La hor­ti­cul­tu­ra bus­ca su lu­gar en el mun­do

In­ten­si­fi­ca­ción con sus­ten­ta­bi­li­dad, eje sa­lien­te de un exi­to­so con­gre­so en Cór­do­ba.

Clarin - Rural - - TAPA -

El 40º Con­gre­so Ar­gen­tino de Hor­ti­cul­tu­ra, que se reali­zó es­ta se­ma­na en la ciu­dad de Cór­do­ba, fue un es­ce­na­rio cen­tral pa­ra de­ba­tir los desafíos que en­fren­ta una ca­de­na que pro­du­ce hor­ta­li­zas, ver­du­ras y le­gum­bres pa­ra los ar­gen­ti­nos y pa­ra el mer­ca­do ex­te­rior.

El even­to fue or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Hor­ti­cul­tu­ra (Asaho) y par­ti­ci­pa­ron unas 600 per­so­nas (con ca­si 100 di­ser­tan­tes). Las con­fe­ren­cias se desa­rro­lla­ron en el Pa­be­llón Ar­gen­ti­na de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba (UNC).

El con­gre­so in­clu­yó un se­mi­na­rio so­bre le­gum­bres, una jor­na­da so­bre pa­pa y blo­ques es­pe­cí­fi­cos so­bre aro­má­ti­cas y floricultura, en­tre mu­chas otras con­fe­ren­cias.

Ade­más de téc­ni­cos y pro­fe­sio­na­les lo­ca­les, par­ti­ci­pa­ron del con­gre-

so ex­per­tos de Chi­le, Bra­sil, Es­pa­ña, Ho­lan­da, Cu­ba, Sudáfrica y Es­ta­dos Uni­dos pa­ra com­par­tir el re­sul­ta­do de sus in­ves­ti­ga­cio­nes y ex­pe­rien­cias re­cien­tes.

En el se­mi­na­rio de las le­gum­bres se pu­so en fo­co en la enor­me opor­tu­ni­dad que tie­ne la Ar­gen­ti­na. “La ten­den­cia es que el con­su­mo mun­dial au­men­ta, con fo­co en Chi­na, la In­dia y los paí­ses del sud­es­te asiá­ti­co. Ade­más son pro­duc­tos que tie­nen co­ti­za­cio­nes muy in­tere­san­tes, de en­tre 600 y 800 dó­la­res por to­ne­la­da”, des­ta­có Héctor Fon­tán, vi­ce­pre­si­den­te del con­gre­so y ex­per­to en hor­ti­cul­tu­ra de la UNC, en una en­tre­vis­ta con Cla­rín Ru­ral.

En el cen­tro nor­te de Cór­do­ba, ya se siem­bran en­tre 60.000 y 70.000 hec­tá­reas de gar­ban­zos, y en el sur de San­ta Fe y el nor­te de Bue­nos Ai­res ha­ce años que se apues­ta a las ar­ve­jas y las len­te­jas.

“En los gar­ban­zos, y tam­bién en otras le­gum­bres, una de los pro­ble­mas que te­ne­mos es la ca­li­dad de las se­mi­llas. Ne­ce­si­ta­mos uti­li­zar me­jor tec­no­lo­gía pa­ra evi­tar en­fer­me­da­des co­mo la ra­bia, que ex­pul­só el cul­ti­vo de re­gio­nes en las que te­nía mu­cho po­ten­cial, co­mo la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res”, re­cor­dó el es­pe­cia­lis­ta de la UNC.

En el cen­tro de Cór­do­ba, en cam­bio, el gar­ban­zo quin­tu­pli­có su área en los úl­ti­mos sie­te años, al pa­sar de 13.000 hec­tá­reas en el 2010 a más de 65.000 hec­tá­reas en el 2017. Es­ta le­gum­bre tam­bién se siem­bra en el NOA y en una bue­na cam­pa­ña la co­se­cha ar­gen­ti­na pue­de lle­gar a las 190.000 to­ne­la­das (el 99% se ex­por­ta).

Una de las con­clu­sio­nes que de­jó el se­mi­na­rio es que es ne­ce­sa­rio pro­fe­sio­na­li­zar y ajus­tar el pa­que­te tec­no­ló­gi­co pa­ra lo­grar ren­di­mien­tos que per­mi­tan uti­li­zar se­mi­llas de ca­li­dad y no só­lo au­to­con­su­mo.

“Un te­ma muy in­tere­san­te que sur­gió en el con­gre­so es el de los in­su­mos

Par­ti­ci­pa­ron ex­per­tos de EE.UU., Chi­le, Cu­ba, Es­pa­ña, Ho­lan­da y Sudáfrica

bio­ló­gi­cos en cul­ti­vos in­ten­si­vos, que van des­de los bioes­ti­mu­lan­tes has­ta las bac­te­rias, hon­gos e in­sec­tos be­né­fi­cos. Tie­nen un enor­me im­pac­to en la ca­li­dad de los cul­ti­vos y en la Ar­gen­ti­na to­da­vía no se uti­li­zan a gran es­ca­la”, con­tó Fon­tán.

En es­te seg­men­to del even­to, los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ra­ron que los in­su­mos bio­ló­gi­cos re­du­cen la apli­ca­ción de agro­quí­mi­cos, ba­jan cos­tos y re­suel­ven mu­chos pro­ble­mas de ca­li­dad, ade­más de con­tri­buir en la lu­cha con­tra las pla­gas y en­fer­me­da­des con ma­yor sus­ten­ta­bi­li­dad.

Una de las di­fi­cul­ta­des es que to­da­vía fal­ta con­so­li­dar una ca­de­na que los pro­duz­ca, con cer­ti­fi­ca­cio­nes y a una es­ca­la ma­yor. “Se lo­gran plan­tas más vi­go­ro­sas, sa­nas y con me­jo­res ren­di­mien­tos. Des­de otros paí­ses nos ad­vier­ten que aquí los usa­mos muy po­co y son muy im­por­tan­tes”, ase­gu­ró Fon­tán.

Los bio­in­su­mos, ade­más, son es­tra­té­gi­cos pa­ra en­con­trar una sa­li­da al con­flic­to con las pul­ve­ri­za­cio­nes con agro­quí­mi­cos cer­ca de las ciu­da­des y los pue­blos, que ge­ne­ran ten­sio­nes con gru­pos am­bien­ta­lis­tas y ve­ci­nos.

Des­de la or­ga­ni­za­ción del con­gre­so se re­co­no­ció que en la ac­tua­li­dad se con­ti­núa con prác­ti­cas agrí­co­las in­efi­cien­tes en el ma­ne­jo de los re­cur­sos na­tu­ra­les (agua y sue­lo) y tec­no­ló­gi­cos, una re­du­ci­da pro­duc­ti­vi­dad, ba­ja ca­li­dad de pro­duc­tos, de es­ca­so va­lor, y en mu­chos ca­sos ha­cien­do mal uso de la tec­no­lo­gía e in­su­mos.

Es­to se tra­du­ce en con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas en di­ver­sos ór­de­nes: eco­nó­mi­co, so­cial, am­bien­tal y de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. Por eso uno de los ob­je­ti­vos del even­to fue el de abor­dar la pro­duc­ción sus­ten­ta­ble de ver­du­ras y hor­ta­li­zas.

En el con­gre­so, ade­más, se de­ba­tió có­mo me­jo­rar la lo­gís­ti­ca de pos-co­se­cha, pa­ra no per­der en ese es­la­bón de la ca­de­na lo que tan­to cos­tó co­se­cha en el sur­co y hu­bo un es­pe­cial in­te­rés en mi­ni­mi­zar los efec­tos no­ci­vos del cam­bio cli­má­ti­co.

Es que los con­su­mi­do­res, ca­da vez más exi­gen­tes, en los pró­xi­mos años mi­ra­rán con lu­pa in­di­ca­do­res co­mo la hue­lla eco­ló­gi­ca y re­cla­ma­rán tra­za­bi­li­dad pa­ra ga­ran­ti­zar la inocui­dad de los ali­men­tos.

Gar­ban­zo. La co­se­cha ar­gen­ti­na de es­ta le­gum­bre pue­de al­can­zar las 190.000 to­ne­la­das. Hay una fuer­te de­man­da des­de el sud­es­te asiá­ti­co.

Los in­su­mos bio­ló­gi­cos pue­den es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to. Hor­ta­li­zas.

Pa­nel. Más de 600 per­so­nas par­ti­ci­pa­ron del con­gre­so en Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.