A mi­rar las llu­vias pa­ra pro­te­ger­se de las en­fer­me­da­des de fin de ci­clo

Las pre­ci­pi­ta­cio­nes en­tre R3 y R5 de­fi­nen la efec­ti­vi­dad que ten­drá la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das en so­ja.

Clarin - Rural - - ESPECIAL SOJA - Mar­ce­lo Car­mo­na y Fran­cis­co Sau­tua

Es­te año, con al­tas pro­ba­bi­li­da­des de que sea Ni­ño, se te­jen es­pe­ran­zas pa­ra lo­grar ex­ce­len­tes cul­ti­vos, es­pe­cial­men­te de so­ja. Sin em­bra­go, las en­fer­me­da­des de­ben ser aten­di­das a tiem­po.

La com­bi­na­ción de la siem­bra di­rec­ta con el mo­no­cul­ti­vo, en con­jun­to con los cam­bios cli­má­ti­cos y la di­fu­sión de ge­no­ti­pos sus­cep­ti­bles han ge­ne­ra­do las con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra que al­gu­nas en­fer­me­da­des sean res­pon­sa­bles de sig­ni­fi­ca­ti­vos da­ños y pér­di­das. Den­tro de es­te gru­po de­be des­ta­car­se por su pre­va­len­cia y se­ve­ri­dad, a las en­fer­me­da­des de fin de ci­clo (EFC: man­cha ma­rrón, ti­zón púr­pu­ra, etc.).

El ma­ne­jo in­te­gra­do de es­te com­ple­jo com­pren­de el tra­ta­mien­to de se­mi­llas, ro­ta­ción de cul­ti­vos, elec­ción de ge­no­ti­pos to­le­ran­tes, ma­ne­jo nu­tri­cio­nal, y even­tual­men­te la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das fo­lia­res. De­sa­for­tu­na­da­men­te, la re­sis­ten­cia ge­né­ti­ca en las va­rie­da­des de so­ja pa­ra com­ba­tir a las EFC es es­ca­sa, y por ello es­pe­cial pre­fe­ren­cia de­be de­di­car­se al res­to de las prác­ti­cas.

Los agen­tes cau­san­tes de las EFC so­bre­vi­ven en se­mi­llas y ras­tro­jo. Por lo tan­to, es­pe­cial re­fe­ren­cia de­be­ría ha­cer­se al ma­ne­jo sa­ni­ta­rio de la se­mi­lla y a la ro­ta­ción de cul­ti­vos co­mo me­di­das pre­fe­ren­cia­les de con­trol. El aná­li­sis sa­ni­ta­rio en se­mi­llas es una me­di­da im­por­tan­te pa­ra de­fi­nir el des­tino fi­nal de la par­ti­da y la se­lec­ción de fun­gi­ci­das. La ro­ta­ción com­ple­men­ta ne­ce­sa­ria­men­te el ma­ne­jo sa­ni­ta­rio de la se­mi­lla, evi­tan­do el es­ta­ble­ci­mien­to de los hon­gos ne­cro­tró­fi­cos en los lotes de pro­duc­ción que no ten­gan ras­tro­jo de so­ja. El uso de fun­gi­ci­das fo­lia­res cons­ti­tu­ye una he­rra­mien­ta tác­ti­ca y es­tra­té­gi­ca de gran uti­li­dad que de­be for­mar par­te de una es­tra­te­gia de­fi­ni­da del ma­ne­jo in­te­gra­do de las en­fer­me­da­des.

En es­te sen­ti­do, se de­be estudiar en par­ti­cu­lar las ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res que po­seen las EFC, que las di­fe­ren­cian de otras en­fer­me­da­des co­mo ro­ya asiá­ti­ca o man­cha ojo de ra­na, al pre­sen­tar, mu­chas de ellas, pe­rio­dos de in­cu­ba­ción y la­ten­cia lar­gos, es de­cir, hay in­fec­cio­nes que avan­zan len­ta­men­te y que no son vi­sua­li­za­das, co­mo sí su­ce­de con otras en­fer­me­da­des men­cio­na­das.

Por ello, los sín­to­mas de las EFC desa­rro­llan más in­ten­sa­men­te ha­cia el fi­nal del ci­clo del cul­ti­vo, en los es­ta­dios R6-R7, lo que di­fi­cul­ta la adop­ción del con­trol quí­mi­co ya que en esos es­ta­dios avan­za­dos del cul­ti­vo el da­ño cau­sa­do por las EFC ya se ha pro­du­ci­do du­ran­te el pe­río­do crí­ti­co de ge­ne­ra­ción del ren­di­mien­to (R3R5,5) y es tar­de pa­ra rea­li­zar una apli­ca­ción de fun­gi­ci­das.

Ac­tual­men­te gran par­te de las de­ci­sio­nes quí­mi­cas es­tán re­gu­la­dos por el es­ta­do fe­no­ló­gi­co del cul­ti­vo (vi­sión fi­to-cén­tri­ca que in­di­ca apli­car en R3 o R5), ob­te­nien­do re­sul­ta­dos errá­ti­cos e ines­ta­bles y muy vin­cu­la­dos a las con­di­cio­nes am­bien­ta­les. Al res­pec­to, las in­ves­ti­ga­cio­nes lle­va­das a ca­bo en la Cá­te­dra de Fi­to­pa­to­lo­gía de la FAUBA han si­do muy cla­ras en des­ta­car la im­por­tan­cia de con­si­de­rar las llu­vias acu­mu­la­das en­tre R3R5.5 pa­ra la to­ma de de­ci­sión, a tal pun­to que en años de ba­jas pre­ci­pi­ta­cio­nes en­tre R3 y R5, la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das pue­de re­sul­tar in­clu­so en un mar­gen ne­to ne­ga­ti­vo.

El be­ne­fi­cio po­ten­cial de la ac­ción de los fun­gi­ci­das en el ren­di­mien­to de so­ja de­pen­de de la can­ti­dad de llu­via re­gis­tra­da en el in­ter­va­lo R3-R5, pe­ro el mo­men­to pre­ci­so de la apli­ca­ción de­pen­de­rá del am­bien­te y las llu­vias du­ran­te di­cho pe­río­do crí­ti­co. De­pen­dien­do de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, la apli­ca­ción de fun­gi­ci­da po­dría rea­li­zar­se en R3, R4 o R5.

Hay dos op­cio­nes: (i) me­dir la can­ti­dad de llu­vias des­de R3 en ade­lan­te y cuan­do las llu­vias acu­mu­la­das al­can­cen (pa­ra es­te año) 30-40 mm, pro­ce­der con la apli­ca­ción del fun­gi­ci­da o (ii) Pro­ce­der en ba­se a un pro­nós­ti­co cli­má­ti­co muy pre­ci­so (tiem­po y vo­lu­men). En es­te ca­so, cuan­do el pro­nós­ti­co pre­di­ce la ocu­rren­cia de 30-40 mm de llu­via en­tre R3 y R5, pro­ce­der a la apli­ca­ción an­tes del co­mien­zo de las pre­ci­pi­ta­cio­nes.

Las llu­vias en­tre R1 a R3 no son sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra ex­pli­car res­pues­ta al uso de fun­gi­ci­das. La res­pues­ta en el ren­di­mien­to es ma­yor pa­ra las apli­ca­cio­nes en R3 en com­pa­ra­ción con las de R5, cuan­to más llu­vio­so sea el año. Si llue­ve 30-40 mm las res­pues­tas son se­me­jan­tes pa­ra am­bos mo­men­tos, pe­ro a me­di­da que la llu­vias se in­cre­men­tan, las apli­ca­cio­nes rea­li­za­das en R3 son sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su­pe­rio­res a las de R5.

La ro­ta­ción y el ma­ne­jo sa­ni­ta­rio de se­mi­llas son las me­di­das bá­si­cas

Man­cha ma­rrón. Es una de las en­fer­me­da­des de fin de ci­clo más co­mu­nes en la pam­pa hú­me­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.