Pla­nes de su­per­vi­ven­cia an­te la inun­da­ción

En La Pam­pa, es­pe­cia­lis­tas brin­da­ron claves pa­ra ajustar la pro­duc­ción fo­rra­je­ra y la sa­ni­dad del ro­deo.

Clarin - Rural - - RURAL -

En me­dio de un nue­vo tem­po­ral, con una inun­da­ción que no aflo­ja en la provincia de la Pam­pa, un gru­po de es­pe­cia­lis­tas con­vo­ca­dos por el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (IPCVA) se dio ci­ta re­cien­te­men­te en la lo­ca­li­dad de Em­ba­ja­dor Mar­ti­ni -una de las más afec­ta­das­pa­ra trans­mi­tir a los pro­duc­to­res al­gu­nas he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles pa­ra pa­sar el mal mo­men­to con la me­nor pér­di­da po­si­ble.

“Des­pués de la inun­da­ción hay que arran­car to­do de vuel­ta, des­de ce­ro”, ase­gu­ró el ase­sor pri­va­do Pa­blo Cat­ta­ni, uno de los di­ser­tan­tes de la jor­na­da. “No que­da otra -agre­gó-, hay que re­cu­rrir al IN­TA, a los téc­ni­cos de la zo­na y ver có­mo co­men­zar a co­rre­gir los sue­los. Se­gu­ra­men­te no se po­drá sem­brar al­fal­fa, pe­ro ha­brá otras op­cio­nes, qui­zás fes­tu­ca, o rai­grás, o lo que sea has­ta que pue­da vol­ver a la al­fal­fa, pe­ro no hay so­lu­cio­nes má­gi­cas, se tie­ne que em­pe­zar otra vez de ce­ro”.

Se­gún Cat­ta­ni, se per­de­rá el en­gor­de de los ter­ne­ros pe­ro hay que pla- ni­fi­car y tra­ba­jar ya mis­mo pa­ra las ca­ma­das si­guien­tes. La úni­ca op­ción, pa­ra el téc­ni­co, es “ajustar” ya que el pro­ble­ma no es el agua ni la hu­me­dad sino la su­per­fi­cie que se achi­có. “Con más no­vi­llos en me­nos su­per­fi­cie hay que tra­ba­jar muy bien dos as­pec­tos: au­men­tar los ki­los pro­du­ci­dos de biomasa por hec­tá­rea, au­men­tar la den­si­dad de siem­bra en los cul­ti­vos en los que se pue­da, y des­pués de eso co­se­char en el mo­men­to en que el fo­rra­je ten­ga la ma­yor di­ges­ti­bi­li­dad po­si­ble pa­ra tra­tar de pa­sar la ma­yor can­ti­dad de ki­los de ali­men­to a ca­da ani­mal y que ese ani­mal ga­ne ki­los en el me­nor tiem­po po­si­ble, ro­tar ca­pi­tal y en me­nos su­per­fi­cie pro­du­cir la mis­ma can­ti­dad de ki­los que se ve­nía pro­du­cien­do”, de­ta­lló el es­pe­cia­lis­ta.

Por su par­te Pe­dro Stef­fan, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Cen­tro de la Provincia de Bue­nos Ai­res, se re­fi­rió a la pro­ble­má­ti­ca de las pa­ra­si­to­sis en épo­cas de inun­da­ción. Se­gún sus pa­la­bras, las zo­nas inun­da­das pre­sen­tan una si­tua­ción muy com­pli­ca­da por­que los ani­ma­les se con­cen­tran en su­per­fi­cies muy re­du­ci­das y ese ha­ci­na­mien­to ha­ce que las áreas don­de es­tán pas­to­rean­do ten­gan al­ta in­fec­ti­vi­dad por lom­bri­ces. “Es ne­ce­sa­ria una vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te, hay que ha­cer diag­nós­ti­cos, ana­li­zar la ma­te­ria fe­cal per­ma­nen­te­men­te pa­ra ver có­mo evo­lu­cio­na y uti­li­zar dro­gas que pue­dan te­ner cier­ta per­sis­ten­cia”, afir­mó. Ade­más re­co­men­dó a los pre­sen­tes ana­li­zar el es­que­ma de los tra­ta­mien­tos y prio­ri­zar las ca­te­go­rías más jó­ve­nes ya que “las va­cas aguan­tan un po­co más y tie­nen más re­sis­ten­cia”.

Tam­bién in­di­có que es ne­ce­sa­rio con­tro­lar los pa­rá­si­tos ex­ter­nos, “por­que si bien es­ta­mos sa­lien­do de la épo­ca de ma­yor afec­ción de los pio­jos y la sar­na, es­ta si­tua­ción de es­trés y ha­ci­na­mien­to ha­ce que las con­di­cio­nes de in­fec­ción con­ti­núen y hay que te­ner mu­cho cui­da­do por­que las com­pli­ca­cio­nes se pue­den agra­var muy rá­pi­da­men­te”.

Aco­rra­la­dos. El achi­que de la su­per­fi­cie obli­ga a un uso ra­cio­nal de re­ser­vas y a un ma­yor con­trol sa­ni­ta­rio.

Cat­ta­ni. Con el acen­to fo­rra­je­ro.

Stef­fan. Ha­bló de las pa­ra­si­to­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.