ha­ce en ma­te­ria de agri­cul­tu­ra y pro­duc­ción de ali­men­tos.

A di­fe­ren­cia de la vie­ja Eu­ro­pa, aquí nun­ca se sub­si­dió a la agri­cul­tu­ra. No so­lo no se po­día ti­rar man­te­ca al te­cho, sino que ni si­quie­ra se po­día apli­car un nu­trien­te que re­pu­sie­ra al que se lle­va­ba el grano o la car­ne. Des­de que se do­ma­ron las pam­pas, vi­vi­mos de lo que ha­bía en el sue­lo. Ex­por­tá­ba­mos pam­pa hú­me­da en gra­geas. La re­la­ción de pre­cios en­tre el fer­ti­li­zan­te y el tri­go, o la car­ne o el maíz, no da­ban pa­ra pa­gar la re­po­si­ción. Ade­más, to­da nues­tra ge­né­ti­ca se adap­ta­ba a sue­los de fer­ti­li­dad de­cre­cien­te. Un mo­de­lo de­fen­si­vo, que no era sus­ten­ta­ble a lar­go pla­zo.

Ha­ce un cuar­to de si­glo, se to­mó con­cien­cia de la si­tua­ción. Tam­bién cam­bió el marco ma­cro­eco­nó­mi­co por al­gu­nos años. Fue po­si­ble, a par­tir de los 90, la in­cor­po­ra­ción de nue­va tec­no­lo­gía. En do­sis ho­meo­pá­ti­cas, pe­ro co­men­za­mos a re­co­rrer el ca­mino de la in­ten­si­fi­ca­ción ra­zo­na­da.

So­bre la mar­cha, lle­ga­ron nue­vas he­rra­mien­tas. Una de ellas fue la bio­tec­no­lo­gía. La in­tro­gre­sión de ge­nes de to­le­ran­cia al her­bi­ci­da gli­fo­sa­to des­en­ca­de­nó una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción eco­ló­gi­ca: la de la siem­bra di­rec­ta. No so­lo de­ja­mos de con­su­mir el 70% de com­bus­ti­ble, sino que ac­ti­va­mos la cap­tu­ra de car­bono en los sue­los, al no oxi­dar el ras­tro­jo. Más car­bono en el sue­lo es me­nos en la at­mós­fe­ra. Pe­ro tam­bién de­ja­mos de usar her­bi­ci­das in­cor­po­ra­dos al sue­lo, pa­ra apli­car só­lo so­bre la plan­ta. Se ex­pan­dió la so­ja, que no uti­li­za ni­tró­geno por­que se lo pro­vee a sí mis­ma gra­cias a la sim­bio­sis con la bac­te­ria Rhi­zo­bium. No hay li­xi­via­ción ni dre­na­je ha­cia arro­yos y la­gos.

El avan­ce agrí­co­la tam­bién lle­vó a cam­biar la for­ma de pro­du­cir en ga­na­de­ría. Me­di­cio­nes del dr. Gui­ller­mo Be­rra en el IN­TA de Cas­te­lar mos­tra­ron có­mo la sus­ti­tu­ción del pas­to­reo por el en­gor­de a co­rral re­du­ce las emi­sio­nes de me­tano de los ru­mian­tes. En la vi­sión clá­si­ca, que vie­ne del Nor­te, es­te cam­bio en el sis­te­ma de pro­duc­ción no ha si­do con­si­de­ra­do y sin em­bar­go es lo más sus­tan­cial que ocu­rrió en la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na.

Hay mu­cho pa­ra ha­cer, to­da­vía, en el an­cho pa­vi­men­to de las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las. Pe­ro la Ar­gen­ti­na tie­ne el de­re­cho de pa­rar­se fren­te al mun­do y re­mar­car que en nin­gún otra par­te del mun­do se han lo­gra­do sis­te­mas de pro­duc­ción más ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te, efi­cien­tes y sus­ten­ta­bles. El res­to es chá­cha­ra…ver­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.