“De la cri­sis sal­dre­mos po­ten­cian­do los sec­to­res más com­pe­ti­ti­vos”

El ti­tu­lar de la ca­de­na del cul­ti­vo, Luis Zu­bi­za­rre­ta, plan­tea las me­tas pa­ra cre­cer en com­pe­ti­ti­vi­dad.

Clarin - Rural - - ESPECIAL SOJA - Luis Zu­bi­za­rre­ta Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La ca­de­na de la so­ja es una de las per­las más pre­cia­das de la Ar­gen­ti­na. Ge­ne­ra tra­ba­jo, ex­por­ta­cio­nes y bie­nes­tar eco­nó­mi­co en to­do el país. Po­ten­ciar­la sin du­das es la me­jor es­tra­te­gia. Po­ner­le ex­ce­si­vo pe­so pue­de ha­cer­nos per­der la ca­rre­ra.

Hay que po­ner los fa­ros lar­gos pa­ra que nos den vi­si­bi­li­dad so­bre el enor­me po­ten­cial que te­ne­mos co­mo país pro­duc­ti­vo. El mun­do ne­ce­si­ta cre­cien­tes vo­lú­me­nes de ali­men­tos y la Ar­gen­ti­na es­tá lla­ma­da a sa­tis­fa­cer par­te de es­te flu­jo lo que im­pac­ta­ra fuer­te­men­te en la re­cons­truc­ción de un país que tie­ne un fu­tu­ro más que pro­mi­so­rio.

Apun­tan­do a lo­grar­lo el go­bierno reali­zo al­gu­nos avan­ces imprescindibles: un mer­ca­do de cam­bios li­bre, ex­por­ta­cio­nes abier­tas, desa­rro­llo de una in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te efi­cien­te y en com­pe­ten­cia, or­de­na­mien­to del sec­tor ener­ge­ti­co.

Pe­ro de­be­mos avan­zar en otras es­fe­ras. Si bien es­ta ca­de­na es efi­cien­te, el cos­to im­po­si­ti­vo que hoy te­ne­mos es so­fo­can­te.

En­ten­de­mos y coin­ci­di­mos en la ne­ce­si­dad de que el Es­ta­do ten­ga cuen­tas equi­li­bra­das, pe­ro cree­mos que es prio­ri­ta­rio re­vi­sar la co­lum­na de los gas­tos y aco­mo­dar­los a los re­cur­sos con los que con­ta­mos. El Pre­si­den­te aca­ba de co­men­tar que el au­men­to de re­ten­cio­nes es una me­di­da de ex­tre­ma emer­gen­cia con la que no coin­ci­de; por nues­tra par­te cree­mos que es im­pe­rio­so que muy pron­to se pue­da re­ver­tir.

No ha­cer­lo en el me­diano pla­zo im­pac­ta­rá en una me­nor pro­duc­ti­vi­dad y de­ri­va­rá en un pro­ce­so que po­ne en pe­li­gro a to­da la ca­de­na. Se­ría un im­per­do­na­ble error co­mer­nos la ga­lli­na de los hue­vos de oro que nos pue­de ayu­dar a re­ver­tir el de­te­rio­ro de mu­chas dé­ca­das.

Por otra par­te, es im­po­si­ble pen­sar en una ca­de­na de so­ja po­de­ro­sa sin una in­dus­tria efi­cien­te agre­gan­do va­lor y más tra­ba­jo ar­gen­tino a nues­tras ven­tas al mun­do. Hoy los prin­ci­pa­les pro­duc­tos de ex­por­ta­cion del pais son la ha­ri­na, el acei­te y el bio­die­sel de so­ja; pro­duc­tos de los cua­les Ar­gen­ti­na es el prin­ci­pal pro­vee- dor mun­dial.

Re­cien­tes me­di­das des­in­cen­ti­van gra­ve­men­te esa in­dus­tria­li­za­ción co­bran­do ma­yo­res aran­ce­les al pro­duc­to con va­lor agre­ga­do que a la ma­te­ria pri­ma.

Ya pa­só la épo­ca del gra­ne­ro del mun­do y es im­pres­cin­di­ble – co­mo ya han re­mar­ca­do to­dos los úl­ti­mos pre­si­den­tes - trans­for­mar­nos en el su­per­mer­ca­do del mun­do. Nues­tros prin­ci­pa­les com­pe­ti­do­res y com­pra­do­res in­cen­ti­van su pro­pia pro­duc­cion e in­dus­tria­li­za­ción de so­ja de mu­chas ma­ne­ras.

Sea­mos há­bi­les en de­fen­der­nos de esas ame­na­zas.

Pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos es fun­da­men­tal dar fin al lar­go de­ba­te so­bre la ley de se­mi­llas. Lle­go el mo­men­to en que los le­gis­la­do­res de­fi­nan las mo­di­fi­ca­cio­nes a la ley que pro­te­jan la pro­pie­dad in­te­lec­tual e in­cen­ti­ven las in­ver­sio­nes y el uso de la me­jor tec­no­lo­gía en nues­tros cam­pos pen­san­do en el bien co­mún.

Son des­ta­ca­bles los es­fuer­zos de la Pro­vin­cia de San­ta Fe en rea­li­zar ri­gu­ro­sos tes­teos pa­ra in­cre­men­tar el uso del bio­dié­sel en el trans­por­te. Te­ne­mos un com­bus­ti­ble que po­ten­cia la ca­de­na, dis­mi­nu­ye las emi­sio­nes de car­bono, re­du­ce im­por­ta­cio­nes con pre­cios com­pe­ti­ti­vos y se es­tá avan­zan­do des­de la Se­cre­ta­ría de Ener­gía de la Na­ción en in­cre­men­tar su uso lo cual se­ría una bue­na de­ci­sión.

Chur­chill de­cía que un pe­si­mis­ta ve di­fi­cul­ta­des en ca­da opor­tu­ni­dad y un op­ti­mis­ta ve opor­tu­ni­da­des en to­da di­fi­cul­tad. Co­mo di­ji­mos, so­mos muy op­ti­mis­tas y es­ta­mos con­ven­ci­dos que tra­ba­jan­do to­dos jun­tos y con re­glas es­ta­bles, ra­zo­na­bles y cla­ras en un cor­to pla­zo po­de­mos lo­grar que nues­tro país ali­men­te al mun­do ge­ne­ran­do a su vez un desa­rro­llo sos­te­ni­ble que se trans­for­me en el bie­nes­tar de to­dos los ar­gen­ti­nos.

No­ta de re­dac­cion: el au­tor es pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de la Ca­de­na de la So­ja Ar­gen­ti­na (Ac­so­ja).

Po­ro­to. Las úl­ti­mas me­di­das des­in­cen­ti­van la in­dus­tria­li­za­ción.

Zu­bi­za­rre­ta. Pre­si­de Ac­so­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.