Se ex­pan­de con más tec­no­lo­gía

La nue­va cam­pa­ña. Pro­nos­ti­can que cre­ce­rá la in­ver­sión en fer­ti­li­zan­tes y en se­mi­llas. El uso de re­fu­gio, pa­ra cui­dar el gen Bt, una cuo­ta pen­dien­te aún.

Clarin - Rural - - ESPECIAL MAIZ TARDIO - So­fía Ga­yo Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Tras una cam­pa­ña mar­ca­da por la se­quía, los pro­duc­to­res vuel­ven a apos­tar a la pro­duc­ción agrí­co­la. El país tie­ne una nue­va opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar una co­se­cha ré­cord de gra­nos: 126 Mi­llo­nes de to­ne­la­das pa­ra el ci­clo 2018/19. ¿Y có­mo se su­po­ne que va­mos a al­can­zar ese vo­lu­men? A tra­vés de tres fac­to­res prin­ci­pa­les: su­per­fi­cie sem­bra­da, cli­ma y tec­no­lo­gía.

Se es­ti­ma una siem­bra de 5,8 mi­llo­nes de hec­tá­reas de maíz con des­tino grano co­mer­cial. El maíz tar­dío, con una par­ti­ci­pa­ción del 45% de esa su­per­fi­cie, apor­ta­ría el 15% de la pro­duc­ción pro­yec­ta­da. El cli­ma pro­me­te ser más fa­vo­ra­ble que la cam­pa­ña pa­sa­da y la tec­no­lo­gía, por su par­te, ju­ga­ría un rol fun­da­men­tal pa­ra al­can­zar di­chos ni­ve­les de pro­duc­ción.

El maíz tar­dío sur­gió en Ar­gen­ti­na ha­ce apro­xi­ma­da­men­te diez años co­mo una al­ter­na­ti­va de ma­ne­jo que per­mi­tie­ra sor­tear las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas du­ran­te la eta­pa crí­ti­ca de ge­ne­ra­ción de ren­di­mien­to, pa­ra ubi­car­la en épo­cas con me­nor ries­go cli­má­ti­co. Es­tos plan­teos se des­ta­can en la pro­vin­cia de Cór­do­ba y re­gio­nes co­mo el no­res­te, no­roes­te y el cen­tro-nor­te de San­ta Fe.

El po­si­cio­na­mien­to del maíz tar­dío co­mo he­rra­mien­ta de pro­duc­ción fue po­si­ble gra­cias a la apa­ri­ción de tec­no­lo­gías que acom­pa­ña­ron su ex­pan­sión. El co­rri­mien­to de la fe­cha de siem­bra ex­po­ne al cul­ti­vo a con­di­cio­nes am­bien­ta­les pre­dis­po­nen­tes pa­ra una ma­yor pre­sión de pla­gas, en­fer­me­da­des y ma­le­zas. En es­te sen­ti­do, los ma­te­ria­les de siem­bra con to­le­ran­cia a her­bi­ci­das y re­sis­ten­cia a in­sec­tos fue­ron de gran uti­li­dad pa­ra afron­tar esas adversidades, y el in­cre­men­to sos­te­ni­do en su uso lo de­mues­tra: en la cam­pa­ña 2012/13 es­tos ma­te­ria­les re­pre­sen­ta­ban el 72% mien­tras que en el ci­clo 2017/18 su uso as­cen­dió al 94% a ni­vel na­cio­nal.

La uti­li­za­ción de ma­te­ria­les con el gen Bt en su ge­né­ti­ca im­pli­ca la siem­bra de re­fu­gios con el fin de re­tra­sar la apa­ri­ción de pla­gas re­sis­ten­tes y de es­ta for­ma cui­dar la tec­no­lo­gía. El cum­pli­mien­to de es­ta prác­ti­ca, si bien me­jo­ró en el úl­ti­mo tiem­po, aún es muy ba­jo: en la cam­pa­ña 2017/18 só­lo el 33 % de los pro­duc­to­res reali­zó re­fu­gio. Y es in­te­re­san­te re­fle­xio­nar so­bre es­te pun­to, pues se es­tán des­cui­dan­do las mis­mas tec­no­lo­gías que po­si­cio­na­ron al maíz tar­dío co­mo un nue­vo cul­ti­vo.

El cul­ti­vo se rea­li­za ca­si en su to­ta­li­dad en siem­bra di­rec­ta: con un 96% su­pera en tres por cien­to al va­lor de siem­bra di­rec­ta to­tal de Ar­gen­ti­na.

Otro aspecto de ma­ne­jo a re­sal­tar es la elec­ción de la den­si­dad de siem­bra. Mien­tras que el maíz tem­prano fue sem­bra­do en pro­me­dio con 63.000 se­mi­llas/hec­tá­rea, el maíz tar­dío pre­sen­tó una den­si­dad de 57.000 se­mi­llas/hec­tá­rea en el ci­clo 2017/18 a ni­vel país. Po­nien­do es­tos da­tos en pers­pec­ti­va, en la cam­pa­ña 2012/13 la den­si­dad pro­me­dio de maíz tar­dío fue de 61.500 se­mi­llas/hec­tá­rea, lo cual mues­tra el ajus­te rea­li­za­do en bús­que­da de la den­si­dad más ade­cua­da pa­ra el cul­ti­vo, ten­den­cia que se re­pi­te en dis­tin­tas mag­ni­tu­des se­gún ca­da re­gión.

En tér­mi­nos de in­ver­sión, el maíz tar­dío re­pre­sen­tó el 24% de los U$S 1.160 mi­llo­nes in­ver­ti­dos en se­mi­lla en la cam­pa­ña 2017/18. El Dto. De In­ves­ti­ga­ción y Pros­pec­ti­va de Bol­sa de Ce­rea­les es­ti­ma que la in­ver­sión en se­mi­llas au­men­ta­ría un 4% es­te año.

La fer­ti­li­za­ción es otro aspecto téc­ni­co des­ta­ca­ble en el ma­ne­jo del cul­ti­vo. En la cam­pa­ña 2017/18, de las 865 mil to­ne­la­das de fer­ti­li­zan­tes apli­ca­dos en maíz to­tal, un 48% se des­ti­nó a plan­teos tar­díos. La urea re­pre­sen­tó el 70% del to­tal de fuen­tes ni­tro­ge­na­das mien­tras que los fos­fa­tos mono y dia­mó­ni­co cons­ti­tu­ye­ron el 80% del vo­lu­men to­tal de fuen­tes fos­fa­ta­das. En tér­mi­nos de nutriente el pro­me­dio de ni­tró­geno fue de 57 ki­los/hec­tá­rea y en el ca­so del fos­fo­ro fue de 13 ki­los/hec­tá­reas a ni­vel país.

La cam­pa­ña 2018/19 re­gis­tra­ría un nue­vo in­cre­men­to en el mer­ca­do de fer­ti­li­zan­tes. Pa­ra el ca­so de maíz tar­dío, es­te au­men­to po­dría ser de un 3%, trac­cio­na­do prin­ci­pal­men­te por área, has­ta un 7% si se con­si­de­ra ade­más un au­men­to en los ni­ve­les de fer­ti­li­za­ción del cul­ti­vo.

No­ta de re­dac­ción: la au­to­ra per­te­ne­ce al De­par­ta­men­to de In­ves­ti­ga­ción y Pros­pec­ti­va de la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res.

En Di­rec­ta. El área abar­ca el 96%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.