“El fo­co es im­plan­tar la se­mi­lla me­jor, pa­ra más rin­de con me­nos re­cur­sos”

Clarin - Rural - - MERCADOS AGRICOLAS - Mau­ri­cio Bár­to­li mbar­to­li@cla­rin.com

-¿Qué ex­pec­ta­ti­va hay en Basf con el port­fo­lio de Ba­yer en se­mi­llas?

-Es­ta­mos muy fe­li­ces por­que nos per­mi­te ofre­cer más so­lu­cio­nes a nues­tros clien­tes y se­guir ge­ne­ran­do va­lor a tra­vés de la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo, pe­ro tam­bién es una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca de entrar al ne­go­cio de las se­mi­llas. Siem­pre he­mos es­ta­do en la agri­cul­tu­ra, des­de ha­ce más de 100 años, con so­lu­cio­nes quí­mi­cas y bio­ló­gi­cas, y aho­ra con bio­tec­no­lo­gía y se­mi­llas, con lo cual no ha­bía­mos tra­ba­ja­do en for­ma di­rec­ta. Sí te­nía­mos una pla­ta­for­ma de bio­tec­no­lo­gía, des­de el año ’97, des­de la cual he­mos he­cho va­rios desa­rro­llos, in­clu­si­ve en Ar­gen­ti­na, en el área de Clear­field, a tra­vés de re­la­cio­nes con so­cios co­mo INTA y com­pa­ñías co­mo Syn­gen­ta y Ni­de­ra. En es­ta opor­tu­ni­dad he­mos da­do otro pa­so ade­lan­te en­tran­do en el ne­go­cio de las se­mi­llas, lo cual es fan­tás­ti­co.

-¿A qué ti­po de desa­rro­llos apun­tan, co­mo so­lu­cio­nes al pro­duc­tor?

-En el cor­to pla­zo te­ne­mos lo que he­mos ad­qui­ri­do y es tan­gi­ble en el mer­ca­do: el por­fo­lio de col­za pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Eu­ro­pa, el de al­go­dón en­fo­ca­do a Mé­xi­co, Bra­sil y Es­ta­dos Uni­dos y en to­da Amé­ri­ca con las so­jas mar­ca Cre­denz que se han po­si­cio­na­do muy bien, con va­rie­da­des en di­fe­ren­tes ci­clos I-Pro, que es­tán fun­cio­nan­do muy bien. Eso es lo más tan­gi­ble. Tam­bién te­ne­mos desa­rro­llos de trans­gé­ne­sis Li­berty Link, por­que he­mos ad­qui­ri­do el pro­duc­to a ba­se de sul­fa­to de amo­nio, pe­ro tam­bién to­da el área que es­ta­ba ha­cien­do in­ves­ti­ga­ción ge­né­ti­ca en Ba­yer, con to­do sus co­no­ci­mien­tos y la­bo­ra­to­rios, ha pa­sa­do a Basf. Tam­bién su­ma­mos el ne­go­cio de hor­ta­li­zas, un mer­ca­do es­pe­cí­fi­co, se­lec­ti­vo, no me­nos im­por­tan­te.

-¿Có­mo se or­ga­ni­za­rá el tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción de los dos equi­pos?

-Lo más im­por­tan­te es que he­mos in­cor­po­ra­do 4.500 per­so­nas de las cua­les el 40% tra­ba­ja en In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo con ex­ce­len­cia. Su­ma­dos al equi­po de Basf, con­ta­re­mos con más de 12.000 per­so­nas. Por otro la­do, es­ta­mos for­man­do una pla­ta­for­ma de in­ves­ti­ga­ción en ge­né­ti­ca muy im­por­tan­te, in­clu­yen­do una de hí­bri­dos en tri­go, lo cual nos da­rá la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar bio­tec­no­lo­gía en es­te ce­real. Es­ta­mos su­man­do el in­sec­ti­ci­da Pon­cho pa­ra com­ple­tar nues­tras so­lu­cio­nes so­bre tra­ta­mien­to de se­mi­llas y to­das las he­rra­mien­tas que ve­nía su­man­do Ba­yer en su nue­va área di­gi­tal, a la par de una si­mi­lar que Basf ve­nía desa­rro­llan­do, en pos de una agri­cul­tu­ra ca­da vez más sus­ten­ta­ble.

-¿Ha­brá no­ve­da­des en la re­la­ción e in­ter­cam­bio con los clien­tes?

He­mos ad­qui­ri­do un ne­go­cio 100% com­ple­men­ta­rio, y to­da­vía va a ge­ne­rar más si­ner­gias, por ejem­plo a tra­vés de mez­clas de her­bi­ci­das, o so­lu­cio­nes pa­ra tra­ta­mien­to de se­mi­llas. Hay pro­duc­tos bio­ló­gi­cos que ve­nía­mos tra­ba­jan­do tan­to en Ba­yer co­mo en Basf, así que las opor­tu­ni­da­des son múl­ti­ples, pa­ra con­ti­nuar , y ha­cer­lo aún me­jor.

-La se­mi­lla ga­nó pro­ta­go­nis­mo en las tác­ti­cas y so­lu­cio­nes. ¿Esa ten­den­cia se po­ten­cia­rá?

-Sí, es una ne­ce­si­dad. La se­mi­lla es­tá ge­ne­ran­do ca­da vez más un me­jor va­lor a tra­vés de un me­jor ger­mo­plas­ma y de los even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos que se le pue­den in­cor­po­rar ac­tual­men­te. Con la edi­ción ge­né­ti­ca, se­gu­ra­men­te ge­ne­ra­re­mos más va­lor, allí es­tá el po­ten­cial de rin­de que ha­brá que ha­cer­lo reali­dad en los lo­tes. Es­ta­mos tra­ba­jan­do mu­cho más allá de la pro­tec­ción de los cul­ti­vos, a tra­vés de po­lí­me­ros, pig­men­tos, re­cu­bri­mien­tos, for­ti­fi­can­tes, ino­cu­lan­tes, fun­gi­ci­das e insecticidas. Pe­ro te­ne­mos que pen­sar tam­bién en el am­bien­te de la se­mi­lla, o sea tra­ba­jar des­de an­tes de la im­plan­ta­ción has­ta los 15-20 días de emer­gen­cia, que es el pe­río­do más crí­ti­co pa­ra ga­ran­ti­zar­nos el po­ten­cial de cual­quier cul­ti­vo.

-¿Pon­drán más acen­to en la sus­ten­ta­bi­li­dad pro­duc­ti­va y am­bien­tal?

-To­do lo que es­ta­mos ha­cien­do es­tá en­fo­ca­do a que des­de la se­mi­lla y el am­bien­te que la ro­dea pro­pi­ciar la me­jor im­plan­ta­ción del cul­ti­vo. Lue­go vie­ne la pro­tec­ción, pa­ra ga­ran­ti­zar un ma­yor ren­di­mien­to y me­nor uso de re­cur­sos na­tu­ra­les; la ne­ce­si­dad que te­ne­mos ha­cia el fu­tu­ro. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.