La tec­no­lo­gía mar­ca la di­fe­ren­cia pa­ra acor­tar la bre­cha de rin­de

El ma­ne­jo de la siem­bra y el cui­da­do fi­to­sa­ni­ta­rio del cul­ti­vo son cla­ves pa­ra lle­gar a los te­chos pro­duc­ti­vos.

Clarin - Rural - - ESPECIAL SOJA - Juan Brihet Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Con el arran­que de la cam­pa­ña 2018/19 nues­tro país se per­fi­la pa­ra una pro­duc­ción ré­cord y el es­ce­na­rio plan­tea­do es un desafío en sí mis­mo: lo­grar 126 mi­llo­nes de to­ne­la­das con los prin­ci­pa­les cul­ti­vos de grano de­pen­de­rá en gran me­di­da del ma­ne­jo tec­no­ló­gi­co que re­ci­ba ca­da hectárea sem­bra­da. Con el cli­ma co­mo fac­tor de­ter­mi­nan­te, se­rán los pro­duc­to­res quie­nes de­fi­nan el “pi­so tec­no­ló­gi­co” de Ar­gen­ti­na pa­ra es­te nue­vo ci­clo.

El ni­vel tec­no­ló­gi­co de ca­da cul­ti­vo se de­fi­ne tan­to por el uso de in­su­mos co­mo por el ma­ne­jo de los pro­ce­sos que van aso­cia­dos a la pro­duc­ción: en el ca­so de la so­ja es­to úl­ti­mo re­sul­ta cla­ve, en don­de se des­ta­can el ma­ne­jo de la siem­bra y el cui­da­do fi­to­sa­ni­ta­rio del cul­ti­vo pa­ra la pró­xi­ma cam­pa­ña.

En re­la­ción a la siem­bra el cul­ti­vo de so­ja se po­si­cio­na en­tre los más tec­no­ló­gi­cos, con una adop­ción de siem­bra di­rec­ta del 95% a ni­vel na­cio­nal y va­lo­res del 98% en el NOA y las zo­nas nú­cleo de pro­duc­ción. Los ma­te­ria- les más sem­bra­dos si­guen sien­do los de gru­po IV con el 40% del área, se­gui­dos por un 32% en­tre gru­pos V y VI y un 13% de gru­po III.

La eta­pa ini­cial del cul­ti­vo es fun­da­men­tal pa­ra un co­rrec­to desem­pe­ño y fi­nal ren­di­mien­to: la den­si­dad de siem­bra pro­me­dio en nues­tro país es de 67 ki­los por hectárea de se­mi­lla, con re­gio­nes co­mo el NOA en 59 ki­los por hectárea o la zo­na nú­cleo con 72 ki­los por hectárea.

La bio­tec­no­lo­gía en el cul­ti­vo con­ti­núa cre­cien­do: el uso de so­ja con even­to Bt (ma­te­ria­les re­sis­ten­tes a in­sec­tos le­pi­dóp­te­ros) al­can­zó el 20% en 2017/18, lue­go de un 17% en el ci­clo an­te­rior; las re­gio­nes del nor­te del país se acer­can a un 60% de adop­ción. Se es­pe­ra que es­ta tec­no­lo­gía se si­ga po­si­cio­nan­do, ma­yor­men­te por la ofer­ta co­mer­cial de es­tos ma­te­ria­les, y en re­gio­nes con una ele­va­da pre­sión de in­sec­tos pa­ra el cul­ti­vo.

En ge­né­ti­ca de se­mi­llas, se es­ti­mó un mer­ca­do de 1.160 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra 2017/18, del cual la so­ja participó con un 24% so­bre el to­tal fis­ca­li­za­do. Es­te mer­ca­do to­tal cre­ció en 2017/18 trac­cio­na­do prin­ci­pal­men­te por maíz se­gui­do de tri­go. La pro­yec­ción pa­ra la nue­va cam­pa­ña 2018/19 es un nue­vo cre­ci­mien­to, es­ti­ma­do en un 5% so­bre el ni­vel de in­ver­sión to­tal, al­can­zan­do los 1.200 mi­llo­nes de dó­la­res.

So­bre la nu­tri­ción de cul­ti­vos en el úl­ti­mo ci­clo 2017/18, las olea­gi­no­sas recibieron el 27% del fer­ti­li­zan­te apli­ca­do. La su­per­fi­cie sem­bra­da con so­ja fue un 55% so­bre el área agrí­co­la na­cio­nal, y en la cual se apli­có el 24% del vo­lu­men to­tal de fer­ti­li­zan­tes, con un pro­me­dio por hectárea apli­ca­da de 10 Kg de fós­fo­ro (P) y de 5 Kg/Ha de azu­fre (S). Es­tas do­sis no va­ria­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te res­pec­to al ci­clo an­te­rior, y del aná­li­sis se des­pren­de la ne­ce­si­dad de au­men­tar tan­to la can­ti­dad de nu­trien­te apli­ca­do co­mo la su­per­fi­cie fer­ti­li­za­da.

En con­tra­pun­to, en gra­mí­neas se apli­có el 73% del fer­ti­li­zan­te to­tal. Só­lo con un 17% del área sem­bra­da el maíz con des­tino grano co­mer­cial re­ci­bió el 31% del fer­ti­li­zan­te apli­ca­do; en tri­go con un 18% del área se apli­có el 34% del vo­lu­men de fer­ti­li­zan­tes. Es in­tere­san­te des­ta­car en­ton­ces las di­fe­ren­cias en la nu­tri­ción de los cul­ti­vos de grano y el po­ten­cial por ex­plo­rar res­pec­to de la me­jo­ra en la fer­ti­li­za­ción.

El cui­da­do sa­ni­ta­rio es otro as­pec­to fun­da­men­tal en el desa­rro­llo del cul­ti­vo y de­ter­mi­nan­te del ren­di­mien­to fi­nal: en 2017/18 el uso de fun­gi­ci­das en so­ja ca­yó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, un 53% res­pec­to al ci­clo an­te­rior, de­bi­do a la fuer­te se­quía su­fri­da du­ran­te la cam­pa­ña. Pa­ra el nue­vo ci­clo 2018/19 se es­pe­ra una re­cu­pe­ra­ción en es­te sen­ti­do, so­bre el vo­lu­men to­tal de fun­gi­ci­das que se apli­quen, la par­ti­ci­pa­ción del cul­ti­vo de so­ja pa­sa­rá del 35% al 57%, de­bi­do a un me­jor es­ce­na­rio cli­má­ti­co y a la apli­ca­ción de una tec­no­lo­gía si­mi­lar al ci­clo 2016/17.

Fi­nal­men­te, al con­si­de­rar los in­su­mos que se apli­can co­mo tam­bién el ma­ne­jo de los pro­ce­sos, se ob­ser­vó una me­jo­ra re­la­ti­va en el ni­vel tec­no­ló­gi­co del cul­ti­vo res­pec­to al ci­clo pa­sa­do. El área con ni­vel al­to de tec­no­lo­gía cre­ció del 32% al 34%, aun­que el ni­vel ba­jo au­men­tó un pun­to, del 7% al 8%; el por­cen­ta­je res­tan­te co­rres­pon­dió a pro­duc­to­res de tec­no­lo­gía me­dia.

Lue­go de un bre­ve re­pa­so por só­lo al­gu­nos de los mu­chos in­di­ca­do­res que ha­cen al sis­te­ma de pro­duc­ción de so­ja, se de­ja ver que hay una bue­na ex­pec­ta­ti­va pa­ra la cam­pa­ña 2018/19; sin em­bar­go, de­ben con­si­de­rar­se al­gu­nos as­pec­tos que pue­den ser me­jo­ra­dos, pa­ra de es­ta for­ma se­guir achi­can­do las bre­chas pro­duc­ti­vas y lo­grar pro­du­cir ca­da vez más y me­jor.

No­ta de re­dac­ción: el au­tor es Coor­di­na­dor del De­par­ta­men­to de In­ves­ti­ga­ción y Pros­pec­ti­va de la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res.

Ras­tro­jo. El 95% de la su­per­fi­cie de so­ja se ha­ce ba­jo la siem­bra drec­ta. Aquí, sem­bra­da lue­go de tri­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.