Nu­tri­ción in­te­gra­da, pi­lar de la agri­cul­tu­ra mo­der­na

El cul­ti­vo re­quie­re la apli­ca­ción de ca­li­dad de ino­cu­la­ción y la fer­ti­li­za­ción de do­sis ade­cua­da de fós­fo­ro y azu­fre.

Clarin - Rural - - ESPECIAL SOJA - Mar­tín Díaz Zo­ri­ta Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Los nu­trien­tes for­man par­tes es­truc­tu­ra­les de las plan­tas y son crí­ti­cos en pro­ce­sos de su fun­cio­na­mien­to pro­duc­ti­vo. Si­guien­do el ejem­plo de la na­tu­ra­le­za, las tec­no­lo­gías mo­der­nas de ma­ne­jo de cul­ti­vos bus­can ma­xi­mi­zar la efi­cien­cia en el uso de los re­cur­sos pro­duc­ti­vos y pa­ra tal fin el ma­ne­jo com­bi­na­do de nu­trien­tes in­te­gra­das a otras de­ci­sio­nes de ma­ne­jo de sis­te­mas agrí­co­las per­mi­te me­jo­res re­sul­ta­dos en ren­di­mien­to y en el cui­da­do de los re­cur­sos de pro­duc­ción.

Se­gún in­di­ca­do­res de aná­li­sis de sue­los o de los mis­mos cul­ti­vos, las áreas de pro­duc­ción de so­ja que es­tán li­mi­ta­das por la dis­po­ni­bi­li­dad de nu­trien­tes son ca­da vez más ex­ten­sas y fre­cuen­tes.

Tam­bién abun­dan los re­sul­ta­dos que mues­tran que al im­ple­men­tar di­ver­sas es­tra­te­gias de nu­tri­ción de so­ja se re­du­ce gran par­te de es­ta bre­cha en ren­di­mien­tos. Por ejem­plo, Fer­ti­li­zar Aso­cia­ción Ci­vil en una red de eva­lua­cio­nes de es­tra­te­gias de fer­ti­li­za­ción, tan­to en so­ja de siem­bra de pri­me­ra co­mo so­bre cul­ti­vos de in­vierno, des­cri­bió bre­chas de has­ta el 20% en­tre el ma­ne­jo fre­cuen­te ac­tual y el al­can­za­ble sin res­tric­cio­nes de nu­trien­tes.

Ni­tró­geno, fós­fo­ro y azu­fre son los ele­men­tos crí­ti­cos que en gran par­te del área so­je­ra ex­pli­can es­tas di­fe­ren­cias y su ma­ne­jo efi­cien­te re­sul­ta de in­te­grar tan­to he­rra­mien­tas de diag­nós­ti­co co­mo el aná­li­sis de sue­los y la ex­pec­ta­ti­va pro­duc­ti­va co­mo la ca­li­dad en su im­ple­men­ta­ción.

En el ca­so del fós­fo­ro con los re­sul­ta­dos de los aná­li­sis de sue­los, hay que de­li­mi­tar si­tios se­gún su ex­pec­ta­ti­va de me­jo­ra al fer­ti­li­zar con­si­de­ran­do que cuan­do los ni­ve­les ex­trac­ta­bles de es­te ele­men­to son me­no­res a las 12 par­tes por mi­llón (ppm) se es­pe­ran al­tas fre­cuen­cias de res­pues­ta al fer­ti­li­zar.

Sin em­bar­go, la can­ti­dad de si­tios con aná­li­sis de sue­los es li­mi­ta­da y en los que se los rea­li­za es con­si­de­ran­do plan­teos pro­me­dios con es­ca­sa im­ple­men­ta­ción de mues­treos se­gún am­bien­tes pro­duc­ti­vos.

Los ajus­tes de do­sis va­rían se­gún la ubi­ca­ción del fer­ti­li­zan­te con re­la­ción a las plan­tas y en ge­ne­ral, los es­tu­dios de la red de es­tra­te­gias de fer­ti­li­za­ción mues­tran que los mo­de­los ac­tua­les de pro­duc­ción re­quie­ren apli­ca­cio­nes su­pe­rio­res a las fre­cuen­te­men­te apli­ca­das en gran par­te del área de so­ja.

Al con­si­de­rar la nu­tri­ción con ni­tró­geno re­cor­de­mos que la so­ja es una le­gu­mi­no­sa y por lo tan­to se adap­ta na­tu­ral­men­te a cre­cer en con­di­cio­nes de li­mi­ta­ción de ni­tró­geno ya que sus ne­ce­si­da­des de nu­tri­ción son in­su­fi­cien­te­men­te pro­vis­tas des­de el sue­lo y son cu­bier­tas a tra­vés del pro­ce­so de fi­ja­ción bio­ló­gi­ca des­de el ai­re. Es así co­mo, a par­tir de una con­sul­ta re­cien­te a más de 190 ase­so­res téc­ni­cos, la prác­ti­ca de ino­cu­la­ción es re­co­no­ci­da co­mo ne­ce­sa­ria pa­ra el plan­teo del cul­ti­vo en ca­si la to­ta­li­dad de las con­di­cio­nes de pro­duc­ción apli­cán­do­se en al­go más del 80% del área cul­ti­va­da.

Abun­dan­tes re­sul­ta­dos mues­tran que la ino­cu­la­ción con­tri­bu­ye en­tre el 7 y 10% de los ren­di­mien­tos. Co­mo fi­ja­ción bio­ló­gi­ca es un pro­ce­so re­gu­la­do por la ofer­ta de ener­gía, en la me­di­da que la nu­tri­ción com­bi­na­da por ejem­plo con fós­fo­ro y con azu­fre no li­mi­ta el cre­ci­mien­to de las plan­tas la efi­cien­cia de cap­ta­ción del ni­tró­geno y trans­for­ma­ción en ren­di- mien­tos se in­cre­men­ta. Es así que la ino­cu­la­ción de ca­li­dad con­tem­pla des­de la elec­ción del tra­ta­mien­to acor­de al sis­te­ma de ma­ne­jo del cul­ti­vo y sus con­di­cio­nes de cre­ci­mien­to.

En la agri­cul­tu­ra mo­der­na se re­quie­re ma­xi­mi­zar los ren­di­mien­tos de los cul­ti­vos que en el ca­so de la ma­yo­ría de los ca­sos de pro­duc­ción de so­ja en Ar­gen­ti­na de­man­dan la apli­ca­ción de ca­li­dad de ino­cu­lan­tes y la fer­ti­li­za­ción en do­sis ade­cua­das con fós­fo­ro y azu­fre. Su im­ple­men­ta­ción mues­tra con fre­cuen­cia cre­cien­te el sos­te­ni­mien­to de ren­di­mien­tos ma­yo­res y más es­ta­bles.

No­ta de re­dac­ción: el au­tor per­ten­ce al Co­mi­té Téc­ni­co de Fer­ti­li­zar Aso­cia­ción Ci­vil.

La ino­cu­la­ción con­tri­bu­ye con más ren­di­mien­tos: de en­tre el 7 y 10% ex­tras

Lo­te. Los mo­de­los ac­tua­les de pro­duc­ción re­quie­ren apli­ca­cio­nes su­pe­rio­res a los ha­bi­tua­les en so­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.