Ra­dio­gra­fía del país nar­co­lúm­pen

Clarin - Spot - - Cultura Alphazeta - Ma­til­de Sán­chez msan­chez@cla­rin.com

El 26 de ma­yo de 2013 al ama­ne­cer, Claudio Pá­ja­ro Can­te­ro con­cluía su ron­da nocturna fren­te al boliche In­fi­nity, de la ca­lle San Mar­tín, al sur de Ro­sa­rio, cuan­do fue acri­bi­lla­do por un si­ca­rio, de nom­bre Mil­ton pe­ro con dos ape­lli­dos po­si­bles. Los Mo­nos, his­to­ria de la fa­mi­lia nar­co que trans­for­mó a Ro­sa­rio en un in­fierno, de los pe­rio­dis­tas Ger­mán de los Santos y Her­nán Las­cano, co­mien­za con ese ve­lo­rio, un cón­cla­ve de ma­fio­sos, don­de el Vie­jo Can­te­ro, su pa­dre, di­rá a quie­nes se acer­quen con sus con­do­len­cias: “Que na­die me ven­ga a ha­blar de na­da. Es­ta­mos en gue­rra. Ya sa­qué el ejér­ci­to a la ca­lle”. Y no hay me­jor pa­la­bra pa­ra ju­rar una pro­me­sa de vio­len­cia, cum­pli­da y que aún per­du­ra.

Se tra­ta de uno de los li­bros des­ta­ca­dos, en un año mar­ca­do por to­mos es­cri­tos ba­jo el signo ins­tan­tá­neo de las elec­cio­nes: una ra­dio­gra­fía del país nar­co­lúm­pen, ni tan nue­vo ni tan des­co­no­ci­do, pe­ro po­cas ve­ces in­ves­ti­ga­do a fon­do y con su­ti­le­za in­ter­pre­ta­ti­va.

Los pe­rio­dis­tas Ger­mán de los Santos, co­rres­pon­sal del dia­rio El Li­to­ral, y Her­nán Las­cano, del dia­rio La Ca­pi­tal, de Ro­sa­rio, no se pro­po­nen ha­cer li­te­ra­tu­ra sino pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción a la ma­ne­ra clá­si­ca. Sus re­cur­sos son los del pe­rio­dis­mo ur­gen­te.

Los au­to­res comienzan por ca­rac­te­ri­zar a la nar­co­ban­da co­mo una mu­ta­ción del ne­go­cio. Pe­se a no ser una ban­da so­fis­ti­ca­da, com­pa­ra­ble con un car­tel, pro­fe­sio­na­li­zó la cocina de co­caí­na y su dis­tri­bu­ción, acor­dan­do con las au­to­ri­da­des po­li­cia­les des­te­rrar el pa­co, so­cial­men­te más con­flic­ti­vo y de con­su­mi­do­res efí­me­ros, en fa­vor de una “mer­ca a pre­cios po­pu­la­res”, que pu­die­ra pe­ne­trar en la pe­ri­fe­ria. Fue ba­jo el li­de­raz­go del Pá­ja­ro, se­gún ana­li­zan, que los Mo­nos se con­vier­ten en una au­tén­ti­ca ban­da nar­co-po­li­cial, que des­ac­ti­va el mo­dus ope­ran­di vio­len­to en fa­vor de una efi­caz red de co­ber­tu­ra pa­ra sus ac­ti­vi­da­des. De los 30 impu­tados en las cau­sas que irán a jui­cio oral en po­cos meses, 12 son po­li­cías. En con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca, Her­nán Las­cano de­fi­ni­rá que con los Mo­nos “se pa­só de la tra­di­cio­nal re­la­ción de com­pli­ci­dad con las au­to­ri­da­des, a un víncu­lo de so­cie­dad en­tre la po­li­cía y el nar­co; se­rán par­tí­ci­pes de la mis­ma or­ga­ni­za­ción.”

Otras de las in­no­va­cio­nes del ne­go­cio atri­bui­das al Pá­ja­ro es el sis­te­ma de bún­ker, o kios­cos blin­da­dos que, ha­cia co­mien­zos de 2000, sa­ca­ron la dro­ga de la clan­des­ti­ni­dad pa­ra dar­le an­cla­je ca­lle­je­ro. Las­cano los de­fi­ne co­mo “una má­qui­na ex­pen­de­do­ra de 24 hs, que pro­te­ge la ca­ja y al ven­de­dor de las otras ban­das que le dispu­tan el mer­ca­do”. Los bún­ke­res, sos­tie­ne, re­ve­lan la in­mu­ni­dad que cre­cien­te­men­te tu­vie­ron en la ciu­dad, Con una bien asen­ta­da “in­fil­tra­ción” de to­do el apa­ra­to de se­gu­ri­dad, lo­gra­ban es­tar siem­pre so­bre­avi­so de los alla­na­mien­tos.

Pe­ro el li­bro, que tie­ne el mé­ri­to de co­nec­tar con el lec­tor co­mún y no so­la­men­te con los pro­fe­sio­na­les de las no­ti­cias, tam­bién con­si­de­ra as­pec­tos so­cia­les, le­jos de los es­te­reo­ti­pos. Los au­to­res ven a la ban­da co­mo heredera de los ori­lle­ros de co­mien­zo del si­glo XX, que lle­gan a cons­ti­tuir una mi­to­lo­gía. Las­cano ob­ser­va que, aún tra­tán­do­se de cri­mi­na­les san­gui­na­rios, el nar­co con­ser­va cier­ta idea­li­za­ción del ban­di­do so­cial. “Los Mo­nos ge­ne­ra­ban com­pli­ci­da­des, fuer­tes la­zos de leal­tad;por ejem­plo, pa­ga­ban cum­plea­ños de 15 de las chi­cas del ba­rrio Las Flo­res. Es­to los dis­tin­gue del la­drón de ban­cos. Un nar­co pue­de ca­mi­nar por la ca­lle”. Agre­gue­mos que mien­tras su her­mano Gui­lle Can­te­ro per­ma­ne­ce en la cár­cel, su her­ma­nas­tro Mon­chi se gas­ta la for­tu­na de la fa­mi­lia en par­ti­ci­pa­cio­nes te­le­vi­si­vas, en las que lu­ce una go­rra con la le­yen­da “Ma­bu” -por el más busc­sa­do. En su pa­no­rá­mi­ca, la cró­ni­ca na­rra las con­di­cio­nes del fla­ge­lo y có­mo es­te que­dó di­si­mu­la­do por la dispu­ta po­lí­ti­ca en­tre las au­to­ri­da­des pro­vin­cia­les y el kirch­ne­ris­mo.

En una co­lum­na elo­gia­da por un sec­tor opo­si­tor, Jo­sé Na­tan­son ubi­ca­ba la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co en una suer­te de agen­da po­lí­ti­ca pa­ra un elec­to­ra­do de in­ge­nuos. Ob­ser­va­ba, con in­creí­ble des­dén, que “el nar­co­trá­fi­co pue­de pa­re­cer ex­tra­ño pa­ra quie­nes (...) vi­vi­mos en ba­rrios ale­ja­dos de la den­sa tra­ma de re­la­cio­nes en­tre ca­pos, tran­sas y sol­da­di­tos, pe­ro apa­re­ce co­mo una ame­na­za co­ti­dia­na, ca­si exis­ten­cial, pa­ra quie­nes se ven obli­ga­dos a con­vi­vir con él”. En otras pa­la­bras, el di­rec­tor de Le Monde Di­plo­ma­ti­que con­ce­día que pa­ra mu­chos -no pa­ra él, que fus­ti­ga el “gi­ro pu­ni­ti­vis­ta ofi­cial”- ese pue­da ser un com­ba­te tras­cen­den­te. Qué so­ber­bia a to­da prue­ba si­gue im­pi­dien­do que nos mi­re­mos en es­te es­pe­jo de Ro­sa­rio. con su vér­ti­go de ven­gan­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.