Com­ple­ta­men­te bi­se­xual

Clarin - Spot - - Nota De Tapa -

“Yo que­ría se­guir bai­lan­do pe­ro Dios me di­jo: Su­fi­cien­te.

No quie­ro el mal, quie­ro el amor. Diag­hi­lev en­ga­ña a la gen­te… Quie­ro com­pren­der a Dios… A los quin­ce años em­pe­cé a lu­cha con­tra la lu­ju­ria y aban­do­né la mas­tur­ba­ción… De­ci­dí tra­ba­jar más en la dan­za.

Me pu­se a bai­lar co­mo Dios.”

Vas­lav Ni­jinsky tras­cen­dió co­mo bai­la­rín y tam­bién co­mo co­reó­gra­fo, por obras co­mo La sies­ta de un fauno cu­yo fi­nal eró­ti­co cau­só re­vue­lo en 1911, cuan­do se es­tre­nó. No fue me­nos po­lé­mi­ca su ver­sión de La con­sa­gra­ción de la pri­ma­ve­ra.

En 1913, de gi­ra por Su­da­mé­ri­ca, se ca­só en Bue­nos Ai­res, en la Igle­sia de San Mi­guel, con una ac­triz, Ro­mo­la Pulszky. Cuan­do se en­te­ró, su aman­te Ser­guei Diag­hi­lev le man­dó un te­le­gra­ma: “El ba­llet ru­so no ne­ce­si­ta más de sus ser­vi­cios, in­ne­ce­sa­rio vol­ver”.

En 1919 bai­ló por úl­ti­ma vez, en Sui­za. An­tes de ha­cer­lo le di­jo al pú­bli­co: “Voy a mos­trar­les có­mo vi­vi­mos, có­mo su­fri­mos y có­mo crea­mos no­so­tros los ar­tis­tas. Aho­ra les dan­za­ré la gue­rra, sus su­fri­mien­tos, sus des­truc­cio­nes, la gue­rra que no su­pie­ron im­pe­dir y por la cuál ha­brán de res­pon­der al­gún día”. Ese año le diag­nos­ti­ca­ron es­qui­zo­fre­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.