Chi­na, de la so­ja a la car­ne

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Jor­ge Cas­tro, gran co­le­ga y co­la­bo­ra­dor en es­tas pá­gi­nas, sos­tu­vo es­ta se­ma­na que la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na se es­tá con­vir­tien­do en lo que fue la In­gla­te­rra del si­glo XIX pa­ra la car­ne ar­gen­ti­na. No es un acertijo, es un da­to con­cre­to que sur­ge de su fi­na lec­tu­ra de la reali­dad. Reali­dad que, por otro la­do, fue an­ti­ci­pa­da por el ex­per­to ha­ce vein­te años, tras un via­je al país asiá­ti­co que tu­ve la opor­tu­ni­dad de com­par­tir.

En 1998, el gran te­ma pa­ra la Ar­gen­ti­na era la so­ja. El go­bierno ha­bía au­to­ri­za­do un par de años an­tes la so­ja RR, y la pro­duc­ción co­men­za­ba a ex­pan­dir­se vo­lup­tuo­sa­men­te, tras años de es­tan­ca­mien­to. La pre­gun­ta era qué íba­mos a ha­cer con el alu­vión que se ve­nía, por­que la UE, el prin­ci­pal mer­ca­do, no po­dría ab­sor­ber­lo. La es­pe­ran­za uní­vo­ca era Chi­na.

Les­ter Brown, un ex­per­to de Wa­shing­ton, aca­ba­ba de lan­zar su opus mag­na “Who will feed Chi­na?” (“Quién ali­men­ta­rá a Chi­na”). Su te­sis era que el cre­ci­mien­to de los in­gre­sos en una so­cie­dad que se ur­ba­ni­za­ba e in­dus­tria­li­za­ba rá­pi­da­men­te, iba a ge­ne­rar una de­man­da ex­plo­si­va de pro­teí­nas cár­ni­cas. Da­do que los se­res del reino ani­mal aún no apren­die­ron a ha­cer fo­to­sín­te­sis, y por lo tan­to si­guen sien­do he­te­ró­tro­fos: ne­ce­si­tan los ali­men­tos que sí pro­vie­nen de la luz so­lar, el agua y el dió­xi­do de car­bono del ai­re. Gra­nos fo­rra­je­ros (maíz, sor­go, tri­go, ce­ba­da) co­mo fuen­te de ener­gía, y so­ja co­mo fuen­te de pro­teí­na.

Con el li­bri­to de Brown ba­jo el bra­zo, fui­mos a ha­blar con los fun­cio­na­rios chi­nos. No sa­bía­mos que el bueno de Les­ter era ma­la pa­la­bra. Con la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria no se jue­ga. El re­cuer­do de las ham­bru­nas en tiem­pos de la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral de Mao Tse Tung es­ta­ba to­da­vía fres­co. Aun­que Brown no ha­bla­ba de ham­bre, sino de tran­si­ción die­ta­ria, lo veían co­mo fran­ca­men­te des­es­ta­bi­li­zan­te. En con­cre­to, nos sa­ca­ron car­pien­do con la idea de que Chi­na iba a com­prar so­ja. “Nos va­mos a au­to­abas­te­cer”, fue la mu­le­ti­lla en aque­lla se­ma­na inol­vi­da­ble. To­da­vía no im­por­ta­ban un grano. Pe­ro co­mo di­ce Jor­ge Cas­tro, la reali­dad siem­pre se su­ble­va.

Vein­te años des­pués, Chi­na com­pra 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja, por un va­lor de 40 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Has­ta aho­ra, no de Ar­gen­ti­na, sino de Es­ta­dos Uni­dos y Bra­sil, por­que los chi­nos quie­ren agre­gar­le va­lor aden­tro de su te­rri­to­rio, y la Ar­gen­ti­na no quie­re ven­der­le el po­ro­to sino la ha­ri­na y el acei­te. Con la so­ja, Chi­na tu­vo la opor­tu­ni­dad de sos­te­ner la de­man­da de to­do ti­po de pro­teí­nas ani­ma­les, des­de cer­dos has­ta pro­duc­tos acuí­co­las. Ya más de la mi­tad del pes­ca­do pro­vie­ne de criaderos a ba­se de gra­nos y ha­ri­na de so­ja.

Y no les al­can­za. Aho­ra vie­nen por la car­ne. Em­pe­za­ron ha­ce cin­co años com­pran­do Smith­field (cer­dos) en EE.UU., y más re­cien­te­men­te en Su­da­mé­ri­ca com­pran­do fri­go­rí­fi­cos. Mien­tras tan­to se han con­ver­ti­do en la prin­ci­pal de­man­da pa­ra cor­tes de to­do ti­po. Des­de la se­ma­na pa­sa­da, se ha­bi­li­tó has­ta la car­ne con hue­so.

Al­gu­nos cues­tio­nan la le­tra chi­ca de es­tos nue­vos pro­to­co­los. El go­bierno chino re­ca­ló en cues­tio­nes sa­ni­ta­rias sen­si­bles. El go­bierno ar­gen­tino hi­zo muy bien los deberes en los úl­ti­mos me­ses en el plano fis­cal, apun­tan­do a re­du­cir la eva­sión. Pe­ro que­da pen­dien­te la cues­tión sa­ni­ta­ria, que ba­rre to­das las fa­ses del ne­go­cio. Por al­go es tan ma­gro el por­cen­ta­je de des­te­te del ro­deo ar­gen­tino a ni­vel glo­bal, con ga­na­de­ros arri­ba del 90% pe­ro un pro­me­dio del 63%. Y lue­go, el omi­no­so “do­ble es­tán­dar” que ba­rre to­da la ca­de­na del cam­po al pla­to. To­dos sa­be­mos de qué es­ta­mos ha­blan­do, pe­ro el pon­cho no apa­re­ce.

Qui­zá lo más in­tere­san­te de es­ta irrup­ción chi­na, re­me­dan­do aque­lla epo­pe­ya de la de­man­da bri­tá­ni­ca de ha­ce 150 años, es que nos obli­ga­rá a po­ner­nos los pan­ta­lo­nes lar­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.