De la pri­ma­ve­ra ar­gen­ti­na a la de­ba­cle en los Es­ta­dos Uni­dos

Clarin - Spot - - Ojos Bien Abiertos - Pa­blo O. Scholz ps­cholz@cla­rin.com

Tam­po­co ha­bría que ser tan tre­men­dis­ta, pe­ro mien­tras aquí los tí­tu­los na­cio­na­les fun­cio­na­ron a pleno las dos úl­ti­mas se­ma­nas, más el buen arras­tre de Ma­má se fue de via­je, la de­ba­cle en la can­ti­dad de es­pec­ta­do­res que fue­ron al ci­ne es­te ve­rano bo­real en Nor­tea­mé­ri­ca hi­zo des­per­tar del sue­ño ame­ri­cano a más de un pro­duc­tor y due­ño de sa­la en los Es­ta­dos Uni­dos.

La frial­dad de los nú­me­ros -que es con la que se mue­ve la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca allá, y la que de­ci­de qué se pro­du­ci­rá a fu­tu­ro, y qué noin­di­ca que la tem­po­ra­da de ve­rano, la que co­se­cha más in­gre­sos en los ci­nes, y que ter­mi­na es­te fin de se­ma­na, se­rá la más ba­ja en los úl­ti­mos 25 años.

Por ejem­plo, hi­zo que Adam Aron, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de los ci­nes de AMC, til­da­ra al tri­mes­tre de “sim­ple­men­te un fra­ca­so”. Los in­gre­sos de la ta­qui­lla en Es­ta­dos Uni­dos (y Ca­na­dá, por­que así se cuen­tan) lle­ga­rían el lu­nes a 3.780 mi­llo­nes de dó­la­res.

Así co­mo hu­bo éxi­tos tal vez ines­pe­ra­dos co- mo Mu­jer Ma­ra­vi­lla, hu­bo fra­ca­sos en­tre es­tre­pi­to­sos (Va­le­rian y la ciu­dad de los mil pla­ne­tas, por más que sea co­pro­duc­ción con Fran­cia, la úl­ti­ma de Trans­for­mers).

La tem­po­ra­da al­ta va del pri­mer fin de se­ma­na de ma­yo al lu­nes 4 de sep­tiem­bre (fe­ria­do por el Día del tra­ba­jo). Es­te año, si se da esa ci­fra, se­rá un 16 por cien­to me­nos que la del año pa­sa­do. Y no me ven­gan con que allí no hay in­fla­ción, por­que el pre­cio de las en­tra­das ape­nas se re­to­ca, así que el re­sul­ta­do se­ría peor. En el ne­go­cio, los es­tu­dios de Holly­wood no cuen­tan es­pec­ta­do­res co­mo ha­ce­mos aquí, si no que van di­rec­ta­men­te a lo que im­por­ta: los bi­lle­tes.

Pe­ro co­mo los gu­rúes no son so­la­men­te ar­gen­ti­nos ni ecua­to­ria­nos, cuan­do arran­có ma­yo al­gu­nos ago­re­ros ya pro­nos­ti­ca­ban un 10 % de dis­mi­nu­ción.

Las cla­ves no se­rían úni­ca­men­te lo flo­jo que re­sul­ta­ron va­rios tan­ques holly­woo­den­ses, la ma­yo­ría con un nu­me­ri­to de­trás de su tí­tu­lo. Va­rios mi­ran al au­men­to de los pre­cios de las en­tra­das, con ré­cord en el se­gun­do tri­mes­tre, se­gún la Aso­cia­ción Nacional de Pro­pie­ta­rios de Ci­nes. Tam­po­co ayuda la apa­ri­ción de ser­vi­cios de strea­ming, co­mo Net­flix, y -ver pa­ra creer- la in­fluen­cia del si­tio de crí­ti­cas Rot­ten To­ma­toes. Allí apun­tan mu­chos que pe­lí­cu­las de un per­fil al­tí­si­mo fue­ron de­fe­nes­tra­das. Y que no an­du­vie­ron en la ta­qui­lla, sien­do “ori­gi­na­les”, co­mo La Mo­mia, con Tom Crui­se, Bay­watch, La To­rre Os­cu­ra y El Rey Ar­tu­ro: La le­yen­da de la es­pa­da. Pe­ro se­cue­las co­mo la men­cio­na­da Trans­for­mers: El úl­ti­mo ca­ba­lle­ro y Pi­ra­tas del Ca­ri­be: La ven­gan­za de Sa­la­zar tam­po­co an­du­vie­ron tan bien.

Es que el pú­bli­co tie­ne, aho­ra, mu­chas más op­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to al al­can­ce de la mano (o del con­trol re­mo­to) y el ar­ma que em­pe­za­ron a te­mer en Holly­wood pue­de ser mi­nús­cu­la y has­ta en­trar en la mano de un es­pec­ta­dor, pe­ro su con­se­cuen­cia pue­de ser de­vas­ta­do­ra...

En un ce­lu­lar, ac­ce­dien­do a las re­des so­cia­les, las tem­pra­nas crí­ti­cas ne­ga­ti­vas tie­nen un efec­to no­ci­vo im­pla­ca­ble. El te­mi­do bo­ca a bo­ca.

La otra bo­ca que da ai­re es la re­cau­da­ción en el ex­tran­je­ro, que sí me­jo­ró un 2,8% es­te año. Por ejem­plo, nues­tro pú­bli­co apo­yó Mi vi­llano fa­vo­ri­to 3, que se apro­xi­ma a los 4.000.000 de es­pec­ta­do­res y es la pe­lí­cu­la más vis­ta del año, más que Rá­pi­dos y fu­rio­sos 8 y La Be­lla y la Bes­tia. En Nor­tea­mé­ri­ca re­cau­dó “so­la­men­te” US$ 255 mi­llo­nes, ¿Cuán­to hi­zo afue­ra de los Es­ta­dos Uni­dos? 720 mi­llo­nes… Pue­de ha­blar­se de un ame­se­ta­mien­to. Y ha­blan­do de “ac­ci­den­tes” geo­grá­fi­cos, pa­re­ce que por aquí to­do vol­vió a ser co­mo era an­tes, con el es­treno lo­cal de An­na­be­lle 2.

An­te­ayer, el jue­ves del es­treno, la vie­ron 54.036 es­pec­ta­do­res, con­tra los 3.989 de La cor­di­lle­ra.

Es­ta pe­lí­cu­la ya la vi­mos to­dos.

Acá hay éxi­tos na­cio­na­les, allá ba­jó la re­cau­da­ción un 16 % en ple­na tem­po­ra­da de tan­ques holly­woo­den­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.