La bra­va­ta de la se­ma­na

Clarin - Rural - - ANALISIS - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

“Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta con ur­gen­cia ter­mi­nar con quie­nes sa­quean al país ven­dien­do pro­duc­tos pri­ma­rios, en lu­gar de ge­ne­rar em­pleo pro­du­cien­do y ex­por­tan­do tra­ba­jo ar­gen­tino”. La bra­va­ta fue lan­za­da por Ser­gio Mas­sa, tras vi­si­tar la plan­ta de Dow Che­mi­cal en Bahía Blan­ca. La de­jo pi­can­do, co­mo pa­ra in­ten­tar una di­sec­ción me­ticu­losa.

De­je­mos de la­do el tono in­ne­ce­sa­ria­men­te agre­si­vo y be­li­co­so y va­ya­mos al grano. Se­gu­ra­men­te se re­fi­rió a los pro­duc­to­res del cam­po, cuan­do di­jo “Quie­nes sa­quean al país ven­dien­do pro­duc­tos pri­ma­rios”. Di­ce el dic­cio­na­rio que el sa­queo, tam­bién lla­ma­do pi­lla­je, es la to­ma o el apo­de­ra­mien­to ile­gí­ti­mo e in­dis­cri­mi­na­do de bie­nes aje­nos: por la fuer­za, co­mo par­te de una vic­to­ria po­lí­ti­ca…

Pa­ra el ex pro­mi­nen­te fun­cio­na­rio K, los cha­ca­re­ros sa­quean al país cuan­do ven­den tri­go, maíz, so­ja o car­ne. Se­ñor, mien­tras us­ted ha­bla, los pro­duc­to­res es­tán en­te­rran­do mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res, res­ca­ta­dos con mu­cho es­fuer­zo de las fau­ces vo­ra­ces de la po­lí­ti­ca, pa­ra re­ge­ne­rar el bo­tín del que me­dran tan­tos pa­rá­si­tos. ¿O us­ted cree que los agri­cul­to­res pam­pea­nos son una tri­bu de re­co­lec­to­res, con to­do el res­pe­to que me­re­cen los pue­blos ori­gi­na­rios, que sí tra­ba­ja­ban pa­ra pro­cu­rar­se su sus­ten­to?

Se­ñor, la va­ca no da la le­che. Hay al­guien que le da de co­mer a la va­ca, al­guien que la or­de­ña, que en­fría la le­che, que la trans­por­ta a la plan­ta don­de se pas­teu­ri­za, se ho­mo­gei­ni­za, se en­va­sa y se des­pa­cha al al­ma­cén. ¿Ha vis­to al­gu­na vez un sa­chet de le­che? Bueno, el sa­chet es de po­li­eti­leno. Ese gru­mo blan­co que a us­ted lo con­mo­vió tan­to cuan­do le mos­tra­ron có­mo el gas se con­ver­tía en ese pro­duc­to tan so­fis­ti­ca­do.

Mas­sa, el po­li­eti­leno es el pro­duc­to fi­nal de Dow. Sin em­bar­go, es una sim­ple ma­te­ria pri­ma en el pro­ce­so de la le­che. El sa­chet cum­ple su mi­sión cuan­do se lle­nó la úl­ti­ma ma­ma­de­ra, y se ti­ra (o se re­ci­cla). La le­che le agre­ga va­lor al sa­chet.

Le cuen­to al­go más. ¿Sa­be us­ted cuál es el prin­ci­pal des­tino del po­li­eti­leno que pro­du­ce esa ex­tra­or­di­na­ria plan­ta del po­lo pe­tro­quí­mi­co de Bahía Blan­ca? Se­gu­ra­men­te ni se ocu­pó en pre­gun­tar­lo. Le cuen­to: es pa­ra con­fec­cio­nar si­lo­bol­sas. Us­ted vi­si­tó la plan­ta acom­pa­ña­do por la go­ber­na­do­ra de Tie­rra del Fue­go. Ella de­be sa­ber que en su pro­vin­cia es­tá la ma­yor plan­ta pro­ce­sa­do­ra de plás­ti­cos por ex­tru­sión (Rio Chi­co), don­de se pro­du­cen si­lo­bol­sas pa­ra to­do el mun­do.

El si­lo­bol­sa es pa­ra al­ma­ce­nar gra­nos, ¿re­cuer­da? Un bol­són de esos se con­su­me con el pri­mer uso. Es la de­fi­ni­ción de in­su­mo. Cuan­do us­ted me­te 200 to­ne­la­das de maíz en un si­lo­bol­sa, es­tá ha­cien­do lo

La va­ca no da la le­che. Al­guien le da de co­mer a la va­ca, et­cé­te­ra... Y lue­go la in­dus­tria se aso­cia pa­ra si­ner­gi­zar va­lor

mis­mo que con la le­che en el sa­chet. El maíz le agre­ga va­lor al po­li­eti­leno, que no ten­dría mer­ca­do si el “pro­duc­to pri­ma­rio” no hu­bie­ra si­do pro­du­ci­do.

Si­ga­mos. El po­li­eti­leno es la fa­se fi­nal de un pro­ce­so que arran­có mu­cho an­tes, y que tam­bién re­qui­rió de las fá­bri­cas de Bahía Blan­ca. Por ejem­plo, ga­soil, pro­du­ci­do en las re­fi­ne­rías que le agre­gan va­lor al pe­tró­leo pa­ta­gó­ni­co. En la Ar­gen­ti­na, el ma­yor con­su­mi­dor de ga­soil es el agro. Pa­ra sem­brar, pro­te­ger los cul­ti­vos, co­se­char­lo y trans­por­tar­lo.

Le di­go más. El “sa­queo” hu­bie­ra ter­mi­na­do con los sue­los. Pe­ro es­tos mu­cha­chos del cam­po sa­ben, des­de ha­ce mu­cho, que pa­ra lo­grar una co­se­cha ra­zo­na­ble hay que re­po­ner los nu­trien­tes. Al­gu­nos, más am­bi­cio­sos, van más allá de la re­po­si­ción. Quie­ren rin­des más al­tos ca­da vez. Es­to es muy bueno pa­ra las fá­bri­cas del po­lo pe­tro­quí­mi­co, Mas­sa. Al la­do de Dow es­tá Pro­fér­til, una plan­ta que pro­du­ce urea.

La urea es un fer­ti­li­zan­te ni­tro­ge­na­do. Se cons­tru­yó pa­ra ex­por­tar, apro­ve­chan­do la abun­dan­cia de gas de los años 90. A to­dos les pa­re­cía bár­ba­ro, por­que íba­mos a ex­por­tar pro­duc­tos in­dus­tria­les. Re­sul­ta que cuan­do la plan­ta es­tu­vo lis­ta, los cha­ca­re­ros apro­ve­cha­ron que el dó­lar que re­ci­bían por sus gra­nos era el mis­mo que cuan­do com­pra­ban in­su­mos. En­ton­ces, se lar­ga­ron a fer­ti­li­zar. Con­se­cuen­cia: en lu­gar de ex­por­tar urea, ex­por­ta­mos más tri­go. ¿El país se pri­ma­ri­zó?

Di­ría que no. El tri­go le agre­gó va­lor a la urea. Por ca­da ki­lo de urea que el cha­ca­re­ro hun­día en el lo­te, ob­te­nía 10 ki­los de tri­go. Diez ve­ces más via­jes de ca­mión a puer­to, ade­más del via­je de la urea al cam­po. Eso es em­pleo ge­ne­ra­do por los sa­quea­do­res.

Ade­más del ga­soil y el fer­ti­li­zan­te, el cam­po tie­ne la cos­tum­bre de sem­brar con má­qui­nas. Ar­gen­ti­na es lí­der mun­dial en siem­bra di­rec­ta. Hay mu­cho em­pleo en las de­ce­nas de ta­lle­res que las di­se­ñan y las fa­bri­can. Hay la­bo­ra­to­rios que pro­du­cen bio­tec­no­lo­gía y agro­quí­mi­cos, ne­ce­sa­rios pa­ra pro­te­ger­los de las pla­gas. La peor es la ig­no­ran­cia.

En la Ar­gen­ti­na hay vi­da in­te­rior. Se res­pi­ra ai­re fres­co, se­ma­na tras se­ma­na, con los en­cuen­tros de jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les que irra­dian co­no­ci­mien­to, lo com­par­ten co­mo es­ta se­ma­na los chi­cos de Okan­dú, que co­mo San­tia­go Lo­ren­zat­ti han pa­sa­do por es­tas pá­gi­nas.

Es el país real, el que hi­zo que la Ar­gen­ti­na sea to­da­vía más via­ble que vi­vi­ble.

Esos chi­cos, Mas­sa, no se me­re­cían su bra­va­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.